Granada CF-Valladolid|La Pizarra

Un planteamiento inteligente

  • Diego Martínez sale victorioso tras cambiar el guión del partido con sus modificaciones

Fede Vico volvió a ser decisivo en su vuelta a los terrenos de juego Fede Vico volvió a ser decisivo en su vuelta a los terrenos de juego

Fede Vico volvió a ser decisivo en su vuelta a los terrenos de juego / Álex Cámara

El Granada CF volvió a sobreponerse al cansancio para llevarse otros tres puntos al zurrón. Diego Martínez planteó una defensa de cinco para arrancar el choque, pero el equipo terminó con su habitual 4-2-3-1 en busca de un resultado que llegó. Gil Dias fue titular por primera vez.

Esquema inicial

Diego Martínez optó por alinear cinco defensas para empezar el encuentro. El Granada salió al verde con un 5-4-1 que mutaba a 3-4-3 cuando atacaba el equipo. Víctor Díaz volvió a dejar a Foulquier el carril derecho, mientras que Gil Dias estrenó titularidad jugando por delante del defensor francés. Gonalons y Yangel Herrera repitieron en la medular.

Un bloque unido

El conjunto granadinista no adelantó tanto la presión en campo rival como acostumbra. El equipo juntó líneas y dejó que la zaga del Valladolid manejase el cuero. Los atacantes rojiblancos mordían en la presión cuando su rival intentaba pasar la línea de la medular. Diego Martínez sabía que el físico era un factor importante.

Gil Dias se integra

La última pieza del engranaje dio un paso más en su adaptación al grupo. El portugués disfrutó de su primera titularidad y lo hizo en Los Cármenes. Se desenvolvió en ambas bandas y dejó algunos destellos de lo que puede aportar.

Cambio en las alas 

A la media hora de encuentro, Vadillo y Gil Dias se intercambiaron las bandas para probar algo distinto, pues la producción ofensiva no estaba siendo la deseada ante un Valladolid bien plantado sobre el verde.

El partido se abre  

Tras el paso por vestuarios las pizarras de ambos entrenadores dejaron de funcionar como ellos deseaban en sus retaguardias. El mano a mano de Enes Ünal ante Rui Silva llegó tras un buen pase de Óscar Plano, que encontró brecha en el centro una defensa con tres centrales, algo difícil.

Defensa de cuatro 

El gol de Sergi Guardiola obligó a Diego Martínez a renunciar a la defensa de cinco para buscar el empate. El técnico gallego dio entrada a Puertas por Víctor Díaz para modificar el esquema a un 4-2-3-1 en el que el ‘10’ jugó unos minutos en la mediapunta por detrás de Carlos Fernández. El capitán nazarí fue elegido para el cambio por delante de Foulquier debido la frescura física del francés después de no participar en la ida de la Copa del Rey.

Martínez durante una acción a balón parado Martínez durante una acción a balón parado

Martínez durante una acción a balón parado / Álex Cámara

Vuelta del mediapunta  

A falta de veinte minutos para el final, el Granada agotó su última sustitución con la entrada de Fede Vico. El cordobés volvió a jugar con el equipo después de muchos meses en el dique seco debido a una fascitis plantar. La vuelta del ‘14’ es una bendición para Diego Martínez, que recupera el perfil de un mediapunta puro con talento en la distribución y capacidad para ejecutar el balón parado. Vico salió con energía al terreno de juego, se mostró participativo y asistió a Carlos Fernández en el tanto que puso Los Cármenes patas arriba.

La segunda línea  

Cambiar el guión de un encuentro desde el banquillo no es sencillo. Es lo que hizo Diego Martínez con sus tres revulsivos. En el primer tanto Machís asistió y Puertas ejecutó. La llegada de la segunda línea se definió perfectamente con el movimiento del almeriense, que atacó el corazón del área desde el costado derecho del ataque. En el segundo gol fue Fede Vico quien cobró protagonismo con la asistencia. Los mediapuntas rojiblancos deben tener siempre su cuota de protagonismo para aprovechar los movimientos de Carlos y Soldado.

Un Martínez estelar  

José Antonio Martínez volvió al once de Diego Martínez y demostró que está listo para participar en cualquier plaza. El onubense estuvo rápido en los cortes y defendió sus marcas con solvencia. Con el balón en los pies volvió a mostrar su calidad.

Gasolina para el final  

Algunos jugadores y miembros del cuerpo técnico pedían calma para no poner en riesgo el punto conseguido con alguna pérdida tonta en defensa, pero la realidad es que los futbolistas rojiblancos terminaron el encuentro como motos, lo cual tiene mucho mérito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios