Valencia-Granada CF/La Pizarra

Sin soluciones en el ataque

  • El Granada acusa su falta de mordiente arriba en el disputado duelo ante el Valencia

Yangel Herrera conduce el cuero durante una acción del partido Yangel Herrera conduce el cuero durante una acción del partido

Yangel Herrera conduce el cuero durante una acción del partido / Agencia LOF

El Granada cayó con orgullo en un estadio de talla mundial como es Mestalla. El equipo no se amedrentó y disputó un partido correcto, pero quizás la falta de pegada arriba fue la peor cara del conjunto rojiblanco. El cuadro de Diego Martínez arrancó el choque con su tradicional 4-2-3-1 para terminar buscando el empate a la desesperada en un 4-4-2 con Puertas de lateral derecho. El Valencia fue ganando terreno y libertad para Parejo, lo cual fue decisivo para el resultado final.

Un arranque estudiado

El inicio de partido volvió a mostrar que este Granada CF pisa el verde con pleno conocimiento de su rival. El tradicional 4-2-3-1 granadinista empezó el encuentro con una presión atrevida y varias posesiones duraderas. El trabajo defensivo rojiblanco cortocircuitaba las productivas bandas locales y el peligro no acechaba el área de Rui Silva.

Parejo es la clave

El Granada CF sabía que de las botas de Dani Parejo emana buena parte del juego valencianista. Buena parte de la presión rojiblanca en los primeros compases fue destinada al centrocampista español, que apenas podía participar en la elaboración del juego. Los problemas llegaron cuando el Valencia comenzó a inclinar el campo hacía la portería de Rui Silva, lo cual hizo crecer a Parejo, que empezó a rascar más bola. El capitán che marcó el 1-0 absolutamente solo dentro del área rojiblanca, pero el VAR detectó un fuera de juego posicional de Maxi Gómez que salvó los muebles.

Inoperancia en ataque

El conjunto de Diego Martínez reiteró el buen rendimiento defensivo que acostumbra a mostrar en todos sus compromisos, pero el equipo adoleció de falta de ideas en fase ofensiva. El Granada acabó el partido con un solo disparo a puerta en los 90 minutos de juego, y fue un tiro lejano que Cillessen paró con suma comodidad.

La ocasión más clara de todo el encuentro fue un taconazo de Domingos Duarte a la salida de un córner que terminó sacando Wass cerca de la línea de gol. El bloque rojiblanco necesita recuperar el olfato de gol que desplegó en las primeras jornadas de competición.

Con una parte no basta

La primera mitad del choque estuvo marcada por la igualdad entre ambos equipos, que se reflejo en el altísimo ritmo e intensidad de los primeros compases. El buen trato de balón visitante y el buen trabajo defensivo hacía pensar que sacar mínimo un punto era posible, pero tras el descanso el panorama cambio de forma radical.

El equipo de Albert Celades superó con claridad al de Diego Martínez tras el paso por los vestuarios. Los ches consiguieron anotar hasta cuatro goles, pero afortunadamente dos de ellos fueron anulados por fuera de juego. Los atacantes blancos consiguieron romper el muro rojiblanco.

El Granada echo de menos en la segunda parte las largas posesiones que pudo gozar en la primera mitad, pues cuando sólo se defiende se sufre tanto física como psicológicamente. El Valencia venció con justicia, aunque bien cierto es que en muchas quinielas el cuadro rojiblanco no va a ser nunca el favorito.

El balón parado

Uno de los bastiones del conjunto nazarí esta temporada está siendo el balón parado, pero ayer en Mestalla el equipo no pudo sacar rédito de las situaciones de pelota parada. El Granada botó cuatro saques de esquina y disfrutó de algunas faltas laterales, pero ninguna de esas acciones terminó con el balón en las redes de Jasper Cillesen. Una acción de pizarra entre Vadillo, Domingos Duarte y Yangel Herrera estuvo muy cerca de concretarse en algo bueno, pero Parejo no dejó al venezolano realizar un remate franco.

Cambio de esquema

Con el 0-1 en el electrónico Machís y Carlos Fernández entraron para pasar del tradicional 4-2-3-1 a un 4-4-2 con Puertas de lateral derecho, Montoro al mando de las operaciones y Carlos arriba con Soldado. El equipo ganó empuje y consiguió varias llegadas al área rival, pero finalmente el tanto que llegó fue el de la sentencia con la contra personal de Ferrán Torres

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios