INCENDIO EN UN GARAJE

Casi 10 años para el pirómano que obligó a desalojar a sus 200 vecinos

  • Tendrá que pagar casi 450.000 euros por los desperfectos en viviendas y coches 

  • Cuando salga de la cárcel podrá regresar a la urbanización

Los bomberos trabajan en el incendio Los bomberos trabajan en el incendio

Los bomberos trabajan en el incendio

La Audiencia de Sevilla ha condenado a nueve años y medio de cárcel a Juan Manuel C.M., el vecino de Mairena del Aljafare que en noviembre de 2016 provocó un incendio en su propio bloque de viviendas que obligó a desalojar de madrugada a doscientas personas

Juan Manuel C.M. vivía en uno de los pisos de la urbanización Las Brisas, de la avenida de la Filosofía de Mairena del Aljarafe. Hacia las 20 horas del 6 de noviembre de 2016 intentó forzar la puerta de un trastero, situado en el aparcamiento subterráneo, con ánimo de robar pero fue sorprendido por el propietario.

Poco después se apoderó de una bicicleta de montaña valorada en 238 euros y de una bicicleta de paseo tasada en 125 euros. A continuación, robó otras dos, una mountain bike valorada en 135 euros y otra de 142 euros.

Entre la 1 y 2 horas de la madrugada siguiente accedió de nuevo al subterráneo de la urbanización y, haciendo uso de un mechero, prendió fuego a los neumáticos de dos vehículos que estaban en plazas colindantes.

El fuego resultó imparable” y se propagó a las zonas interiores de los vehículos, a dos motos, a otros vehículos estacionados en plazas próximas y a las conducciones de electricidad, telefonía y cañerías, según la sentencia a la que ha tenido acceso este periódico.

A través de esos conductos, los gases y humos alcanzaron a las viviendas, donde los vecinos dormían. En total hubo que evacuar a unas 200 personas y los daños fueron tasados en casi 450.000 euros, adelantados por las compañías aseguradoras pero que ahora deberá pagar el acusado.

Juan Manuel se encuentra en prisión desde que fue detenido. Los jueces no le imponen una orden de alejamiento a más de 500 metros de su bloque durante diez años desde que salga de la cárcel, como había pedido la Comunidad de Propietarios, porque se trata de una medida no prevista para el delito de incendio por el que ha sido condenado.

La sentencia no precisa los motivos que llevaron a este hombre de 59 años a actuar de esa manera contra sus propios vecinos. Eso sí, precisa que en su domicilio la Guardia Civil encontró algunas de las bicicletas sustraídas y material incendiario.

La condena consiste en ocho años de cárcel por un delito de incendio con riesgo para las personas, un año por un delito intentado de robo con fuerza y seis meses por hurto. 

La Fiscalía pedía inicialmente por el delito de incendio 17 años de cárcel pero lo rebajó a 8 años al aplicar un tipo atenuado del riesgo para las personas teniendo en cuenta la distancia espacial y separación física de las viviendas habitadas.

Tal calificación, que fue secundada por las compañías aseguradoras, vincula al tribunal a la hora de imponer la  condena, pero aún así los jueces dejan constancia de que la apreciación de menor riesgo para las personas está “teñida de cierta benevolencia” vista “la virulencia y la propagación que alcanzó el incendio”. 

Etiquetas

, ,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios