Entrevista a Diego Martínez | Granada CF Diego Martínez: "Vamos a tener que ser muy hormiguitas"

  • El entrenador del Granada CF dice que conseguir la permanencia en Primera sería "volver a cumplir otro sueño" con un equipo que con lo logrado la pasada temporada "ha dejado una huella que va a estar ahí para siempre"

Diego Martínez posa en la sala de prensa del Granada CF Diego Martínez posa en la sala de prensa del Granada CF

Diego Martínez posa en la sala de prensa del Granada CF / Carlos Gil (Granada)

Comentarios 1

Es difícil encontrar en España a una persona de 38 años que no tenga ni perfiles en redes sociales ni whatsapp en su teléfono móvil. Si se busca entre los entrenadores que la próxima temporada van a estar en LaLiga Santander se puede hallar a uno. Es Diego Martínez (Vigo, 1980), el técnico que ha devuelto a la elite al Granada CF y que se va a estrenar en la máxima categoría al frente de los rojiblancos. El ascenso no le ha cambiado nada.

Quédese con un momento de la temporada pasada

La explosión de alegría de Mallorca es algo indescriptible, y los momentos de celebración con la afición fue algo magnífico. Lo mejor del año pasado es que fuimos muy felices en el día a día. La felicidad constante, más allá de los resultados, es lo máximo para un entrenador.

Muy poco después del ascenso ya se piensa sólo en esta temporada, ¿tiene la sensación de que no ha dado tiempo a saborearlo?

El fútbol es continuidad y el presente nos devora, pero creo que somos unos privilegiados porque hemos entrado en la historia del Granada, el equipo ha dejado una huella que va a estar ahí para siempre. Y cuando hablo de equipo me refiero a jugadores, técnicos, auxiliares, dirigentes, trabajadores del club y a todos los que forman la familia granadinista. Fue una celebración muy intensa y ahora estamos muy ilusionados porque lo siguiente también es muy ilusionante y muy bonito.

¿Le estresa la vorágine que es el mundo del fútbol?

Sabemos que nuestra profesión nos coloca en un contexto donde hay exigencia, donde hay mucha visibilidad, donde hay estrés evidentemente, pero esa adrenalina de la competición es lo que te engancha. Lo interpreto como que vivimos de nuestra pasión, y nuestra pasión es así y por eso te atrae y te engancha. La adrenalina, el medirte a los mejores, el crecer con tu equipo te estimula. Manejar y gestionar esos momentos estresantes es un reto. Pero es algo que hay en todos los trabajos: un cirujano antes de hacer una operación a vida o muerte, un piloto de avión o alguien que se levanta a las cinco de la mañana para ir a trabajar. Los pescadores salen a las cuatro de la mañana al mar o están seis meses lejos de sus familias para poder comer, eso es muchísimo más estresante que lo nuestro.

¿Qué palabra define el estado actual del equipo?

Ilusión.

¿Y el suyo?

Ilusión y desafío. Desafío por el reto de poder volver a cumplir otro sueño con el Granada. La temporada pasada cumplí un sueño como entrenador y como persona con una relación que creo ya es eterna con Granada. Pase lo que pase en mi vida, Granada ya a va ser muy especial siempre para mí. Y el reto de poder volver a cumplir un sueño con el Granada es muy motivante para mí.

¿Se siente como un héroe por lo que representa para la afición y por el camino que marcó la pasada temporada?

Yo no lo veo así. Siempre he dicho que el éxito de este equipo es el equipo. Yo puedo desarrollar mi trabajo porque tengo unos jugadores maravillosos, un cuerpo técnico que saca mi mejor versión y un club que ha confiado en mí. Es verdad que yo siento el cariño de la afición por la calle y en el día a día, y eso me da mucha fuerza. Soy una persona muy comprometida con lo que hago y eso me añade más motivación para dar lo mejor de mí y de mi equipo a la afición. Quiero dar las gracias en mayúsculas a todos porque han reconocido el trabajo del equipo, porque lo que veo es un reconocimiento hacia el equipo. En todo caso creo que ven en Diego Martínez a un trabajador y que la diferencia entre lo que dice y hace es mínima, y esa coherencia ha identificado a la gente, pero con el equipo. Si estamos viviendo este momento tan bonito es por el colectivo, aunque agradezco el cariño y el afecto que noto.

Va a ser el entrenador más joven de Primera, ¿le da vértigo?

Como empecé a entrenar con veinte años es algo con lo que he tenido que convivir siempre. Cuando estaba en Tercera también me decían que sólo tenía 25 años. Incluso otros entrenadores me lo refieren cuando vienen a ver nuestros entrenamientos. El jugador a lo mejor la primera semana puede pensarlo pero luego se olvida. Se trata de conectar con el jugador, de ser capaz de generar conexión, que lo convenzas, que argumentes tus ideas. Con este aspecto nunca he tenido problema. En todo caso, me ha ayudado a empatizar más, a tener más cercanía con los jugadores.

La pasada campaña fue casi todo rodado, apenas hubo malos momentos, y esta temporada es casi imposible que sea así, ¿está preparado el grupo para asumir que va a haber rachas negativas?

Lo primero es recordar que el año pasado claro que hubo malos momentos y adversidades, y se gestionaron. Nosotros sabemos que el rol que va a tener este año el equipo va a ser diferente, con el presupuesto más bajo o de los más bajos, pero nosotros vamos a disfrutar, a competir desde la ilusión, y sin pensar más allá. Centrarnos en el presente fue el secreto del año pasado. Sabiendo el equipo que somos y la exigencia de la Primera, vamos a competir pensando sólo en el siguiente partido. Estamos preparados para todo. Nos estamos preparando para ganar pero, sobre todo, para que el equipo dé su máxima rendimiento y que en el mes de mayo pueda volver a cumplir un sueño, que sería lograr la permanencia. Conseguirlo con el rol que tenemos dentro de la categoría es un sueño, pero eso pasa en mayo, hasta entonces no podemos pensar en nada que no sea el siguiente partido.

¿Qué va a tener que hacer el Granada en Primera que no le exigía la Segunda?

La calidad de los jugadores de Primera penaliza mucho tus errores. Antonio Cordón, que es un hombre muy reflexivo, me dijo algo que me impactó mucho: “Míster, para ganar cada punto en Primera hay que sudar sangre”. Viene de una persona tranquila, serena y reflexiva. Es necesaria esa exigencia, esa tolerancia a la adversidad o a un mal resultado y seguir creyendo en nuestro camino. Vamos a tener que ser muy hormiguitas en Primera, con nuestras ideas, que el equipo crezca, y eso es lo que nos va a llevar a adaptarnos rápido a la categoría y a hacer nuestro camino.

Diego Martínez, durante la entrevista Diego Martínez, durante la entrevista

Diego Martínez, durante la entrevista / Carlos Gil (Granada)

Ni los porteros ni los centrales del equipo tienen experiencia en la Primera española..

Me encanta. Me gusta porque yo cuando hago una alineación ni veo el dni, ni la edad, ni dónde han nacido, ni los partidos que han jugado los futbolistas. Veo al equipo entrenando como siempre, perduran los valores del año pasado en el día a día. Tienes que hacer un partido de sobresaliente y a veces no te va a llegar para ganar, si acaso para un punto, o ni para eso. Pero en ese camino del sobresaliente seguro que vamos a ganar muchos puntos, esa es nuestra confianza. Me da igual los números que tengamos de aquí hacia atrás, sólo vale lo de aquí adelante. Nuestra historia la escribimos nosotros. Ojalá seamos capaces de competir de tú a tú contra todos los rivales.

Háblenos de Yangel Herrera, la incorporación menos conocida

Es un medio centro mixto, tiene capacidad de llegada y de recuperación. Es un mixto que nos va a ayudar mucho porque tiene mucha calidad en los duelos individuales, juega bien, es polivalente. Y se unen tras características que para nuestro equipo son fundamentales y que tienen todos los fichajes que han venido: talento, compromiso y hambre.

Se ha hablado mucho este verano de Adrián Ramos, ¿cómo lo ve?

Ha llegado mejor que nunca, mucho mejor que el año anterior, a la pretemporada. Es un jugador al que hay que estarle muy agradecido por todo lo que nos ha dado y por todo lo que nos va a dar. El año pasado demostró un compromiso con sus compañeros y con el equipo brutal y para mí es un fenómeno, un jugador que fuera y dentro del campo nos aporta muchísimo y al que hay que dar las gracias en mayúscula.

Carlos Neva se queda al final en el primer equipo

Es uno de los desafíos o los objetivos que tenemos como cuerpo técnico, que todo jugador que haya evolucionado con nosotros desde abajo pueda llegar al primer equipo. Ha confirmado esta pretemporada sus mejoras y sus posibilidades de competir por un puesto en el equipo. Me gusta mucho trabajar con los jóvenes y, sobre todo, con aquellos que a través de su trabajo diario son capaces de subir tres o cuatro escalones, y por eso se va a quedar en la primera plantilla.

Y hay gente que aprieta por abajo, como Isma Ruiz

Él va a estar con el filial, lo que pasa es que normalizamos la situación de que jugadores del filial estén permanentemente entrenando con nosotros. Intentamos dotar de lo que necesita el proyecto deportivo de cada jugador, tenga minutos o no con el primer equipo, para dar el salto a la elite, y eso nos encanta. Que haya jugadores que suban varios escalones en su estatus es bueno para el equipo, para el jugador y para el club, y es muy agradable ayudar a ese jugador. De hecho, ha sido un factor importante a la hora de atraer jugadores en fichajes o cesiones, porque saben que aquí van a crecer. Y más estando David Tenorio ahí, que es uno de los nuestros que está dirigiendo al filial.

El Diego más personal

¿Cuál es la última película que ha visto?

(Piensa mucho) Juventus-Atlético de Madrid (risas).

¿Y último libro que ha leído, o el que está leyendo ahora??

Ahí sí (risas). Leo varios libros a la vez. Ahora estoy con ‘Entrenador mental’, que está relacionado con la psicología; con el libro del Manchester City de Guardiola, y luego con uno que se llama ‘Mindset’, es de una psicóloga y tiene que ver con las mentalidades de crecimiento, y está muy bien. Lo que hago es que los voy leyendo a la vez porque me encanta leer y me relaja mucho pero no siempre te apetece el mismo libro, y entonces salto de uno a otro.

¿Qué ve en la televisión?

Cuando puedo algunas series, y las intento ver en inglés subtituladas. ‘Animal Kingdom’ es la última que he visto. También me gusta ver mucho los programas deportivos de reportajes y entrevistas. Pero es verdad que veo poca televisión y casi siempre tiene que ver con el fútbol.

¿Dónde ha estado de vacaciones?

Hemos estado con la mujer y la niña en Galicia y después en Holanda y Dinamarca.

¿Y ha desconectado?

El móvil siempre va con el entrenador porque el ‘timing’ en las tomas de decisiones es fundamental, pero es cierto que he podido serenar mi cabeza. Después de dos años sin vacaciones, he podido disfrutar de la familia, y estar en un país con otro idioma me pone el foco en otro sitio. Y encima poderlo disfrutar con mi hija de dos años y pico, mucho mejor.

¿Cuánto le cambió la vida el hecho de ser padre?

Mucho. Cambia mucho la percepción de las cosas. Lo relativizas todo mucho más, las prioridades cambian. Y luego te ayuda a descubrir cosas de ti que desconocías, que o estaban dormidas o no sabías ni siquiera que existían a nivel afectivo, a nivel emocional y a nivel de relación personal. Es una etapa muy bonita aunque es cierto que los primeros días es un shock. A mí me coincidió con unos días de vacaciones de Navidad, y experimentar ese shock esos días de vacaciones es bueno porque es algo como….. de repente somos tres. Una de las cosas que más se ha acentuado tras ser padre es la admiración por la mujer, por las madres. Querer ser madre y ser madre es lo más difícil del mundo, eso sí que tiene mérito. Nosotros al final somos acompañantes, ayudamos, compartimos, pero la crianza, sobre todo en esos primeros meses, es de la madre. Me quito el sombrero con todas las madres del mundo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios