Granada CF-PSV Eindhoven | El marcaje

Carlos Neva sólo tiene quinta marcha

  • El lateral izquierdo del Granada CF vuelve a dejar una muestra de su fondo físico y su rigor táctico

Carlos Neva golpea al balón Carlos Neva golpea al balón

Carlos Neva golpea al balón / Antonio L. Juárez / Photographerssports (Granada)

Quizás no destaque en uno de esos resúmenes de highlights que están tan de moda. Seguramente no acapare focos ni portadas. Pero siempre está ahí y siempre da la talla. Siempre.

Carlos Neva, lateral izquierdo del Granada CF –título con el que se ha hecho en propiedad–, no baja el ritmo ni una milésima de segundo. El defensa del equipo rojiblanco es un fijo de Diego Martínez y, pese a acumular un número de minutos impropio en esta fase de la temporada, no acusa el cansancio ni la fatiga.

En quinta

Neva volvió a disputar los noventa minutos y lo volvió a hacer en quinta marcha.

El carrilero es una gráfica con una línea constante, horizontal. No hay picos ni caídas en la tangente. Siempre cumple y lo hace a un nivel óptimo. Ante el PSV Eindhoven, en casa, no iba a ser una excepción.

El hecho de partir como único lateral natural de los nazaríes –Vallejo actuó por la derecha y no aportó profundidad– dejó a su cargo las llegadas a línea de fondo desde la defensa.

De menos a más

No obstante, la adelantada línea de presión de equipo holandés impidió las acometidas de Neva durante todo el primer tiempo, dejando únicamente pie a la concentración defensiva y a la cobertura del espacio que Darwin Machís dejaba con sus subidas por banda. El zaguero sufrió en exceso cuando tuvo que cerrar demasiado hacia el centro para ayudar tanto a Germán Sánchez como a Domingos Duarte.

Ya en la segunda mitad y con un Granada más centrado en buscar el empate, Carlos Neva se sintió más cómodo a la hora de doblar a su compañero por el flanco izquierdo –primero fue Suárez y, en el tramo final, Antonio Puertas. Puso su primer centro al área pasada la hora de partido y, pese a sobrepasar con asiduidad al extremo zurdo, sólo pudo pisar la línea de fondo en una ocasión. Demasiado tarde.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios