Granada CF

Las primeras pistas de Robert Moreno

  • El primer test del nuevo proyecto rojiblanco dejó atisbos de lo que puede llegar a ser bajo el mandato del técnico catalán

Luis Milla da instrucciones a sus compañeros.

Luis Milla da instrucciones a sus compañeros. / PHOTOGRAPHERSSPORTS (Málaga)

Todo ha cambiado en el Granada CF. La marcha de nombres clave ha dado lugar a un lavado de cara cuyo último eslabón, tras pasar por la directiva, el cuerpo técnico y el banquillo, es lo visible sobre el césped.

De Robert Moreno, técnico forjado junto a Luis Enrique y amante del juego de posición, se pueden presuponer muchas cosas. Lo complicado es plasmar la conocida teoría en el juego real del equipo. Y el catalán, al menos en su primer test como nazarí, lo consiguió.

El dibujo, hasta el momento en el que el esférico echa a rodar, no es muy distinto al que empleaba Diego Martínez. Quizá la variante más notoria de Moreno sea la posición más adelantada del tridente atacante, lo que aleja el 4-1-4-1 y deja paso a un 4-3-3 claro en el que, ante el Bournemouth, Gonalons fue el único pivote.

Presión

Algo notorio e innegociable para el técnico catalán es la presión alta. Desde el primer minuto de partido, el cuadro rojiblanco incomodó sobremanera, con más o menos éxito, la salida de los ingleses. El mediocentro defensivo adelantaba su posición y arrastraba con él a los dos interiores, hecho que provocó balones rifados y, como consecuencia, recuperaciones a favor de los rojiblancos.

La primera mitad, en la que jugó con una medular menos creativa y más destructiva, el Granada sufrió para generar juego ofensivo desde el medio. Esta situación varió con la entrada de dos futbolistas que se antojan titulares en un conjunto que planea utilizar el juego de posición y el buen trato a la pelota: Milla y Monchu, a los que se unió Isma Ruiz. Con ellos sobre el terreno, Moreno mostró otra de sus variantes y una de las cuales ya empleó en el corto período que dirigió en Mónaco.

Moreno da instrucciones. Moreno da instrucciones.

Moreno da instrucciones. / PHOTOGRAPHERSSPORTS (Málaga)

Toque

El cuadro granadinista busca la posesión y, mediante envíos en largo para oxigenar, provoca basculaciones en el rival que abren espacios. Una vez aquí, otro aspecto marca de la casa: el ataque a los espacios. Los jugadores rápidos prevén una temporada divertida bajo la tutela del de L’Hospitalet, que abasteció de carreras a Luis Suárez, Machís o Antoñín.

Gol

Quizá el mayor ejemplo de lo que quiere transmitir Robert Moreno pueda verse en el gol que abrió el marcador en el encuentro celebrado en Marbella. Se controló a la perfección la profundidad y el recibir al espacio y, tras veintisiete pases seguidos en los que los once jugadores sobre el terreno tocaron al menos una vez el balón, Antoñín colocó un genial balón al segundo palo que remató Soro. La jugada, lejos de parecer una acción casual, pareció estudiada ‘al dedillo’, pues se repitió con menos suerte en varias acciones posteriores.

Después de la primera puesta en escena del nuevo Granada CF, puede que varios jugadores ‘a priori’ no titulares salgan reforzados teniendo en cuenta el esquema que se empleó en el debut. Es el caso de Antoñín o los jugadores del filial Isma Ruiz o Raúl Torrente, certeros con el balón en los pies.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios