Histórico

ARMILLA...MI PUEBLO QUERIDO

  • Poesía de Pepe Morenilla

Armilla mi Pueblo Querido nunca te podre olvidar. Por muchos años que yo viva tú vivirás muchísimos más. Por ti pasarán muchísima gente, unos nativos y otros de otro lugar. Unos te harán grande y otros pasarán si apenas hacerse notar. Otros pueblos quisieran ocupar el lugar donde tú estás. Y tener la gente que tu tienes para de ella poder disfrutar, pues las gentes que viven en tu superficie creo que te quieren de verdad. Eres industrial y agrícola los días de lunes a viernes y deportiva los demás. Hace unos pocos años solo el Fútbol y el Ciclismo se podían practicar, hoy tenemos medios para a los más jóvenes poderle Armilla antigua enseñar a través de la fotografía que era un lujo y no todos se podían fotografiar; las fotografías antiguas que en Armilla hay a los más jóvenes se las debemos enseñar; para que vean como se vivía a mediado de siglo XX en nuestra Localidad. Hace Tiempo por falta de trabajo bastantes de tus vecinos y sin poderlo evitar dejaron atrás a sus familias y los recuerdos a otras tierras tuvieron que emigrar. Bastantes de ellos, cuando se le presentó la ocasión, aprovecharon para regresar. Y algunos de ellos que no pudieron por una u otra causa no pararon de soñar. Que la vida con ellos sea generosa y algún día por Armilla puedan pasear. Y encontrarte con uno de tus amigas/os de la y juventud ponerte a recordar. Si eres mujer recordar los juegos de la rayuela, la rueda, o el maíz fal . . llar. Cuando a un joven le salía una panocha roja a la jovencita que más le gustaba tenía que besar. Y si a quien le salía la panocha roja era a una jovencita, era ella la que se ponía colorá. Y si eres hombre, recordar cuando te ibas a los olivares con el gomero a cazar, o al Naéro, el Pozo Carrucha o la Casilla Peones Camineros; en Verano te ibas a bañar. en las eras los hombres que estaban trillando, esperaban que algún chiquillo les viniera a relevar cuando llegaban los niños le dejaban los mulos y ellos a la sombra se iban un buen rato a descansar los niños se sentían importantes cuando le dejaban que ellos guiaras los mulos para trillar. Pero armillera/o de corazón, si alguna vez vuelves a tu pueblo no te quiero decepcionar los lugares donde tu jugabas, como no sea en fotografía, de otra manera jamás los verás; todo se ha convertido en casas con las que los bancos a los jóvenes han sabido hipotecar. Algúnas personas que por su afición a la fotografía en blanco y negro se han dedicado a recopilar. la historia de Armilla en fotografía antigua y poderla conservar para que años después a todo el que quiera se le puede contar y enseñar como se vivía hace 50, 60, o 70 años en nuestra localidad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios