El marcaje | Granada CF - Tenerife El mariscal recupera su nivel

  • Germán despeja dudas en un encuentro donde tuvo poca exigencia ante el mal momento rival.

Germán Sánchez, en una jugada de ataque a balón parado en el área del Tenerife. Germán Sánchez, en una jugada de ataque a balón parado en el área del Tenerife.

Germán Sánchez, en una jugada de ataque a balón parado en el área del Tenerife. / Álex Cámara

Con un despeje de cabeza en el último minuto del descuento, casi en el centro del campo en el último intento de ataque rival. De esa forma terminó Germán Sánchez el partido frente al Tenerife, alejando los pocos fantasmas que se pudieran haber pasado por la cabeza tras el error protagonizado en el Carlos Tartiere en el minuto 88 de aquel partido que terminó con 1-1.

Lejos de perder el nivel mostrado durante toda la temporada, el central gaditano no evidenció ningún cambio tras reconocer su mala pata en Oviedo. Con empate a cero en el marcador, hasta el minuto doce, no tuvo que intervenir más que en un despeje a un intento de pase filtrado por Suso. Casi pisó más el área chicharrera que la protegida por Rui Silva, aunque tampoco tuvo la suerte de conectar ninguno de los balones que sus compañeros mandaron al área rival.

Aunque fue Martínez quien tuvo que bailar con Malbasic, quedándose él como central libre para controlar las llegadas desde segunda línea de Lasso y Suso, el mariscal de la defensa rojiblanca recuperó su jerarquía a partir del 19’, cuando tiró de su defensa para que el delantero serbio quedara en fuera de juego en un balón filtrado desde la frontal.

Pese a todo, ya en la segunda mitad, con el paso de los minutos el trabajo fue mayor. La salida al campo de Coniglio le hizo tener pareja de baile, pero ahí fue donde el gaditano creció en el cuerpo a cuerpo. Pese a no poder hacer nada en el gol visitante, logró sacar algunos balones junto a su compañero Martínez, quien quizás firmó un mejor partido en líneas generales.

Recuperado el nivel, Germán tiene ahora cuatro partidos por delante para mantenerlo. Sabedor de que no está solo, cuenta con la veteranía de haber jugado momentos como los que el equipo vivirá en las próximas jornadas, jugándose un ascenso a la máxima categoría, precisamente con el rival de ayer. Su objetivo ahora será cambiar el sabor con el que acabó hace tres temporadas, ya que en aquella ocasión tuvo que disputar una promoción de ascenso y ver como el Getafe le dejaba con las ganas de pisar Primera División.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios