granada cf | OSASUNa

Demostración de polivalencia

  • El equipo rojiblanco luce en un choque en el que llega a utilizar con éxito tres dibujos distintos

Demostración de polivalencia Demostración de polivalencia

Demostración de polivalencia

Hizo un buen partido el Granada contra el Lugo, pese a no conseguir la victoria, lo que provocó que Diego Martínez mantuviera ayer contra el Osasuna el mismo once titular que la semana anterior con la única novedad, obligada, de Adrián Ramos como referencia atacante en lugar del lesionado Rodri. Víctor Díaz y Germán volvieron a formar la pareja de centrales en una escuadra que salió con el mismo 1-4-2-3-1 de las dos primeras jornadas, con Alberto Martín acompañando a Montoro en la medular y con Fede Vico por delante tras superar los problemas físicos sufridos durante la semana.

al mando

La primera media hora del Granada ante los navarros fue incluso mejor que la firmada contra el Lugo. El equipo volvió a hacer de los cambios de orientación y de la continua movilidad de sus hombres de ataque su mejor arma. Osasuna, por momentos, no sabía cómo parar a un cuadro rojiblanco que mandó y dominó con suficiencia. A esa movilidad y pases en largo, que hacían bascular continuamente a la zaga rival, se unieron dos aspectos hasta ahora inéditos: la conexión Vadillo-Adrián Ramos y la notable actuación de Montoro.

la conexión

El gaditano y el colombiano se encontraron varias veces con peligro y las mejores acciones de ataque del Granada nacieron en sus combinaciones. Así llegó tanto el gol como varias buenas jugadas más. Montoro, por su parte, ejerció de líder del equipo tanto con balón en tareas ofensivas como sin él en el trabajo defensivo. Pese a arriesgar en alguna que otra ocasión más de lo necesario, el equipo salió casi siempre que pudo jugando desde atrás con él. Se desplegó bien tanto en ataque como a la hora de distribuir y fue el primero cuando tocaba recuperar el esférico.

pozo al campo

El estado físico impidió que Fede Vico pudiera jugar mucho más de un tiempo. Al inicio del segundo acto lo relevo el técnico Diego Martínez por Pozo, que tras no poder jugar contra el Lugo por culpa del límite salarial sí debutó ayer. El sevillano se colocó de inicio en la derecha, yéndose Antonio Puertas al centro para mantener el equipo el 1-4-2-3-1 del inicio. El atacante salió con ganas y lo primero que hizo fue ver una tarjeta amarilla.

gol y cambio de dibujo

No fue Pozo el único jugador que debutó ayer con el Granada, ya que Diego Martínez también dio minutos a Fede San Emeterio. El cántabro entró por Alberto Martín y se colocó en su misma posición, aunque el Granada mutó a un 1-4-4-2 poco usado hasta ahora. Montoro siguió en el doble pivote junto a él, Vadillo se volcó del todo a la izquierda y Antonio Puertas volvió a la derecha, con Pozo y Adrián Ramos arriba, pero ambos con mucha movilidad y ayudando atrás. Casualidad o no, la entrada de Fede San Emeterio y el cambio de esquema provocó la desactivación total del Osasuna, a lo que también ayudó el mazazo del 2-0.

Otra variación

El encuentro se acabó con ese segundo tanto, ya que Osasuna no volvió a cercar con peligro a Rui Silva, bien protegido por una zaga firme y solvente, y por un bloque sacrificado y solidario. Martínez y su Granada volvieron a demostrar su riqueza táctica cuando a falta de diez minutos se produjo la tercera sustitución y volvió a variar la situación posicional. Nico Aguirre reemplazó a Vadillo y se puso el Granada en un 1-4-1-4-1 visto ya en los encuentros anteriores, con Fede San Emeterio como pivote único escoltado por el argentino y por Montoro. Regresó Pozo a la derecha y Antonio Puertas acabó el partido en la izquierda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios