Granada cf

Una bonita 'mentira' rojiblanca

  • Tanto jugadores como técnico restan importancia a la posición en la tabla pero la afición lo está disfrutando

  • El regreso del presidente y la ropa de Diego marcan la cita ante el Mallorca

El pasado domingo las colas para acceder al Estadio fueron significativas. El pasado domingo las colas para acceder al Estadio fueron significativas.

El pasado domingo las colas para acceder al Estadio fueron significativas. / CARLOS GIL

El domingo se sumaron tres nuevos puntos, sufriendo, pero ya están en el zurrón como bien le gusta decir a Diego Martínez. El tanto de Pozo mantiene la ilusión rojiblanca en lo más alto. Rui Silva volvió a dejar su portería a cero y Adrián Ramos, entre otros, salió ovacionado pese a no marcar. Todo son buenas noticias, pero la principal novedad del choque ante el Mallorca fue el regreso de Jiang Lizhang al palco de Los Cármenes. El propietario del Granada CF al fin se dignó a acudir a un encuentro oficial tras varios meses sin hacerlo y pudo comprobar de primera mano la diferencia de ambiente que se vive esta temporada en la instalación del Zaidín.

Una bonita 'mentira'

En el contexto de la humildad que se quiere lanzar desde la entidad, tanto cuerpo técnico como jugadores no le prestan atención, en teoría, a la posición que ocupan los rojiblancos en la tabla clasificatoria. Así lo señaló el entrenador en la previa del choque ante el Mallorca, que indicó que la clasificación es una "mentira" a estas alturas de temporada y lo corroboró con sus declaraciones Álvaro Vadillo que calificó de "anecdótica" la segunda plaza. En cualquier caso, una mentira o una anécdota muy bonita que hizo que los 9.454 espectadores que acudieron al campo durmieran el domingo plácidamente con tres puntos más.

Supersticiones

El mundo del fútbol suele ser un escenario perfecto para las supersticiones. Las tienen los aficionados, los jugadores, los directivos y, por supuesto, los entrenadores. Pero si encima, uno es gallego, entonces se dan los ingredientes perfectos. Diego Martínez no es ajeno a ello y, casualidad o no, más bien no, en los últimos cinco partidos ha repetido la misma ropa en cuatro citas. ¿Y a que no saben con qué resultado? Pues sí, con victoria. Pantalón negro, camiseta blanca y chaqueta gris. Una vestimenta que utilizó ante el Rayo Majadahonda (triunfo por 3-0), Córdoba (4-2), Reus (1-2) y Mallorca (1-0). Un traje de faena que está dando resultados al estilo Lucas Alcaraz, uno de los técnicos más supersticiosos que han pasado por el Granada CF que, cuenta la leyenda, si ganaba repetía de ropa a la jornada siguiente sin ni siquiera lavarla. Si el granadino hubiera entrenado al FC Barcelona o al Real Madrid eso podría haber sido un verdadero problema, pero entrenando a los rojiblancos...

El 'Niño Maravilla'

Llegó como un desconocido a Granada con apenas 19 años. Rodeado de su familia para disfrutar de su primera experiencia lejos de casa. Una ocasión para madurar y hacerse futbolista. Dicen de él que tiene la cabeza muy bien amueblada y las ideas muy claras. Y en apenas mes y medio se ha metido a Los Cármenes en el bolsillo. Y eso que únicamente ha sido titular en dos ocasiones pero cada vez que interviene, algo se mueve en el estadio. Alejandro Pozo marcó la diferencia ante el Mallorca y se fue ovacionado en el minuto 84. Es cedido pero, como al resto de la plantilla, se le ve un compromiso muy distinto al que tenían los jugadores que formaron parte del plantel de jugadores que descendieron a Segunda. El auténtico 'Niño Maravilla' es el chileno Alexis Sánchez pero Pozo va camino de convertirse en un ídolo en Granada. Seguramente Diego tiene esta semana trabajo extra con él sobre todo a nivel psicológico para que no se lo crea, algo habitual a esas edades.

Gran reacción

Del choque ante los de Vicente Moreno hubo un aspecto que llamó poderosamente la atención y fue cómo la afición levantó a su equipo tras un regular inicio. Y lo hizo justo después de una ocasión bermellona y cuando los locales apenas se habían acercado a las inmediaciones de Manolo Reina. Fue la grada la que animó al equipo y no al revés. Una novedad con respecto al año pasado que no es la primera vez que ocurre y que los jugadores agradecieron al término del choque en el centro del campo.

Se resiste

Se esperaba que la cita del domingo sirviera para superar la cifra de 10.000 espectadores en las gradas, pero hasta el momento se resiste. La hora del choque y la lluvia durante la mañana hizo que muchos aficionados se pensaran acudir a Los Cármenes. No obstante, las colas en las taquillas son cada vez mayores y haría bien el club en tenerlo previsto para la cita ante el Almería en la que, seguramente, se supere dicha barrera. Los almerienses han empezado bien la temporada, es un derbi andaluz y la hora es idónea para acudir al fútbol (sábado a las 18:00 horas). Aunque antes habrá que visitar el Santo Domingo de Alcorcón, el campo de los buenos recuerdos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios