Recreativo Granada-Balompédica Linense|La Crónica

Un punto de positividad para el Recreativo Granada

  • El filial rojiblanco empata a cero ante la ‘Balona’ en un partido con muchas alternativas

Nuha Marong presiona a Bandaogo durante el encuentro Nuha Marong presiona a Bandaogo durante el encuentro

Nuha Marong presiona a Bandaogo durante el encuentro / Pepe Villoslada/GCF

El Recreativo Granada suma y sigue. El filial consiguió un punto en su duelo ante la Balompédica Linense tras empatar a cero en un partido con alternativas para las dos partes. La falta de puntería de ambos conjuntos condenó a los espectadores de la Ciudad Deportiva a volver a casa sin cantar un solo gol. El filial confirmó que su condición de equipo sólido es un hecho, pero no pudo aprovechar su momento para llevarse los tres puntos. El cuadro de Tenorio queda a un punto de la salvación antes de su visita al todopoderoso Marbella.

El encuentro arrancó con dominio visitante. Al Recreativo le duraba poco la pelota y apenas ganaba una disputa. Para colmo, Garrido cayó lesionado en el minuto cinco. El lateral intentó seguir, pero poco después fue sustituido por Pepe. El primer susto llegó en un saque de esquina que fue repelido por la zaga rojiblanca. El primer acercamiento del filial llegó en el 16’ con un centro de Sergio Parla que atrapó Montoya sin problema. David Tenorio no estaba contento con lo visto y llamó al orden a Rubén Sánchez y Nuha Marong para darles instrucciones específicas.

El dominio albinegro comenzó a amainar y el bloque granadinista se estiró para buscar más protagonismo ofensivo en un escenario más abierto. La primera ocasión local llegó en una jugada ensayada a la media hora de juego. Migue García colgó una falta al segundo palo y allí apareció Montoro libre de marca, pero su remate se marchó pegado al lateral de la red. El crecimiento recreativista llegó a través de un mayor disfrute de largas posesiones.

Los últimos minutos del primer acto fueron rojiblancos. Isi estuvo cerca de anotar el primer tanto del choque con un buen disparo desde la frontal. En la jugada posterior Migue García probó también fortuna con un latigazo, pero su lanzamiento se marcho muy desviado. El 0-0 al descanso fue más que justo.

Manu Molina y Migue García se erigieron como los principales líderes de sus equipos

El arranque del segundo tiempo dejó paso a los valientes. El visitante Manu Molina trató de reconducir la situación para su equipo con el dominio de la medular, pero el Recreativo empezó a encontrar con mayor frecuencia a Migue García, algo que siempre resulta positivo.

La intensidad se hizo más notoria aún sobre el césped de la Ciudad Deportiva. Ambos contendientes mostraban ganas de incomodar, pero los dos guardametas permanecían impasibles ante la falta de trabajo tras el paso por vestuarios. Rebasada la hora de juego, el filial rojiblanco rozó el gol en una acción a balón parado, pero el colegiado indicó fuera de fuego posteriormente.

David Tenorio movió ficha con la entrada de Mario Ruiz, que sustituyó a Caio. La fortuna volvió a dar la espalda al técnico granadino, pues a los dos minutos tuvo que agotar su último cambio disponible debido a una lesión de Héctor, que no pudo continuar tras una acción defensiva ante Luque, que aportó desborde a la Balompédica con su participación desde el banquillo.

Mario perdona

A falta de un cuarto de hora para el final, llegó la oportunidad más clara del Recreativo para llevarse el triunfo. Mario Ruiz rescató un rechace en campo propio y dirigió un contragolpe a toda velocidad hasta que decidió doblar la bola para Nuha Marong. El gambiano filtró un buen pase para el extremo, que se presentó ante Montoya solo y un poco escorado. El ‘20’ trató de sorprender al meta rival con un disparo fuerte al palo corto, pero no consiguió encontrar portería para su propia desesperación. Rubén Sánchez probó poco después con un lanzamiento exterior tras una buena acción individual, pero su disparo salió manso a los guantes de Montoya.

Con diez minutos por delante, las ganas de ganar de ambos conjuntos volvieron el partido un tanto loco. Luque cazó un buen balón dentro del área rojiblanca, pero su cabezazo se marcho fuera. En el 83’, Dopi remató con claridad dentro del área de Andorinha tras un buen envío raso de Mussa, pero no acertó a disparar a puerta. Las transiciones se sucedían con una constante sensación de peligro en ambos lados del campo, pero siempre fallaba algo para que el esférico besase la red de alguna portería.

Migue García probó fortuna en el minuto 88 con un zambombazo desde fuera del área tras recortar a su par, pero Montoya se lució con una estirada magnífica. La última ocasión clara del choque fue para los visitantes, que tuvieron la victoria en las botas de Forján, que remató en semifallo en buena posición en el minuto 91. Los fantasmas del partido ante el UCAM sobrevolaron por un momento la Ciudad Deportiva.

El partido terminó antes de tiempo para Manu Molina, que se marchó expulsado tras ver dos amarillas en una misma jugada. El ‘8’ albinegro agarró a Migue García para intentar evitar un contragolpe, pero el rojiblanco continuó y el colegiado aplicó la ley de la ventaja. La jugada terminó con un golpe del propio Manu Molina en la cara de Migue, lo que le costó ver dos amarillas de golpe y porrazo. El Recreativo colgó la falta al área, pero no llegó a crear peligro alguno y el duelo tocó a su fin.

El punto es positivo para el filial ante un rival con aspiraciones bien distintas. El conjunto rojiblanco queda a un punto de la salvación y tendrá que seguir remando la próxima jornada en una plaza complicada como Marbella.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios