Granada CF y la Europa League Quizás sea sólo el principio para el Granada CF

  • El final del paso de los granadinos por la Europa League debe entenderse como un paso hacia adelante en las aspiraciones del club rojiblanco y no como el cierre de una etapa gloriosa

Gonalons y Bruno Fernandes disputan un balón.

Gonalons y Bruno Fernandes disputan un balón. / Europa Press (Granada)

La eliminación del Granada CF a manos del Manchester United sólo se debe entender de una manera: con honor y la cabeza bien alta. La extensa andadura de los nazaríes por el Viejo Continente –con hasta quince partidos jugados– es una proeza histórica difícilmente repetible en el futuro. O no. Quizás lo que ha pasado esta temporada no tiene que entenderse como el final, sino como el principio. ¿Cómo no confiar en este equipo después de todo lo que ha demostrado?

Diego Martínez ha conducido al club a unas cotas ni siquiera imaginables por el aficionado granadinista más positivista y lo ha hecho en sólo tres temporadas. De Segunda División a Old Trafford en tres años, este equipo nos ha enseñado a disfrutar del camino, a saborear cada kilométrico viaje por Europa como si fuera el último.

El camino

La casi inverosímil aventura continental del Granada CF dio el pistoletazo de salida hace exactamente siete meses. El 17 de septiembre de 2020, los rojiblancos viajaron a Durrës, Albania, para enfrentarse al Teuta en la primera de las rondas previas que tendría que superar para llegar a la fase final. Un sendero largo y pedregoso, pues nada ha sido regalado sin esfuerzo a lo largo del complejo trayecto.

El partido se resolvió con un holgado 0-4 en el que Yangel Herrera anotó un doblete, Soldado se convirtió en el primer goleador europeo de la historia nazarí y Kenedy puso el broche. Encuentro redondo y a la siguiente fase, donde esperaba el Locomotive Tbilisi. Esta vez se jugó en el Nuevo Los Cármenes y, pese a lo que dice el marcador (2-0), el choque estuvo igualado hasta el descuento, cuando Molina hizo bueno el primer tanto de Luis Milla.

Malmö

El último escollo hasta la ansiada Europa League fue el FF Malmö sueco. El cuadro escandinavo llegó crecido al duelo tras un recorrido impoluto hasta la visita de los granadinos al Swedbank Stadium. Allí, los de Diego Martínez dejaron otra demostración de sacrificio y trabajo al cosechar un memorable triunfo por 1-3. Machís, Puertas y Herrera, los goleadores. Hazaña conseguida.

Fase de grupos

El pase a la fase final del torneo trajo consigo la inclusión de la bola con el nombre del Granada CF en el sorteo de los grupos. La esfera emparejó a los nazaríes con el Omonia Nicosia, el PAOK de Salónica y el histórico holandés PSV Eindhoven.

La complicada tarea pareció ponerse cuesta abajo después de la finalización del primer partido. Los pupilos de Diego Martínez asaltaron el Philips Stadion a la épica y sorprendieron a todo un continente presentando su candidatura para los dieciseisavos de final. Molina igualó el tanto inicial de Mario Götze y Machís, con un gol que habitará en la cabeza de todo granadinista por siempre, dejó los tres puntos en el casillero andaluz.

Foulquier pone un centro al área. Foulquier pone un centro al área.

Foulquier pone un centro al área. / Antonio L. Juárez / PHOTOGRAPHERSSPORTS (Granada)

El sueño de los humildes se prolongó en los tres encuentros posteriores. Se empató en casa ante el PAOK (0-0) y se sumó tres puntos en los dos choques ante el Omonia (0-2 y 2-1). Con el primer puesto del grupo en juego llegó el primer revés. El PSV se tomó su revancha particular y venció por la mínima en Los Cármenes (0-1), relegando al Granada a un segundo lugar que afianzó tras empatar en Salónica (0-0).

Nápoles

El momento culmen llegó en la siguiente ronda. El azar quiso que el Nápoles fuese el siguiente paso y, pese a la ilusión infinita en las filas debutantes, todo parecía complicarse hasta el extremo. Lo que nadie esperaba es que los rojiblancos doblegasen con claridad al cuadro de Gattuso en el partido de ida (2-0) y aguantase estoicamente en el Diego Armando Maradona (2-1) para asombrar a todo el mundo con el ‘eterna lucha’ por bandera.

Últimos coletazos

Más suerte tuvieron en octavos con el Molde FK. El Granada no sufrió en ninguno de los dos partidos (2-0 y 2-1) y se convirtió en más que merecido cuartofinalista de Europa League, donde no pudo con un poderoso Manchester United.

Si se pudo con Tercera, con Segunda B, con Segunda, con Primera y con equipos de la talla del Nápoles. ¿Por qué debe entenderse como el final?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios