Crónica Espanyol-Granada

Un puñal llamado Machís

  • El venezolano lidera la sensacional y solvente primera victoria del Granada en su regreso a Primera 

Machís y sus compañeros festejan uno de los goles marcados Machís y sus compañeros festejan uno de los goles marcados

Machís y sus compañeros festejan uno de los goles marcados / Efe (Barcelona)

La primera victoria ya está aquí. El Granada CF ganó de forma justa a un Espanyol resacoso por su periplo europeo. Lo hizo firmando un partido sensacional, de los que se recuerdan durante mucho tiempo.

Cogió lo mejor de sus actuaciones anteriores para hacer doblar la rodilla a un oponente que acabó aburrido, sin recursos para meterle mano a un equipo rojiblanco que lo bordó.

Si echas en un coctel la pegada del día del Villarreal, la solvencia defensiva, pese a la derrota, del duelo ante el Sevilla y el despiste de los locales por la semana que han tenido te sale un 0-3 primoroso.

Destaca desde el pasado curso este Granada más por sus actuaciones corales que por protagonismos individuales, y en el RDC Estadium hubo una destacada actuación de conjunto pero también un protagonista destacado en la figura de Machís.

El venezolano debutó como titular con un partido sobresaliente. Fue un puñal durante toda la tarde para la zaga blanquiazul y de sus botas nacieron los tres goles.

Los dos primeros, de Antonio Puertas y Carlos Fernández, tras rechaces después de sus duros disparos; el de Azeez que puso la guinda al pastel, al aprovecharse de una gran asistencia suya. Demostró que con espacios es casi imparable.

German enterró dudas y lideró el trabajo defensivo con un partidazo en el que recordó al de la pasada campaña, y Rui Silva, pese a que tuvo que parar muy poco, fue providencial con una doble intervención de mucho nivel cuando con 0-1 apretaba, ya en el segundo tiempo, el Espanyol.

Gran puesta en escena

La puesta en escena del Granada no fue tan espectacular como la de hace quince días en Villarreal, pero casi. Salió mandando para aprovechar desde el inicio la resaca continental del rival y Soldado tardó veinte segundos en pisar área con peligro.

Machís fue desde el pitido inicial un filón por la izquierda. A los dos minutos ya había sacado una tarjeta amarilla a Corchia, su par, y en él nacieron casi todos los ataques rojiblancos.

Antonio Puertas avisó también pronto con un remate sobre un rival, y antes del cuarto de hora firmó el 0-1.

Un durísimo disparo de Machís, desde fuera del área, tras su clásica diagonal hacia dentro, fue repelido como pudo por Diego López, que dejó el balón franco para el almeriense. Remató tan solo que parecía fuera de juego mas la acción era del todo legal.

El gol hizo despertar a los locales, que crecieron a través de la posesión de balón buscando siempre superioridad por el medio, con jugadores descolgándose con asiduidad entre los medios y los defensas nazaríes.

Así se originaron varias llegadas inquietantes, pese a que Rui Silva no tuvo que parar ninguna en el primer tiempo.

Germán voló para tocar el esférico antes que Wu Lei, en gran posición para marcar, y Víctor Sánchez no encontró portería por muy poco con un tirazo.

Al Granada le costaba mucho trabajo tener la pelota, con Montoro disperso y Yangel Herrera, el elegido para reemplazar a Yan Eteki, tan voluntarioso y con buena capacidad para decidir como errático en los envíos. En la segunda parte mejoró sus prestaciones el joven venezolano.

Con todo, cada vez que el balón pasaba por Machís se palpaba el peligro. Otra incursión suya acabó con Quini a punto de anotar en un centro chut el 0-2, mientras que Víctor Díaz también rozó el gol con una volea espectacular desde su casa.

La entrada de Azeez, clave

La segunda parte comenzó con otra acción de Machís que casi acaba en gol, aunque fue en ese tramo cuando peor lo pasó el Granada. El Espanyol se quedó el balón y metió a los de Diego Martínez atrás, con la doble intervención de Rui ante Wu Lei primero y Marc Roca después, y el chino marrando un claro remate de cabeza en el que estuvo el empate.

Entró Azeez y se acabó el partido. El nigeriano reforzó la medular y se le apagó del todo la luz a los locales, más aún cuando Carlos Fernández, aún con un cuarto de partido por delante, mandó para dentro la primera que tuvo.

En el origen del 0-2, una grave pifia de Marc Roca regalándole el balón al menos indicado, a Machís.

Apenas cinco minutos después, con los periquitos ya en su nido pensando en el próximo duelo, el venezolano coronó su partidazo con una gran asistencia a Azeez, muy activo desde su entrada.

El Espanyol ya tenía a sus dos torres arriba, Calleri y Ferreira, y era una ocasión para que Diego diera la alternativa a Martínez. Tres centrales y dos carrileros para que el Espanyol no volviera a pisar más el área rival.

Sensacional

Si ganar en Primera tiene mérito, hacerlo por 0-3 y fuera de casa ya es la caña. Con todo, lo mejor es la nueva demostración de equipo sin complejos, de desparpajo pese a ser un recién ascendido, de capacidad para ir a por el partido y mirar de tú a tú al oponente sea quien sea y se juegue en el campo que se juegue que está mostrando el Granada en su regreso a Primera.

Tener cuatro puntos en las tres primeras jornadas está muy bien, mas lo realmente importante es ser capaz de lucir ante tanto gigante, mantener en Primera las señas de identidad que le hicieron brillar en Segunda. Que cualquier aficionado al fútbol, rojiblanco o no, disfruta viendo jugar al fútbol a este soberbio equipo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios