Granada CF | Resaca en rojiblanco

El Granada CF se tira al barro

  • El conjunto rojiblanco paga su falta de adaptación a un terreno de juego impracticable que no le deja tratar el balón con criterio y continúa sin saber ganar al Eibar

El partido ante el Eibar se jugó bajo un tremendo aguacero. El partido ante el Eibar se jugó bajo un tremendo aguacero.

El partido ante el Eibar se jugó bajo un tremendo aguacero. / Lof (Eibar)

Como sucede en una considerable parte de los dirigentes de este país, algunos equipos de fútbol se desenvuelven bien en el barro. No es el caso de este Granada CF nuestro, el que lleva la firma de Diego Martínez y sí el del Eibar.

Desde que el técnico gallego se hizo cargo del banquillo del conjunto rojiblanco, el equipo ha mostrado querencia por tratar el balón con cierta exquisitez, algo a lo que los aficionados y seguidores granadinistas no estaban acostumbrados a ver. Para ello, evidentemente, hace falta un mínimo de condiciones en el terreno de juego. No fue el caso de Ipurúa.

Así no hay manera

Al frío se unió la lluvia en Eibar. La verdad es que en la localidad guipuzcoana jarreó de lo lindo y el agua dejó el césped del estadio armero en un estado que para nada invitaba a hacer rodar el balón. Hay que reconocer que se ha avanzado mucho y los campos no se convierten en lodazales, pero lo cierto es que el Granada tuvo en las condiciones del terreno de juego un adversario más mientras que los locales, más acostumbrados, se encontraron con un aliado.

Al Granada se le hizo complicado avanzar con el balón en los pies. Al Granada se le hizo complicado avanzar con el balón en los pies.

Al Granada se le hizo complicado avanzar con el balón en los pies. / Efe (Eibar)

Sin duda, los azulgrana supieron adaptarse mejor a su propio estadio mientras que sus invitados se las veían y las deseaban para llevar el balón al campo contrario. Además, el Granada adoleció de falta de acierto en las escasas ocasiones que tuvo para perforar la portería defendida por Dimitrovic.

A pesar de los pesares, da gusto ver como los rojiblancos, da igual los que estén sobre césped encharcado, lo intentan durante los 90 minutos pese a verse impotentes durante muchos momentos en un campo que invitaba al patadón y tentetieso más que a mover el balón, que es lo que les hubiera gustado hacer .

El desgaste fue grande, sin duda, y no se comenzó 2021, el año en el que hay demasiadas esperanzas en todos los aspectos de la vida, con un buen resultado.

Para un equipo humilde como el nuestro está claro que no todos los días son fiesta. Eso sí, de momento es espíritu combativo y competitivo sigue vigente, algo que importante mucho de cara al futuro más o menos cercano.

Equipo maldito

El Eibar se ha convertido en una auténtica mosca cojonera para el Granada. Ni Diego Martínez ha podido deshacer el absoluto dominio que tienen los armeros sobre los rojiblancos en los nueve encuentros en los que se han visto la caras en Primera División, todos ellos recientes.

Tanto en Los Cármenes como en Ipurúa el panorama no puede ser más desolador: en nueve partidos, el conjunto rojiblanco sólo ha sido capaz de lograr dos empates, ambos en la temporada en la que por primeras vez se cruzaron en la máxima categoría, la 2014/15. Desde entonces, una derrota tras otra hasta siete de forma consecutiva y con algunas goleadas (5-1 en la 15/16, 4-0 en la 16/17 y 3-0 en la pasada campaña).

Los rojiblancos siguen sin ganar al Eibar en Primera División. Los rojiblancos siguen sin ganar al Eibar en Primera División.

Los rojiblancos siguen sin ganar al Eibar en Primera División. / Lof (Eibar)

Otro dato de los choques ante el modesto conjunto vasco: sólo cinco goles a favor y 22 en contra. Habrá que confiar en que en el partido de la segunda vuelta, allá por el mes de abril, el Granada rompa este particular maleficio con la que sería la primera victoria ante el Eibar, un equipo que se ha atragantado a los granadinistas... ¡y de qué manera!

Copa y Barça

La semana se presenta intensa para el Granada, que tendrá que medirse a dos equipos bien diferentes: este miércoles vuelve a la Copa del Rey contra un conjunto sobre el papel muy inferior como es la Cultural Leonesa, que milita en Segunda División B, mientras que el sábado toca un adversario bien distinto, pues se enfrentará en el Nuevo Los Cármenes un Barcelona que esta temporada no encuentro su sitio de la mano de Ronald Koeman pero que no deja de ser uno de los grandes de la liga española y del panorama internacional.

Por lo tanto, el conjunto de Diego Martínez tendrá que adaptarse a las circunstancias de cada rival para afrontar los partidos con las mayores garantías. Si el tiempo no vuelve a gastar de las suyas, seguro que volverá a hacer rodar el balón con criterio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios