Granada CF

Llamados a ser piezas importantes

  • Las marchas de básicos el curso pasado como Kunde o Machis han sido repuestas con jugadores con cartel, pero más económicos

  • Nico Aguirre, Vadillo y Vico, los señalados

Vadillo, durante un partido de pretemporada. Vadillo, durante un partido de pretemporada.

Vadillo, durante un partido de pretemporada. / pepe villoslada / Granada cf

Menor margen económico con el que acertar en las piezas básicas para el plantel de Diego Martínez. El Granada CF ha perdido posibilidades de cartera tras un año de mayor margen con el apoyo del fondo del descenso a Liga 1|2|3, pero también ha asistido a la marcha de sus principales bazas sobre el terreno de juego, lo que le ha hecho tener que reinventarse en el mercado en la búsqueda de la máxima calidad a un precio más reducido.

Las salidas de Kunde y Machis, dos de los jugadores más regulares la pasada temporada, se han intentado corregir con las llegadas de Nico Aguirre en la parcela de todocampista, ofrecida por el africano cedido por el Atlético de Madrid en el pasado, así como con Vadillo y Fede Vico, quienes tratarán de hacer olvidar la velocidad, verticalidad e ingenio ofrecida por el venezolano.

Vadillo y Vico vivieron el éxito muy jóvenes en la elite y ahora buscan recuperar su gran nivel

El club sí ha mantenido la apuesta por la juventud, además de por buscar la solución en jugadores cedidos con la oportunidad de reivindicarse en un club con aspiraciones grandes, pese a tener que dar un paso atrás de categoría. Aguirre llega cedido por el 'hermano' chino Chongqing Dangdai Lifan, propiedad de Jiang Lizhang, presidente rojiblanco. El argentino busca hacer carrera en Europa con unas prestaciones previsibles, basadas en su capacidad de sacrificio por el equipo. Por lo visto en pretemporada, ya se ha ganado el sitio como auténtico pulmón del grupo, el equilibrio desde el que construir el juego. Precisamente en eso es donde únicamente ha dejado dudas. Su déficit queda en la generación de fútbol, ante la duda de si por capacidad o por su falta de adaptación al ritmo de juego europeo, distinto al desarrollado en Sudamérica y China.

Los pasados de Vico y Vadillo son distintos. Ambos conocidos y amigos por ser de la misma generación y por sus pasos por selecciones autonómicas y nacionales en categorías menores, dieron el salto jóvenes al profesionalismo, careciendo de regularidad y confianza. El cordobés debutó con 16 años en Segunda División de la mano de Lucas Alcaraz en el equipo de su tierra. En 2013, siendo ya el futbolista más importante del equipo, fue traspasado al Anderlecht belga, con quien no tuvo suerte y perdió el ritmo de la alta competición. Tras continuas cesiones en Bélgica, Córdoba y Albacete, recuperó su nivel en Lugo, donde firmó dos buenas campañas.

Para Vadillo podría tratarse de un nuevo paso atrás, después de ascender hace unos meses a Primera con el Huesca. Sin embargo, las lesiones volvieron a marcar la carrera de un jugador brillante, pero demasiado propenso. Su debut con el Betis, con 16 años, siempre será recordado, ya que se rompió el cruzado a los 17 minutos de estrenarse en Primera en el Bernabéu. La constancia en la recuperación de ambos les debe un éxito, que buscarán alcanzar siendo básicos en los esquemas de Diego Martínez en el Granada CF.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios