FEDE SAN EMETERIOHHH

El muro defensivo de Diego

  • El centrocampista cántabro se estrena como titular y cuaja un excelente encuentro dando mucho equilibrio y claridad a la medular

San Emeterio persigue a Álex Barrera en el duelo de ayer. San Emeterio persigue a Álex Barrera en el duelo de ayer.

San Emeterio persigue a Álex Barrera en el duelo de ayer. / agencia lof

Señaló Diego Martínez cuando se anunció su fichaje que Fede San Emeterio, como futbolista, era lo más parecido al cemento. El gallego hacía alusión a la consistencia que el que fuera su pupilo en el Sevilla Atlético aporta en el eje del centro del campo. Lo conocía a la perfección y fue una de sus peticiones a la dirección deportiva. Y a tenor de lo visto ayer, el técnico del Granada CF no se equivocó con su incorporación.

De menos a más, el partido que realizó el cántabro fue excelso. Con mucha claridad con el balón en los pies y jugando a uno o dos toques como mucho, defensivamente estuvo muy brillante, atento en todo momento para cortar las líneas de pase del rival y acudiendo a las bandas para realizar constantes ayudas que tanto Quini como Álex Martínez agradecieron.

Tras la marcha de Raúl Baena, ha heredado el '8' del malagueño y desde el primer momento se hizo con el centro del campo junto a Ángel Montoro, que también rindió a gran nivel. Además, se le vio con mucha personalidad tanto en duelos con rivales como a la hora de defender a sus compañeros. Mucho más participativo en el juego colectivo tras el descanso, eso no fue óbice para que en el primer acto hiciera un trabajo oscuro pero muy eficaz que todo entrenador alaba y en ocasiones no se aprecia en la grada.

Aunque era Montoro el que bajaba más a recibir para elaborar la jugada o lanzar a los puntas, 'Saneme' también demostró que se puede confiar en él para iniciar el juego, pues tiene calidad y, sobre todo, nunca se complica siendo consciente de sus limitaciones. De hecho, en varias ocasiones envió el esférico al espacio para tratar de aprovechar la velocidad de Vadillo y posteriormente de Pozo cuando el partido lo requería con el Extremadura volcado.

Vio cartulina amarilla en el minuto 59 tras un rifirrafe con Willy pero se supo contener a partir de ahí, con media hora por delante, para evitar ver una segunda tarjeta que le hubiera supuesto la expulsión. No obstante, arriesgó mucho en la primera mitad (40') tras un despeje de cabeza con el que casi arrolla a un rival.

Pero no sólo se le vio en defensa. En ataque, aunque no es su misión, se incorporó sobre todo en las acciones a balón parado y en una de ellas pudo anotar el 0-2 tras un saque de esquina botado por Vadillo que se colaba en la portería pero Manu García lo evitó con una gran parada, acción que dio origen a la contra que terminó con el empate de los de Sabas.

En definitiva, el mediocentro cedido por el Real Valladolid se estrenó como titular con la camiseta rojiblanca dando un recital de cómo jugar en el eje del centro del campo sin grandes alardes ni tampoco errores groseros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios