Polémica

Músicos y productores cuestionan los Premios Odeón

  • Los galardones otorgados el pasado lunes por las tres multinacionales del sector discográfico levantan ampollas entre artistas y productores

  • RTVE pide explicaciones a los organizadores de la gala por los continuos fallos técnicos

El músico madrileño Coque Malla, uno de los artistas que han cuestionado la credibilidad de las nuevas distinciones. El músico madrileño Coque Malla, uno de los artistas que han cuestionado la credibilidad de las nuevas distinciones.

El músico madrileño Coque Malla, uno de los artistas que han cuestionado la credibilidad de las nuevas distinciones.

La gala de los Premios Odeón, que celebró el pasado lunes su primera edición, nació con mal pie desde el mismo momento de su anuncio. Ya entonces, la Unión Fonográfica Independiente (UFI), organización que agrupa a la mayoría de sellos discográficos que operan al margen de las tres multinacionales dominantes, advirtió de que los galardones ideados por Agedi, entidad de gestión de derechos de propiedad intelectual de los productores de fonogramas, ninguneaba al 98,5% del sector.

"Una gran parte de la financiación de los Premios Odeón proviene de Agedi, asociación que cuenta con más de quinientos socios, pero se da la circunstancia de que prácticamente la totalidad de los artistas que optan a estos premios pertenecen únicamente a las tres empresas multinacionales", señalaba la UFI en un comunicado emitido el pasado 20 de diciembre.

En el mismo se apuntaba también que "aunque la noticia de la creación de unos galardones musicales siempre es bien recibida, existen algunas razones que nos obligan a expresar nuestra preocupación", al tiempo que se recordaba a Agedi que "mientras que hace unos años otras asociaciones optaron por cancelar sus galardones debido a la complicadísima situación por la que pasó el sector, la UFI apostó por seguir poniendo en valor el talento y la creatividad de la música que se produce en España con los Premios MIN gracias a las aportaciones de sus socios, colaboradores y patrocinadores".

"Los Odeón no reflejan la diversidad estilística ni lingüística, sino que se limitan a ser una visibilización de las listas de ventas, quedando fuera de los mismos la inmensa mayoría de productores discográficos y artistas del país", destacaba el comunicado de la organización, que celebrará la XII edición de los Premios MIN el próximo 11 de marzo en Madrid.

Creados con la intención de recuperar el espíritu de los desaparecidos Premios Amigo -tampoco caracterizados precisamente por su apego a la diversidad estilística y a las escenas independientes, aunque no de manera tan estruendosa-, los Odeón cumplieron el guión previsto y repartieron sus galardones entre artistas pertenecientes a Warner, Universal y Sony. Lo que quizás nadie se esperaba fue que lo hiciera en una gala tediosa y, por momentos, bochornosa.

De hecho, fueron tantos los fallos técnicos que Radio Televisión Española se vio forzada este martes a emitir un comunicado anunciando que "ha pedido explicaciones a los organizadores del evento".

"El deseo de la dirección de RTVE de promocionar y de apoyar a la música motivó la apuesta por la emisión de la gala de los Premios ODEÓN (antes Premios Amigo), el lunes 20 de enero por La 1, en directo y en la franja horaria de máxima audiencia -señala el texto del ente público-. Desgraciadamente el resultado de dicha gala, realizada y producida por Agedi, estuvo muy alejado de los estándares de calidad que exige RTVE en sus programas".

La respuesta de Agedi fue tan rápida como, quizás, inconsistente. "La naturaleza del directo conlleva la posibilidad del error técnico, nunca deseado, pero intrínsecamente asociado a una propuesta viva y espontánea, tal y como lo es la música en directo", señalaba el comunicado de la entidad, que calificaba como "noticia inesperada" la petición de explicaciones de la RTVE.

La factura técnica de la gala estuvo, en efecto, tan alejada de esos estándares de calidad que el veterano periodista musical Diego A. Manrique la lapidó en Twitter con uno de sus habituales disparos certeros: "Lo penoso no es que la industria musical se dedique a, cómo decía Tarantino, chuparse mutuamente los genitales. Lo terrible de los #PremiosOndeon es que se demuestre que ni siquiera saben hacerlo bien".

Sin embargo, ha sido un texto del también veterano músico Coque Malla, distribuido a través de sus redes sociales, el que ha concitado múltiples adhesiones por parte de compañeros de profesión.

Con notable elegancia, el que fuera líder de Los Ronaldos, que el pasado año firmó uno de los mejores discos de su trayectoria en solitario, ¿Revolución?, agradecía a Agedi el hecho de "tener el valor de poner en pie algo tan brutalmente difícil de armar y que deje contento a todo el mundo", aunque se permitía "un pequeño apunte a propósito de la credibilidad, ese pez tan resbaladizo y difícil de atrapar...".

"Unos premios de la música, en los que en el escenario no haya ni el menor rastro, ni el más mínimo guiño, pequeño homenaje o vídeo, un premio especial, mención, agradecimiento, y mucho menos presencia física en forma de actuación, nominación, entrega de premio -y muchísimo menos aún en forma de premiado-, de gente de la talla de, ni más ni menos que Kiko Veneno, Santiago Auserón, Iván Ferreiro, Love of Lesbian, Loquillo, 091, Xoel López, Fito y Fitipaldis, Josele Santiago, Zahara, Anni B. Sweet, Luz Casal, Miren Iza, Amparanoia, Robe Iniesta, Depedro, Dorian, León Benavente, Jaime Urrutia, Kase. O, Vetusta Morla, Sidonie, El Drogas, Viva Suecia, La habitación Roja, Los Zigarros, Miss Cafeína, El Kanka, Sidecars, Enrique Bunbury [...] -escribía Coque Malla- jamás van a conseguir un mínimo de credibilidad. Y sin credibilidad, no hay fiesta de la música española que valga".

Entre las muchas reacciones a este texto figura la del cantante de Love of Lesbian, Santi Balmes, que apuntaba en Twitter, quizás expresando el sentir de tantos músicos y aficionados a la música: "Con respecto a lo que ha dicho mi querido Coque Malla sobre los premios Odeón estoy 100% de acuerdo. Sin embargo yo no albergo esperanza alguna de posibles cambios. Ninguna. Cero. Lo digo con la tranquilidad de quien se sabe en el otro lado. ¿Caminito y manta o pasarela y traje?".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios