Mujeres Hoy

El plan contra la violencia de la UGR aflora en tres meses 30 casos de acoso

  • El análisis de los expedientes revela que el perfil más repetido es el de acoso sexual de superiores a alumnos y también algún caso entre estudiantes

  • Antes se trataban apenas 5 casos al año

Los centros están implantando el protocolo y se espera aumentar los resultados. Los centros están implantando el protocolo y se espera aumentar los resultados.

Los centros están implantando el protocolo y se espera aumentar los resultados. / maría de la cruz

Desde que el 12 de enero de este año la Universidad de Granada presentara su protocolo contra el acoso, el plan para frenar las situaciones de violencia en las aulas -principalmente sexuales- está dando ya resultados. En estos tres meses se estudian ya una treintena de casos de acoso y va en aumento ya que la estadística indica que las situaciones de acoso se elevan al 20%.

Así lo explicó ayer el director de la Unidad de Igualdad de la UGR, Miguel Lorente, que valoró los datos conseguidos ya con el protocolo, que se sigue explicando por los centros universitarios para difundirlo y que sean cada vez más los que recurran a él. De hecho, Lorente dijo que será totalmente efectivo "cuando se incorpore como rutina por parte de la comunidad universitaria". Y están en ello.

Según los datos de estos primeros meses de funcionamiento, tienen sobre la mesa entre 20 y 30 casos. Unos en primeros pasos y otros ya pendientes de cierre. Además, el protocolo tiene dos niveles: uno informal que estudia la unidad de Igualdad y otro formal, que se realiza desde otras instancias universitarias como la Inspección de Servicios.

La cifra es alta pero positiva para Lorente. Así, antes lo habitual era tener conocimiento de unos 5 casos de acoso al año y ahora, con el protocolo, en apenas tres meses se estudian 30. "Estamos comprobando en estos meses de inicio que hay una concienciación mayor, muchas preguntas y dudas que llegan a la unidad y hay casos que vienen", dijo Lorente, que prevé que vaya a más porque los estudios indican que el acoso sexual en las universidades tienen una prevalencia del 20 al 22% "y eso significa que hay casos y que conforme este instrumento se incorpore, la respuesta por parte de los que lo sufren será acercarse para resolver la situación".

Por ahora, la casuística que están estudiando desvela un perfil general de casos de acoso sexual mayoritariamente por parte de un superior de trabajo y por parte de profesorado hacia alumnos. También ha habido algún caso de acoso entre alumnado y alguno también de alumnos a profesores.

"La respuesta está siendo positiva. Nunca hay que verlo como un dato crítico sino como positivo", aseguró Lorente, que se refirió como ejemplo a una tesis realizada en Barcelona que medía como instrumento para ver la calidad de las universidades los casos de acoso que abordaban. "El acoso está. Cuantos más casos saque a la luz es mejor universidad porque rompe con la invisibilidad y la impunidad".

Desde la Unidad de Igualdad de la UGR son conscientes de que el margen de crecimiento es muy grande. Los estudios hablan de que el acoso denunciado por los procedimientos tradicionales supone apenas un 1%. "El gran objetivo del protocolo es la prevención primaria, que no se produzca. Si tú cuestionas y borras esos límites puede traducirse en ausencia de acoso", argumentó el experto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios