Lugo-Granada CF | La pizarra Goles que refuerzan y dan triunfos

  • El Granada, con novedades, cambia varias veces de dibujo durante el encuentro

Alejandro Pozo, una de las novedades en el partido ante el Lugo. Alejandro Pozo, una de las novedades en el partido ante el Lugo.

Alejandro Pozo, una de las novedades en el partido ante el Lugo. / Carlos Castro (Lugo)

El Granada CF sacó adelante en Lugo un partido trampa de los que le restan para acabar la temporada en Liga 1|2|3. Los de Diego Martínez no sólo supieron sufrir en la segunda mitad cuando el rival apretó debido a lo mínimo del resultado, sino que supieron creer en su libreto para hacerse fuertes y plasmar sus ideas en los momentos clave.

Gracias también a encontrarse con las gotas de calidad de algunos de sus jugadores, como el caso de Vadillo, partícipe en los dos goles rojiblancos en tierras gallegas; los nazaríes son, quizás, el equipo de la categoría que no abandona sus fundamentos en cualquiera de las situaciones por las que pase en los encuentros y, que por supuesto, sale reforzado con la inspiración de sus mejores jugadores.

Sorpresa inicial

Nadie se esperaba la presencia en el once de Rodri Ríos por Adrián Ramos. El sori-sevillano perdió su sitio de inicio hace algunas jornadas por su sanción federativa, pero ayer se fajó como un gladiador en los minutos que estuvo sobre el césped, aunque fuera más fuera del área que ante la meta lucense.

Porque, pese a ser protagonista por la acción del penalti, el ex del Sevilla, Almería o Cultural no acertó en ninguna de sus oportunidades ante la meta rival y su pelea con el gol va camino de cumplir ya seis meses.

Creencia

Los rojiblancos no abandonaron su sistema ni su idea de juego al inicio, partiendo con su habitual 1-4-2-3-1. Con regulares minutos en la primera mitad, el gol de ingenio de Vadillo con el lanzamiento de falta a lo ‘CR7’ en su buena época devolvió la máxima confianza a los de Martínez.

De ahí que los últimos ocho minutos de la primera mitad dejaran una buena muestra de lo que los nazaríes son capaces de hacer en la categoría. El Lugo apretó, quizás con pocas opciones en la primera mitad, pero sí en una segunda en al que llegó a tener minutos en los que embotelló a un conjunto teóricamente muy superior.

Puertas

El almeriense tuvo que ser sustituido por su ímpetu y lucha. Sacó de sus casillas no sólo a la defensa del Lugo, sino a toda la grada del Anxo Carro, que no paró de protestar cada acción del ‘10’ del Granada CF.

La amarilla que vio en la segunda mitad hizo que lo cambiara un Diego Martínez que parece haber recuperado a su segunda línea en la recta final de la temporada. No sólo Puertas ha vuelto, sino que ha sacado buenas prestaciones de Ojeda y ha recuperado el acierto y el tono físico de Pozo.

Rodri no estuvo muy afortunado. Rodri no estuvo muy afortunado.

Rodri no estuvo muy afortunado. / Carlos Castro (Lugo)

Descenso

Los rojiblancos no están en esa lucha, pero en Lugo vieron como los equipos de esa zona muerden ante la necesidad de puntos. Los gallegos los arrinconaron en el área en la segunda mitad y les pusieron en aprietos a la hora de generar fútbol.

Se trata de sólo un aviso para las siete jornadas que quedan para acabar la temporada. La próxima jornada será el Nástic, otro equipo de la zona baja, quien estará en Los Cármenes.

Ramos

Aunque fuera de penalti, el colombiano se estrenó como goleador en 2019. Desde su gol al Oviedo en la jornada 18 no anotaba, por lo que se le vio liberado de esa presión.

Adrián Ramos hizo un buen choque entrando como reemplazo de Puertas y actuando buena parte de los minutos en punta junto a Rodri al mutar el equipo a un 1-4-4-2.

Quini, en su línea Quini, en su línea

Quini, en su línea

Cambio dibujo

La salida de Azeez por Rodri hizo que se recuperara el 1-4-2-3-1, aunque nuevamente los rojiblancos finalizaron el partido con línea de tres centrales y dos carrileros, con un 1-3-4-2-1, aunque en esta ocasión fue sólo en los últimos minutos.

Los rojiblancos demostraron, una vez más, que tienen variantes para jugar de distinta forma y adaptarse a las circunstancias de cada partido. Y ahí Diego es un maestro.

También con Isidro

Si Ramos rompió su pelea con el gol, el Granada lo hizo con Isidro Díaz de Mera, el colegiado que pitó el encuentro. Porque los rojiblancos no habían sido capaces de celebrar un tanto con el castellano-manchego dirigiéndoles el encuentro. No era de buen recuerdo el de Daimiel para los nazaríes, pero eso ya quedó atrás. Lo importante es el juego.

Sin Montoro

Y romper otra estadística es lo que deberán hacer el próximo fin de semana. Montoro estará sancionado y los rojiblancos no saben lo que es ganar sin en el valenciano en el campo. Pozo también será baja por el mismo motivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios