La Feria

El enigma del cartel de Solans

  • La artista sevillana firma la imagen del Corpus de este año que esconde un estereograma de puntos

Imagen del cartel del Corpus obra de Leonor Solans.

Imagen del cartel del Corpus obra de Leonor Solans. / G. h.

A simple vista, el cartel del Corpus de este año, obra de la artista sevillana afincada en Granada Leonor Solans, es una sucesión de flores, una sola acuarela de un clavel que se desdobla y en ese proceso descubre un secreto. Esa es la propuesta de la autora elegida para firmar la imagen de la feria granadina de 2018, un trabajo que enlaza con la tradición precedente a la vez que ofrece un juego visual para animar a la fiesta.

"La iniciativa de encargar a un artista de la ciudad la imagen del Corpus me parece muy sana y espero que pueda seguir pasando el testigo el año que viene. La cartelería dice mucho del estado de salud artística de las ciudades", comenta Solans sobre este trabajo.

Así ha sucedido en esta ocasión y el encargado de presentar su cartel ha sido el artista que firmó la imagen del Corpus 2017, Joaquín Peña-Toro. El pintor granadino señala en su discurso de recepción que es "una obra valiente que no renuncia a los vínculos con la cartelería precedente".

En ese sentido, el artista recordó que los clavelitos ya aparecieron en la acuarela para el programa del Corpus de 1940 pero "el tamiz contemporáneo está en su ordenación repetitiva y sistemática". La referencia más directa es la instalación Leche y sangre, que Soledad Sevilla propuso en la Galería Montenegro en 1985: las paredes del espacio fueron cubiertas desde el suelo hasta el techo por bandas compactas y verticales de claveles rojos.

Peña Toro menciona otras referencias plásticas de la obra de Solans, como las telas y serigrafías de Valentín Albardíaz, porque "la reiteración de elementos naturales (fogatas, estrellas, bosques, rayos...), ordena, con flexibilidad orgánica, el soporte". También la obra del pintor sevillano Miki Leal, "que trabaja en acuarela sobre grandes papeles rasgados".

Leonor Solans propone aquí varias hileras de claveles que flotan sobre un fondo de lunares dispersos. "Estas marcas son la fijación que hace posible un estereograma de puntos aleatorios (¿recuerdan los libros de El ojo mágico en los noventa?). Así se llama el juego óptico que, con la asistencia técnica de los granadinos Kandor Graphics, encierra en el cartel un regalo a la ciudad. Para verlo, debemos actuar con la misma filosofía que la pintora, dejando borrosa nuestra vista y mirando de forma desinteresada hasta que emerja, como una epifanía, la imagen rotunda de una granada en el centro", explica Peña-Toro sobre la imagen de las fiestas del Corpus 2018.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios