Sevilla-Granada CF | Resultado

El Granada CF se atasca a domicilio

  • El conjunto de Diego Martínez suma su séptima derrota seguida lejos de Los Cármenes en un duelo en el que se ve desbordado en el primer tiempo

Yangel Herrera salta junto al guardameta del Sevilla FC, que tuvo poco trabajo. Yangel Herrera salta junto al guardameta del Sevilla FC, que tuvo poco trabajo.

Yangel Herrera salta junto al guardameta del Sevilla FC, que tuvo poco trabajo. / Antonio Pizarro

El Granada CF se ha atascado en la competición liguera a domicilio. Los de Diego Martínez suman siete derrotas de manera consecutiva tras caer justamente ante el Sevilla FC, que fue muy superior sobre todo en el primer acto, y que hizo su partido tras la reanudación. El cuadro nazarí mejoró con el cambio de sistema tras el descanso pero generó poco peligro a nivel ofensivo, lo que le impidió meterse en un partido en el que, cuando le perdió el respeto a su rival, gozó de su mejor momento pero no le dio para sumar.

Hay ocasiones en las que el arranque de un partido refleja lo que va a ocurrir en el resto del choque. Y en esta ocasión fue así. El disparo al palo de Lucas Ocampos tras un durísimo golpeo a los tres minutos hacía presagiar que los rojiblancos no lo iban a pasar bien en el Sánchez Pizjuán. Como así fue. El conjunto de Julen Lopetegui jugó con una velocidad más que los de Diego Martínez, a base de constantes ayudas en las bandas para presionar cuando recibían Darwin Machís y Antonio Puertas pero, sobre todo, saliendo como centellas a la contra cuando tenían el cuero.

Dos puñales

Porque si algo identifica al conjunto hispalense es su profundidad por banda. El cuerpo técnico nazarí lo sabía pero aún así, fue imposible frenar las continuas incursiones por los flancos de Jesús Navas, que parece vivir una segunda juventud, y Reguilón. Si no era uno, era el otro. El caso era que ni Víctor Díaz ni Carlos Neva pudieron frenarlos. Entre otras razones porque tampoco tuvieron mucha ayuda de sus compañeros, en especial de Machís, que sufrió muchísimo a nivel defensivo.

Para contener al Sevilla, el técnico vigués apostó por un trivote defensivo pero que era incapaz de mover el balón con cierta claridad para asistir a los hombres de ataque. Gonalons ejerció de pivote defensivo y por delante del galo se situaron Yangel Herrera y Yan Eteki. Sin embargo, ninguno de los tres supo asumir la figura del anhelado Ángel Montoro, cuya sombra es alargada cuando no está disponible. Sin poder generar peligro ante las constantes pérdidas en la medular, al Granada CF tan sólo le quedaba defender bien, algo que tampoco hizo.

Momento en el que Nolito bate a Rui Silva para hacer el 2-0. Momento en el que Nolito bate a Rui Silva para hacer el 2-0.

Momento en el que Nolito bate a Rui Silva para hacer el 2-0. / Antonio Pizarro

A los seis minutos de partido, los locales ya habían tirado tres veces a portería. Pero fue en el minuto once cuando abrieron el marcador con un golazo de cabeza del holandés De Jong a centro de Jesús Navas. Y es que la banda izquierda rojiblanca era una auténtica autopista para los de Lopetegui. El menudo lateral fue una pesadilla y cada vez que subía temblaban todos los cimientos defensivos de los visitantes. Algo poco habitual.

El VAR actúa

El choque pudo cambiar si antes del cuarto de hora, el VAR no hubiera corregido una decisión de Hernández Hernández tras una falta lateral botada por Víctor Díaz. El centro del canterano sevillista al punto de penalti no llegó a ser rematado por nadie pues Diego Carlos golpeó, en busca de una mejor posición, a Antonio Puertas. En un primer momento, el colegiado canario señaló penalti pero le invitaron a que revisara la acción. El golpe que recibió el almeriense lo hizo con el balón parado, no estaba en juego, por lo que la pena máxima fue anulada aunque al central brasileño sí se le mantuvo la cartulina amarilla.

Las bandas sevillistas le hicieron mucho daño a la zaga visitante, que no pudo parar en ningún momento las incursiones de Navas y Reguilón

El alto ritmo que impuso el Sevilla era incapaz de ser seguido por los de Diego Martínez, que apenas llegaron al área de Vaclík. Todo lo contrario que su rival, que no paraba de acercarse a las inmediaciones de Rui Silva. Hasta que a once minutos del descanso Nolito, con toque de una gran calidad, batió al portugués tras ser habilitado por Reguilón. Un 2-0 que hacía justicia a lo visto hasta ese momento en el terreno de juego.

Otra imagen

Había que tomar decisiones y se tomaron en el descanso. Eteki se quedó en el vestuario y Foulquier ingresó en el campo para actuar con tres centrales, al pasar Víctor Díaz al centro de la zaga y jugar con dos carrileros. Pareció mejorar el cuadro rojiblanco pues Machís, y posteriormente Yangel Herrera, pudieron recortar distancias. Pero no era el día. Eso sí, al menos se jugó durante gran parte de la segunda mitad en campo contrario ante un Sevilla que dio un paso atrás, que terminó empleando el mismo sistema que su rival, y que buscó descaradamente la contra para terminar por finiquitar el duelo.

Sin peligro

La entrada de Foulquier mejoró la intensidad granadina, algo que se echó en falta en el primer acto. Pero no bastó para hacerle daño a un equipo que se pertrechó atrás y cerró todos los huecos posibles para evitar pasar por apuros. Y eso que físicamente bajó, algo que sorprendentemente el Granada CF no hizo pese a que algunos de sus futbolistas disputaron todos los minutos de Copa del Rey ante el Badalona. Pero claro, si el único disparo entre los tres palos llegó a un cuarto de hora del final mediante una falta de Soldado, que le llegó mansamente a las manos de Vaclík, la décima derrota de la temporada se explica más fácil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios