Sevilla-Granada CF | Directo Crónica Resultado El circo se instala en el Sánchez Pizjuán de Sevilla donde cae derrotado el Granada CF

  • El Granada CF, inferior al Sevilla, cae por 2-1 en un duelo en el que la actuación de De Burgos Bengoetxea deja a LaLiga muy mal parada

Vídeo resumen con los goles y las mejores jugadas del Sevilla-Granada.

En un duelo en el que la actuación del colegiado vasco De Burgos Bengoetxea dejó una de las anécdotas del campeonato, el Granada CF salió del Estadio Ramón Sánchez Pizjuán de vacío ante el Sevilla (2-1) en un duelo en que fue inferior a su rival. Lejos de las jugadas polémicas, más o menos discutibles, lo cierto es que los rojiblancos no estuvieron al nivel que la cita exigía. Generaron muy poco peligro en ataque, sobre todo en la primera mitad, y cuando quisieron reaccionar fue tarde. Se rompe así la racha de dos victorias seguidas y Europa queda un poco más lejos. Los problemas atrás volvieron a ser la tónica y ante un conjunto como el cuadro sevillista, las facilidades se pagan.

Diego Martínez quiso sorprender a Julen Lopetegui con una presión alta que incomodara la circulación desde atrás y le permitiera poder recuperar en zona de tres cuartos. Y lo consiguió, pero duró lo que el técnico sevillista tardó en ajustar la salida del balón para superar esa primera línea. No más de diez minutos. A partir de entonces y hasta el final, los hispalenses controlaron el choque con comodidad y fueron, poco a poco, generando peligro ante el arco de Rui Silva.

Tres centrales

Con la novedad de formar con tres centrales, con Víctor Díaz por la izquierda, Nehuén en la derecha y Germán en el centro, fue Papu Gómez el que provocó más de un quebradero de cabeza a la zaga rojiblanca con su movilidad entre líneas. El argentino se sintió muy cómodo en la media punta, indetectable por momentos, y fruto de su dinamismo fueron llegando las ocasiones para los locales. Antes, al Granada CF se le anuló un tanto por una falta de Yangel Herrera a Acuña previo centro de Carlos Neva. El venezolano se apoyó en el lateral zurdo sevillista para ceder de cabeza a Antonio Puertas, que remató con calidad, pero De Burgos Bengoetxea no lo dudó y señaló la infracción. Fue el único susto de los nazaríes en un primer acto en el que estuvieron muy tímidos en ataque ante la mayor calidad de su rival.

El Sevilla fue el claro dominador del choque, sobre todo en la primera mitad, en la que no sufrió atrás

Sin embargo, un nuevo penalti en contra, y van doce esta temporada, comenzó a decantar la balanza. Lo cometió Maxime Gonalons al arrollar en su carrera a Gómez, que fue muy listo e interpuso su cuerpo entre el cuero y el galo. Una pena máxima que anotó Rakitic y que estuvo a punto de detener, una vez más, Rui Silva. Desde ese momento (16’), la balanza fue cayendo cada vez más de lado sevillano.

Las llegadas se fueron sucediendo y el guardameta portugués se tuvo que emplear a fondo para evitar una mayor ventaja local. Lo hizo tras un disparo de Suso y otro de Papu Gómez, y previamente vio pasar cerca de su portería un remate de cabeza de De Jong a centro de Jesús Navas.

Poco peligro

Sin noticias de los rojiblancos en ataque, Julen Lopetegui vivió muy cómodo ante el escaso peligro de un Granada CF que no disparó a portería en el primer acto, que apenas tuvo un 23% de posesión y tan sólo un córner a favor. Unos guarismos que reflejan la poca presencia ofensiva de los de Diego Martínez.

De Burgos Bengoetxea le señala a los rojiblancos su reloj en el inicio del esperpento. De Burgos Bengoetxea le señala a los rojiblancos su reloj en el inicio del esperpento.

De Burgos Bengoetxea le señala a los rojiblancos su reloj en el inicio del esperpento. / Antonio Pizarro / Diario de Sevilla

En un intento por mejorar el juego de su equipo, el gallego realizó dos cambios en el receso, dejando a Nehuén y Kenedy, éste con una amarilla, en el vestuario y dando entrada a Machís y Quini. Las lesiones de Domingos Duarte y Vallejo no fue óbice para sacar al central argentino del eje de la zaga y situar a dos laterales como Foulquier y Víctor Díaz como acompañantes de Germán. Una vez más, el sistema de cinco atrás no funcionó, y van muchos duelos esta temporada en los que este dibujo no da resultados.

Gol y polémica

Y fue aún peor cuando, tras un saque de banda en el 53’, Papu Gómez cedió para que Lucas Ocampos ampliara la renta del Sevilla FC. Un tanto que terminó por matar el choque. Los rojiblancos trataron de reaccionar y pudieron meterse en el partido si el colegiado, o el VAR, hubieran visto un claro penalti de Diego Carlos sobre Antonio Puertas cuando el almeriense iba a rematar de cabeza. No lo señaló y desde entonces apenas pasó nada. Bueno sí, la lesión de Carlos Neva que provocó que saliera al verde Jorge Molina que se situó junto a Soldado como referencias.

El colegiado no señaló un claro penalti de Diego Carlos sobre Antonio Puertas

Los de Lopetegui arriesgaron lo justo pero cuando salieron de su ‘cueva’ hicieron daño, sobre todo por la mala colocación de la zaga nazarí en especial con los balones a la espaldas para ganar línea de fondo y centrar atrás. Un tímido disparo de Machís y uno cruzado de Rakitic fue lo más destacado hasta que en el 88’ el VAR le echó una mano a De Burgos Bengoetxea. Fue como consecuencia de un remate de cabeza de Soldado que rebotó en el codo de Acuña. Se pitó la pena máxima y el propio delantero valenciano se encargó de darle vida al choque en un descuento que pasará a la historia.

El circo

En cuarto árbitro señaló cuatro minutos de prolongación pero el trencilla vasco pitó en el 93’. Los jugadores de Diego Martínez se quedaron protestando en el césped mientras los sevillistas se fueron a su vestuario. Tras insistir durante varios minutos, se ordenó el regreso de los futbolistas para reanudar el duelo. Algunos, como Acuña, se tuvieron que equipar por completo de nuevo sobre el terreno de juego para disputar algo más de 60 segundos que no sirvieron para empatar un duelo que mereció ganar el Sevilla, que fue el más expuso, actuación arbitral al margen. Por cierto, la excusa que le dio el árbitro a los futbolistas fue que se le paró el reloj, prácticamente como al Granada CF en ataque durante casi todo el encuentro. El circo pasó por el Sánchez Pizjuán.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios