granada cf

El sistema 'sellapartidos'

  • Las tres veces que Diego Martínez ha decidido alinear a cinco defensas, los rojiblancos han sumado los tres puntos en juego y en todas ellas apenas vio cómo su rival le creaba ocasiones

Quini está siendo el hombre empleado por Diego Martínez para asegurar los resultados. Quini está siendo el hombre empleado por Diego Martínez para asegurar los resultados.

Quini está siendo el hombre empleado por Diego Martínez para asegurar los resultados. / álex cámara

Dentro de la riqueza táctica que está ofreciendo el Granada CF en este arranque de temporada y que ha quedado contrastado en las nueve jornadas que hasta el momento se llevan disputadas, hay un sistema que está funcionando a la perfección para cerrar los partidos.

Es cierto que se ha empleado en los últimos minutos de cada cita, pero ha surtido el efecto deseado para confirmar el triunfo y sumar tres nuevos puntos. Hasta el momento, Diego Martínez ha empleado hasta seis dibujos distintos sobre el terreno de juego, sea de inicio o durante los partidos, alternándolos en función de las necesidades del choque, las circunstancias o el resultado que se estaba dando.

Martínez y Quini fueron las piezas empleadas para modificar el dibujo sobre el campo

La base de los rojiblancos ha sido el 1-4-2-3-1, que ha sido el más empleado, pero el sistema que ha permitido cerrar tres encuentros hasta el momento ha sido el 1-5-4-1 o en su defecto el 1-5-3-1-1. Ambos fueron puestos en práctica en encuentros de fuera de casa, pero el pasado domingo se utilizó ante el empuje de los bermellones en la recta final en el Estadio de Los Cármenes.

La primera vez que el técnico gallego utilizó dicha arma fue en el Francisco de la Era de Almendralejo. Antonio Puertas anotó el 1-2 en el minuto 67 y ante acoso sobre la portería de Rui Silva de los azulgrana, con numerosos envíos al área, desde el banquillo se buscó una solución que salió a la perfección. Ingresó en el terreno de juego José Antonio Martínez 180 segundos después, que debutó con nota y desde entonces se ha convertido en un fijo en el once granadinista. No sólo se logró mantener la distancia en el marcador, sino que en la recta final del choque Pozo hizo su primer golazo de la temporada, terminando el duelo con 1-3. Poco más de 20 minutos en los que el Granada CF apenas sufrió defensivamente.

Pero la misma decisión, aunque con la entrada de Quini, se produjo en el Municipal de Reus. En este caso, también con 1-2 gracias al doblete de Antonio Puertas, Diego optó por recolocar a Víctor Díaz en la posición de central junto a Germán y Martínez, dando entrada al lateral cordobés. Fueron unos seis minutos ante los envíos en largo de los catalanes en busca de un empate que nunca llegó.

La última vez que se terminó con cinco defensas fue el pasado domingo. Con el 1-0 en el electrónico de Los Cármenes y a merced del Mallorca, de nuevo se dio entrada a Quini que estuvo sobre el campo ocho minutos, tiempo en el que tan sólo destacó un disparo del central Valjent desde lejos que se fue por encima del larguero.

Y es que Quini desde su llegada a Granada se ha convertido en el jugador más empleado desde el banquillo para cerrar los partidos. Oltra lo utilizaba mucho también para defender un resultado pero siempre con una línea de cuatro atrás y él por delante para sellar la banda. Un cambio que en su momento era muy criticado al acusar al técnico de 'amarrategui'. Diego Martínez está haciendo algo similar y con cambio de sistema pero como se gana, todo es correcto. Es lo que tiene el fútbol cuando las cosas salen bien, que se olvidan situaciones muy similares siempre que los tres puntos se queden en el casillero.

En cualquier caso, lo que es innegable es la variedad de sistemas que emplean esta campaña los rojiblancos. Desde el 1-4-2-3-1, pasando por el 1-4-4-2, mutando al 1-4-1-4-1 o incluso el 1-4-3-3 y las dos variantes con cinco defensas anteriormente reseñadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios