Granada CF-PAOK | La pizarra El Granada CF, hasta cuatro dibujos sin resultado

  • Diego Martínez intentó, de todas las maneras y sin éxito, penetrar la muralla del PAOK de Salónica

Kenedy lucha por la posesión del balón. Kenedy lucha por la posesión del balón.

Kenedy lucha por la posesión del balón. / Antonio L. Juárez / Photographerssports (Granada)

Partido complicadísimo el que disputó el Granada CF de Diego Martínez en la noche de ayer. La dificultad fue tal que el técnico vigués, a lo largo de los noventa minutos de partido, llegó a proponer hasta cuatro sistemas de juego completamente diferentes.

30-10 Pizarra Granada 30-10 Pizarra Granada

30-10 Pizarra Granada

El partido ya empezó torcido desde la alineación nazarí, que se vio severamente afectada por las bajas de Foulquier y Díaz. La nota positiva, en este aspecto, los inesperados regresos de dos pilares fundamentales como Maxime Gonalons y Domingos Duarte.

El once titular de Diego Martínez lo formaron: Rui Silva en portería, Puertas de lateral derecho, Jesús Vallejo y Germán Sánchez como centrales y Neva en el flanco izquierdo. Gonalons, Yangel Herrera y Luis Milla en línea de tres, con el francés algo más retrasado en el centro del campo, y Kenedy, Darwin Machís y el colombiano Luis Suárez en el tridente ofensivo nazarí.

Defensa inédita

Antonio Puertas, habitual extremo derecho o segunda punta, tuvo que actuar como lateral derecho en una zaga defensiva sin precedentes en el Granada CF. Jesús Vallejo cambió su usual costado izquierdo del centro de la zaga por el derecho para ayudar al ‘diez’ rojiblanco en tareas defensivas. El central maño cumplió sobremanera en sus basculaciones al flanco diestro de la defensa y las coberturas a las incesantes subidas, innatas, de Antonio Puertas.

Triángulo medular

De manera sorprendente, Maxime Gonalons volvió, no solo a la dinámica del equipo, sino al once titular de Diego Martínez. Se temió lo peor con la rodilla del francés tras su lesión en una acción del partido del Granada CF en Eindhoven ante el PSV. Ante el PAOK de Salónica, volvió a ser el nexo constante entre la defensa y el centro del campo. Yangel Herrera y Luis Milla actuaron como interiores por delante de Gonalons.

Gonalons volvió a jugar. Gonalons volvió a jugar.

Gonalons volvió a jugar. / Antonio L. Juárez / Photographerssports (Granada)

Milla fue el principal apoyo del francés en la salida de pelota, retrasando un par de metros su posición cuando el partido lo demandaba. ataque inoperante El encuentro, a niveles ofensivos, fue bastante decepcionante para los intereses del Granada CF. Y eso que Diego Martínez lo probó de todas las maneras posibles. Luis Suárez, que ante el Getafe no se encontró cómodo jugando en banda, tampoco cumplió con las expectativas haciéndolo desde el centro del tridente nazarí.

Machís y Robert Kenedy, a los costados, no terminaron de ser todo lo verticales que el duelo demandaba y, tras iniciar el brasileño por la derecha y el venezolano por la izquierda, intercambiaron sin cesar su posición en una tentativa, sin éxito, por acelerar el partido.

Sin espacios

El Granada no supo jugar ante un PAOK que, desde el principio, cedió la posesión y varios metros de más al conjunto rojiblanco. Minimizó espacios con un sistema 5-4-1 y contragolpeó con soltura los intereses nazaríes.

Cambios de dibujo

Diego Martínez arrancó con su habitual 4-1-4-1 y, después de varios minutos poco provechosos, probó con un 4-4-2 con Luis Suárez y Jorge Molina en punta que tampoco funcionó. El sistema con dos puntas fue muy breve y dio lugar a un 4-2-3-1 con el ingreso de Montoro. El equipo mejoró ligeramente pero acabó por mutar en un 5-4-1 con tres centrales para asegurar un punto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios