TEATRO DE LA MAESTRANZA | TEMPORADA 2020-21 'Carmen' regresa al Maestranza en los tiempos del Covid-19

  • El Teatro aplaza al lunes, día del estreno, la decisión final sobre la representación de la ópera de Bizet en el montaje de Calixto Bieito debido a un brote de contagios 

Presentación de 'Carmen' en el escenario del Teatro de la Maestranza.

Presentación de 'Carmen' en el escenario del Teatro de la Maestranza.

En el 30 aniversario del Maestranza y 29 años después de que Teresa Berganza la representara aquí por última vez, Carmen regresa al coliseo lírico sevillano en un montaje moderno con el sello de Calixto Bieito y un doble reparto en el que sobresalen la mezzo georgiana Ketevan Kemoklidze como la cigarrera y la primera mujer que dirige una ópera en este espacio escénico, la maestra estona Anu Tali (Tallin, 1972).

Sin embargo, el estreno del próximo lunes puede verse afectado por las medidas de seguridad que el teatro que dirige Javier Menéndez ha tomado tras detectarse una serie de casos de Covid-19 en miembros del coro, la figuración y el equipo técnico. Ninguno de los cantantes solistas ha dado positivo -son los únicos que ensayan sin mascarilla-, por lo que todos ellos participaron este jueves en la presentación a los medios de este montaje que, si la pandemia no lo impide, se verá con un 60% del aforo en ocho funciones rodeadas de una enorme expectación los días 24, 25, 27, 29 y 30 de mayo, y 1, 3 y 5 de junio. La pandemia ha impedido que la coproducción prevista entre el Teatro de la Maestranza y la Ópera de Roma se llevara a cabo por lo que Menéndez ha optado por ofrecer, como clausura de la temporada lírica, la aclamada producción de Bieito para el Gran Teatre del Liceu en coproducción con la Fondazione Teatro Regio de Turín, Fondazione Teatro Massimo de Palermo y La Fenice de Venecia.

El Maestranza ha puesto en cuarentena desde comienzos de esta semana a todos los implicados en el montaje, "que permanecerán en casa cinco días más hasta que el lunes por la mañana se realicen nuevos tests a todos ellos", desveló Menéndez. Si el lunes no hay ya ningún caso positivo, subirá el telón de esta Carmen que es "toda una sucesión de hits musicales" y uno de los títulos vinculados a Sevilla más demandados. La acción no se ambienta aquí en la capital andaluza sino en una ciudad fronteriza del sur (puede ser Melilla, Almería o Málaga, apuntaba Joan Anton Rechi, responsable de la reposición de la puesta en escena).

Ketevan Kemoklidze (de rojo, en el centro) flanqueada por Sébastien Guèze y la directora Anu Tali. Ketevan Kemoklidze (de rojo, en el centro) flanqueada por Sébastien Guèze y la directora Anu Tali.

Ketevan Kemoklidze (de rojo, en el centro) flanqueada por Sébastien Guèze y la directora Anu Tali. / Juan Carlos Vázquez

Rechi y Menéndez destacaron el esfuerzo mayúsculo que todos los intérpretes han hecho para proteger las ocho funciones, a las que pone música la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla, muy elogiada por Anu Tali. Tanto ella a la batuta como los cantantes se han marcado el reto de estrenar el lunes sin poder celebrar los últimos ensayos -ni siquiera el general- de estas funciones que patrocina la Fundación La Caixa. Desde el inicio de la producción se han realizado más de 800 tests de antígenos a todo el equipo, precisaron desde el Maestranza.

En la versión de Calixto Bieito, que estrenó en 1999 en el Festival de Peralada (Girona) su primera aproximación a Carmen, revisada años después para esta coproducción del Liceo, no veremos ni la fábrica de tabacos de Sevilla ni la Plaza de Toros porque aquí la escena está ocupada por estraperlistas de la década de 1970, un regimiento de legionarios y viejos Mercedes donde se transporta el contrabando. El mensaje de libertad y emancipación femenina así como la denuncia de la violencia de género siguen siendo, según Rechi, "rabiosamente actuales". Bieito, que no pudo acudir a Sevilla por estar dirigiendo en Amsterdam, también recalcó al equipo del Maestranza la vigencia de su propuesta: el más prolífico de los directores operísticos españoles viajó con su equipo a la frontera entre Ceuta y Marruecos hace más de tres décadas para inspirarse.

Esta 'Carmen' transcurre en una ciudad fronteriza con contrabandistas y legionarios hacia 1970

Ketevan Kemoklidze (Carmen), Sébastien Guèze (Don José), Simón Orfila (Escamillo) y María José Moreno (Micaela) encabezan el primer elenco de Carmen que debuta el próximo lunes y el martes defenderán esos roles la española Sandra Ferrández como la cigarrera junto a Antonio Corianò, Jean-Kristof Bouton y Raquel Lojendio.

Menéndez explicó que el Maestranza no cuenta "con un plan B" pero "podría retrasar otros cinco días el estreno y tratar de reagrupar representaciones" si el lunes persistieran los casos positivos.

El montaje huye de los tópicos y plantea un escenario vacío y unos espacios abiertos presididos por el calor y la luz del sur. "Es una Carmen basada en el trabajo actoral y la psicología de los personajes, con las emociones a flor de piel -desgranó Rechi-. Una Carmen muy española que no cae en el folklorismo ni en el cliché de lo español porque no es un montaje a lo Disney donde las mujeres venden naranjas en el mercado vestidas con bata de cola como si se fueran luego a la Feria de Sevilla. Y es que ni Mérimée ni Bizet habían venido a este país y dejaron volar su fantasía. Y claro que es muy especial hacerla aquí en Sevilla, es como ver a los Beatles en Liverpool".

Anu Tali aseguró, por su parte, que "esta producción es muy dinámica desde el punto de vista teatral y nos toca muy de cerca como personas y como sociedad. Además los dos elencos son muy interesantes y cada función será diferente. Lo que me apasiona es que la música de Bizet subraya ese discurso teatral, es el soporte que dinamiza lo que ocurre en el escenario". Tali compartió el espíritu animoso del resto del elenco: "Hemos trabajado tanto que, aunque nos saltemos estos últimos ensayos, estamos muy preparados para ir directamente al estreno".

La rueda de prensa se celebró entre los Mercedes que usan los contrabandistas de esta 'Carmen'. La rueda de prensa se celebró entre los Mercedes que usan los contrabandistas de esta 'Carmen'.

La rueda de prensa se celebró entre los Mercedes que usan los contrabandistas de esta 'Carmen'. / Juan Carlos Vázquez

"No necesitamos ver a Sevilla en el escenario para que esta ópera sea apabullante desde que Carmen canta la Habanera junto a una cabina de teléfono rodeada de militares", incidió Javier Menéndez, asomado entre los Mercedes que singularizan esta producción, varios de ellos recuperados de desguaces y tuneados para la ocasión.

Ketevan Kemoklidze redundó en esa idea. "Llevo cinco años viviendo en España y estoy absolutamente feliz de hacer Carmen en Sevilla porque diría que un cuarto de mi vida es sevillana, ya que he cantado más de cien funciones de El barbero de Sevilla y otras tantas de esta ópera. Carmen es eterna: no depende de un período, ni de una ubicación geográfica concreta. Carmen es una mujer fuerte, que sabe lo que quiere".

Al tenor francés Sébastien Guèze, que interpreta a su enamorado y posterior maltratador en el primer elenco, le interesa mucho "la evolución" de su personaje. "Don José es el resultado de lo que le ha ido pasando en cada acto. En el primero parece un chico que interioriza sus emociones y resulta simpático, en el segundo empiezas a ver cosas un poco raras, en el tercero tiene ya actitudes violentas y en el cuarto se revela como un psicópata. Representar toda esa transformación es fascinante". Como él, la otra Carmen, Sandra Ferrández, celebra "el gran trabajo psicológico que hay en esta propuesta tan teatral de Bieito y Rechi porque estamos ante un drama con todas las de la ley que, por desgracia, sigue pasando", lamentó la española.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios