Tribunales

Visto para veredicto el juicio por la muerte de un joven en un tiroteo en la zona Norte

  • El jurado popular recibirá este viernes el objeto de veredicto y se reunirá para dirimir sobre la culpabilidad del acusado

Juicio a los acusados del tiroteo en la zona Norte de Granada en 2017 Juicio a los acusados del tiroteo en la zona Norte de Granada en 2017

Juicio a los acusados del tiroteo en la zona Norte de Granada en 2017

La vista oral del juicio contra un hombre acusado de matar a un joven y herir a su hermano durante un tiroteo el 9 de marzo de 2017 en la zona Norte de Granada, junto a otra acusada de encubrimiento, ha finalizado a la espera de entregar este viernes al jurado el objeto del veredicto.

Fuentes judiciales han informado a Efe de que durante la cuarta y última jornada de la vista oral que acoge la Sección Primera de la Audiencia de Granada las partes han presentado sus informes finales y los dos acusados han ejercido su derecho a la última palabra, en la misma línea respecto a lo que ya declararon al inicio del juicio.

Este viernes está previsto que se entregue a los miembros del jurado el objeto de veredicto y que posteriormente estos se reúnan para debilitar y emitir un veredicto de culpabilidad o no culpabilidad respecto a los dos procesados.

La Fiscalía mantuvo el miércoles, en sus conclusiones definitivas, su petición de 20 años y medio de prisión para el principal acusado, y su solicitud de dos años de cárcel para la otra procesada por este caso, a la que atribuye encubrimiento, mientras que la defensa del principal acusado retiró la acusación que ejercía contra ella.

El Ministerio Público modificó además el relato inicial de hechos y retiró finalmente del mismo la participación que atribuía a un menor, sobrino del principal encausado y quien declaró el martes.

Rafael R.R. aseguró el pasado lunes, tras la conformación del jurado popular, que actuó para defenderse, que en el momento de los hechos estaba "en shock" y que no tuvo intención de dañar a nadie.

"Señoaría, yo estoy vivo de milagro. Si estoy declarando es porque Dios lo quiere", indicó Rafael R.R., que insistió en que su intención fue arrebatar el arma a uno de los supuestos atacantes en el entorno de la vivienda de su sobrino, a la que había acudido tras escuchar ruidos de un altercado, porque le "llovían las balas por todos lados".

En un momento determinado, logró arrebatar el arma a uno de los presentes y, en ese "estado de shock", no supo ni a quién ni cuántos disparos efectuó, ni quién resultaría herido, según aseguró.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios