Tribunales

Se enfrenta a ocho años por vender droga y anabolizantes en su casa de Granada

  • El acusado será juzgado por estos hechos el 30 de enero de 2020 en la Sección Primera de la Audiencia de Granada

La Audiencia de Granada

La Fiscalía de Granada ha solicitado ocho años y medio de prisión para un hombre acusado de vender desde su vivienda y al menudeo cocaína, hachís, marihuana, hormonas anabolizantes prohibidas en el país y antidepresivos y de cultivar droga con un enganche ilegal a la red eléctrica.

Según el escrito provisional de acusación del Ministerio Público, la causa arrancó después de que la Policía Nacional sospechase de las continuas entradas y salidas de la vivienda del procesado, Juan Antonio R.J., ubicada en la calle Pintor Soriano Quirós de Granada capital.

Con la pertinente autorización judicial, los agentes realizaron un registro a la vivienda el 30 de agosto de 2017 durante el que encontraron en la entrada cocaína dividida en papelinas y valorada en unos 140 euros y más de 540 euros de resina de hachís.

Los agentes también encontraron en una de las habitaciones de la vivienda una plantación de marihuana con 63 plantas de un metro y medio de altura que habrían alcanzado en el mercado un valor cercano a los 5.000 euros y que contaban con el utillaje necesario para su cultivo.

Además, el procesado guardaba dos cajas de Prabolín con cinco ampollas, otra de Rexobol con 50 comprimidos y una más de Tesocyp de diez ampollas, tres productos que no cuentan con autorización de la Agencia Española del Medicamento y que son hormonas sexuales anabolizantes.

Por otro lado, el acusado tenía también para la distribución a pequeña escala una caja de Setralina y otra de Deprax, dos medicamentos antidepresivos cuya venta sí está autorizada, aunque requiere de receta médica y de un control adecuado.

Los agentes también descubrieron un entramado de cable eléctrico con el que el procesado, que tenía un contador y un contrato legal, defraudaba el fluido eléctrico necesario para su plantación de marihuana.

La Fiscalía ha calificado los hechos como tres delitos contra la salud pública, uno de ellos con sustancias que causan grave daño a la salud, y ha solicitado una condena a ocho años y medio de cárcel y el pago de una multa de 13.360 euros.

Además ha apuntado la comisión de un delito de defraudación de fluido eléctrico por el que ha solicitado el pago de una multa de 2.400 euros.

El acusado será juzgado por estos hechos el 30 de enero de 2020 en la Sección Primera de la Audiencia de Granada

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios