deportivo | granada cf

Partida desequilibrada por un farol

  • Diego Martínez cede un igualado duelo táctico con Natxo González en varios fallos aislados

Germán y Puertas asisten al marcaje de la defensa del Dépor en una jugada a balón parado. Germán y Puertas asisten al marcaje de la defensa del Dépor en una jugada a balón parado.

Germán y Puertas asisten al marcaje de la defensa del Dépor en una jugada a balón parado. / reportaje gráfico: agencia lof

En todo juego de cartas en el momento de arriesgar para ganar siempre hay que tirarse un farol sobre lo que tenemos en nuestro poder. Pues ayer el farol le costó al Granada CF su primera derrota liguera en Riazor. Eso y un grosero fallo de Álex Martínez en el primer gol al cometer un absurdo penalti... Porque antes Diego Martínez se encontró en una auténtica lucha táctica durante los primeros 45 minutos con Natxo González. Se respetaron, trataron de cometer los mínimos fallos posibles en sus movimientos, pero los dueños del tapete verde sobre el que se jugó la partida ayer se aprovecharon del único movimiento que el técnico del Granada buscó en la segunda mitad, tirando su línea de ataque algo más arriba para presionar la salida del juego coruñés. En lo visto hasta el final, cuando Montoro puso el 2-1 de falta, los rojiblancos tuvieron opciones de vencer la partida, pero el farol del minuto 67 les condenó.

once asentado

Martínez repitió ayer por primera vez esta temporada un once inicial, después de recuperar para la cita a los tocados Montoro y Adrián Ramos. El gallego parece ir encontrando sus mejores armas para el equipo titular, asignando el cartel de revulsivo a Pozo, quizás la única 'disputa' que puede encontrar con la grada debido al buen nivel mostrado por el extremo sevillano en los minutos que ha disfrutado -aunque no precisamente ayer-. El sistema 1-4-2-3-1 es la fórmula para intentar luchar tanto en casa como lejos de Los Cármenes, aunque viendo el resultado negativo logrado en el campo de uno de los favoritos, habrá que ver si el técnico lo repite en otra visita como esta.

sufrir con dos puntas

En dos ocasiones esta temporada el Granada se ha encontrado con el sistema rival formado por dos puntas y en ambas los problemas han sido mayúsculos. Ocurrió en el Francisco de la Hera cuando el resultado era favorable, llegando el empate en esos momentos; y volvió a encontrárselo ayer en Riazor. Germán y Martínez sufrieron la doble referencia de Quique y Carlos Fernández, quienes buscaron, con su movilidad, sacar siempre de sus sitios a los centrales, jugando también con la llegada desde la segunda línea de Carles Gil y Mosquera.

respeto semejante

Ambos equipos demostraron ser dos conjuntos muy parecidos, algo que los rojiblancos hasta ahora no se habían encontrado en sus anteriores encuentros. El respeto no se perdió hasta bien entrada la primera mitad, repartiéndose el control del juego casi de manera equilibrada, aunque con el paso de los minutos, la mayor llegada local desequilibró la balanza estadística hacia los colores blanquiazules.

cambio de chip

La salida de vestuarios tras el descanso produjo un cambio en el equipo, el que volvió al plan habitual en las primeras jornadas, marcado por la presión alta sobre la salida del balón rival. La línea de tres tras Adrián Ramos, junto con el cafetero, cambiaron su plan defensivo, dando un pase hacia adelante. El cambio de idea produjo, además del primer tiro entre los tres palos gallegos, una mayor imaginación, alejándose de la marrullería vista en la primera mitad, donde Puertas llegó a protagonizar algún gesto de incomprensión cuando hasta su propio técnico le recriminó haberse quedado sobre el césped protestando una coz de un jugador gallego que solo se pudo ver en la repetición de la televisión. Sin embargo, cuando mejor estaba el Granada llegó la jugada que desequilibró el encuentro y que rompió la imbatibilidad y fortaleza rojiblanca.

variantes

Martínez ya había introducido la primera modificación táctica antes del gol con la presencia en el campo de Pozo por Vico; pero solo encontró las respuestas de Rodri y Juancho -esta última a la desesperada- para intentar dar el susto. El equipo terminó actuando con un 1-4-4-2, siendo Puertas el acompañante del ex delantero de la Cultural, que apenas contó con un remate a puerta en los minutos que disfrutó. Juancho terminó acostado en banda zurda.

por debajo

El equipo no supo reaccionar en la primera oportunidad en la temporada que se encontró por debajo en el marcador. Era la primera visita a un campo de nivel y, pese a mantener el tipo y jugar sus cartas durante más de una hora, se vio privado de haber podido jugar sus mejores minutos por un fallo puntual que le terminó de tirar el resto de ideas. El técnico movió las fichas en el momento indicado buscando dar un paso adelante, pero el Dépor aprovechó mejor sus opciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios