Talavera-Recreativo | Segunda División B

El Recreativo vuelve a funcionar

  • El filial rojiblanco logra su primer triunfo de la ‘era David Tenorio’ y sale de los puestos de descenso

El Recreativo logró un triunfo importantísimo El Recreativo logró un triunfo importantísimo

El Recreativo logró un triunfo importantísimo

El Recreativo de David Tenorio sigue sin conocer la derrota tras de cinco jornadas como inquilino del banquillo que ocupaba Pedro Morillas y en esta ocasión, tras sumar cuatro empates consecutivos, sus jóvenes pupilos firmaron una valiosa victoria a domicilio ante el Talavera de la Reina que les aleja un poquito más de la zona de descenso.

En un partido de guante blanco y mucha igualdad, el tanto tempranero de Juancho en la primera aproximación rojiblanca serenó los ánimos de un filial que sin llegar a dominar de forma rotunda . Tras el descanso y en parecidas circunstancias a la primera, aunque con todavía mejor juego rojiblanco, un segundo mazazo del recién incorporado Ontiveros sentenció la victoria.

Juancho, acertado

En una tarde inmejorable para la práctica del fútbol y con el césped de El Prado en muy buenas condiciones, el choque dio comienzo a ritmo pausado con los anfitriones tratando de controlar la posesión y buscando la elaboración en sus intentonas de ataque.

Un peligro que no tardaría en generar porque antes de cumplirse el minuto dos la pareja de atacantes local combinó bien y Laerte llegó a internarse en el área generando mucha inquietud. Pero ese acercamiento no iría a más pues el filial había salido presionando muy arriba y no tardaba en robar la pelota. En pleno tanteo con todo ajustado, en el minuto seis la zaga nazarí despejaba contundente en largo, el pequeño y veloz Juancho conseguía controlar el cuero con su marca encima y darse la vuelta con una bonita maniobra no exenta de raza, para dar unas zancadas veloces y plantarse solo en el mano a mano ante un Santomé al que batió solvente nada más pisar el área con un remate cruzado por bajo.

El tempranero gol de Juancho fue determinante en el devenir del encuentro

El gol atemperó los ánimos de un Talavera que así y todo pudo igualar en segundos, tras un despiste grave que el local Cristian no pudo aprovechar por la intervención de un atento Lejárraga. Pero descolocado por el castigo recibido, en la siguiente fase el conjunto cerámico no consiguió dar respuesta, ni siquiera tener la pelota o achuchar a los rojiblancos a base de físico; por contra superado el cuarto de hora eran los granadinos quienes acaparaban y manejaban más la pelota, sino con mayor criterio porque de momento ninguno tenía mucho fútbol, al menos sí con menos nervios que el Talavera.

Llegó el primer triunfo de David Tenorio Llegó el primer triunfo de David Tenorio

Llegó el primer triunfo de David Tenorio / Álex Cámara

Los locales, sin tensión

Así, el choque entró en una fase plana donde la previsibilidad de ambos impedía que se produjeran sorpresas en forma de llegadas a las áreas y se tuvo que sobrepasar el ecuador del periodo para ver una llegada reseñable.

Una jugada local que inició el nueve local Óscar Martín robando cerca de su área y que terminaría en la vertical opuesta con un peligroso centro desde el costado derecho de Cristian al que no llegó un rematador en boca de gol por centímetros.

Poco más habría y nada de los manchegos, porque aunque de ahí al descanso los locales ganaron metros al campo, la igualdad se impuso si cabe con mayor rotundidad y tan sólo se vio una aproximación peligrosa. Para los andaluces a dos del descanso, cuando Jean Carlos le robó la cartera al lateral y ganó el costado derecho hasta finalizar su galopada algo escorado con un disparo raso que salió demasiado cruzado al palo largo.

Reanudación

En el receso el entrenador local Fran Alcoy ordenó jugar con sólo tres defensas puros, el otro sería un lateral reconvertido, al quitar a un central y meter a un hombre de ataque como Molinero. Pero su equipo no lo asimiló bien y durante el primer cuarto de hora sufrió mucho ante la velocidad de Juancho, así como no pocos sustos que bien pudieron acabar en la red.

Ahora los granadinos mandaban más que nunca. Sin embargo, a la hora de partido los locales se estiraron gracias a la estrategia y a sus dos zurdos de oro.

Primero Abel Molinero con una falta lateral perfecta al segundo palo que acabó en córner y seguidamente Alberto Oca, pero el travesaño evitó el gol olímpico. De nuevo nadie se imponía y todo se ajustaba mucho más, pero ahora había mayor tensión y también y no menos importante, más huecos.

Sentencia

Pasado el 60’, Andrés García los pudo aprovechar en un centro chut que sacó el ¡uy! de la grada. Algo que se consiguió al poco tras un gran envío desde la izquierda a la espalda de la zaga que Ontiveros recogió sencillo para definir con una sutil vaselina ante la salida del portero.

El segundo tanto granadino mató definitivamente el duelo y de ahí a la conclusión los dos onces dejaron pasar los minutos sin apenas hostilidades. La última ocasión fue local, a balón parado del especialista Molinero, pero Lejárraga le sacó una mano enorme y dejó su portería a cero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios