Granada CF

La posesión no es lo más importante

  • En sólo tres de los nueve encuentros que los rojiblancos han disputado, han tenido el control del esférico pero eso no es garantía de nada pues ha sumado en siete partidos

Carlos Fernández poco a poco va teniendo más presencia en el once inicial de Diego Martínez. Carlos Fernández poco a poco va teniendo más presencia en el once inicial de Diego Martínez.

Carlos Fernández poco a poco va teniendo más presencia en el once inicial de Diego Martínez. / Álex Cámara

Hubo una época en la que parecía que no tener la posesión, jugar en campo contrario y someter al rival no era fútbol. Imponer tu juego con el dominio del balón era poco menos que una obligación para llegar al área rival y generar ocasiones. Claro, que también había otros entrenadores que defendían el que muchos denominaban el otro fútbol. Ese más directo, más vertical y profundo, de choque, de segundas jugadas y en el que la estrategia es clave para ganar partidos. Quizá menos atractivo para el espectadores pero, en muchas ocasiones, igual de eficaz para sumar el triunfo.

En el primer caso, la llegada de Johan Cruyff al banquillo de FC Barcelona a finales de los años 80 cambió la forma de ver este espectáculo. Y encima, el conjunto culé logró importantes títulos como su primera Copa de Europa. De hecho, la impronta que dejó el genio holandés fue tal que, desde entonces, el Barça no ha variado mucho su estilo de juego. Con matices, eso sí, pero siguiendo una misma idea. Pero también tenía muchos detractores a una forma de jugar que consideraban que era muy vistosa pero poco eficaz.

Equilibrio

Sin embargo, como todo en la vida, en el equilibrio está la clave. Y sino, que se lo digan al Granada CF de Diego Martínez. La cantidad de registros que maneja el cuadro rojiblanco ha hecho que comience a ser elogiado fuera de nuestra provincia. Y es que el actual tercer clasificado de LaLiga Santander no tiene un mismo patrón en su juego y eso, cuando las cosas no van bien, permite reaccionar para solventarlas.

Antonio Puertas en el duelo ante el Celta, en el que los rojiblancos tuvieron más posesión. Antonio Puertas en el duelo ante el Celta, en el que los rojiblancos tuvieron más posesión.

Antonio Puertas en el duelo ante el Celta, en el que los rojiblancos tuvieron más posesión. / Agencia LOF

Hasta el momento, son nueve las jornadas que se llevan disputadas. Y los números y el estilo de juego muestran que no siempre dominar la posesión es sinónimo de triunfo. Los datos indican que pese a tener menos balón que sus rivales en seis de los encuentros celebrados, han sumado puntos en siete de las nueve citas. Y en los que sometió al conjunto que tenía enfrente, lo hizo por muy poca diferencia de porcentaje con excepción del choque ante el Celta, que estuvo condicionado por la dos expulsiones de Jorge Sáenz y Fran Beltrán antes de la primera media hora de juego.

Domina en dos

De las cinco victorias que los nazaríes han sumado, en tan sólo dos tuvo más control de balón que el cuadro que tenía enfrente. Uno fue el citado duelo en Vigo (62% por 38%), y el otro el de la séptima jornada en el Nuevo Los Cármenes ante el Leganés. Aunque en este caso, la diferencia entre uno y otro equipo fue de un 1%, 51% para los rojiblancos por 49% de los pepineros. En el resto, se sumaron los tres puntos teniendo que correr más, aunque realmente cuando un conjunto trabaja en la fase defensiva como lo hacen los jugadores de Diego Martínez, no se sufre tanto.

De las cinco victorias que los nazaríes han sumado, en tan sólo dos tuvo más balón

Como no podía ser otra forma, ante el Barcelona el dominio fue culé (74-26%) pero la sensación de peligro la tuvo siempre el Granada CF. De hecho, los de Ernesto Valverde tan sólo dispararon una vez entre los tres palos. Algo similar ocurrió ante el Espanyol en el RCDE Stadium. Los periquitos dejaron el cuero en un 33% a los rojiblancos pero éstos doblaron a los catalanes en disparos al arco (6-3). El último, fue el pasado viernes ante Osasuna, con un 56-44% a favor de los granadinos pero con menos llegadas de las habituales al ser un duelo más trabado.

Derrotas sin balón

En las dos derrotas cosechadas hasta el momento, frente al Sevilla FC y el Real Madrid, no se tuvo el control del partido exceptuando algunos periodos durante el choque. Pero eso al Granada CF le da igual. Se muestra igual de cómodo moviendo al rival a base de combinaciones que teniendo que defender para salir rápido a la contra. Dos estilos de juego que pocas entidades dominan en la máxima categoría, que son perfectamente complementarios y que es evidente que no son excluyentes. Los números lo dejan claro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios