NOISE OF OUR TIME | Crítica

Juego de extremos

  • Se publica un notable disco suscrito por cuatro de los más descollantes improvisadores del jazz actual

La pianista suiza Sylvie Courvoisier. La pianista suiza Sylvie Courvoisier.

La pianista suiza Sylvie Courvoisier. / D. S.

Aunque algunos ya habían colaborado anteriormente en dúos o proyectos como Shelter o Battle Pieces, tuvo que ser la residencia del saxofonista Ken Vandermark en el neoyorquino club de jazz The Stone -dirigido artísticamente por John Zorn- en 2016 la que actuara de definitivo punto de contacto entre nuestros cuatro protagonistas.

La trompeta de Nate Wooley, la pianista suiza Sylvie Courvoisier y el batería Tom Rainey se sumaron a un proyecto que pudo concretarse el 17 de agosto de 2017 en los estudios Oktaven Audio de Nueva York: cuatro personalidades conectadas por su pasión por el jazz libre, con estimadas y longevas trayectorias personales a sus espaldas y volcadas en un primer programa conjunto que evidencia la avenencia y el espíritu colaborativo de sus discursos. De hecho, Courvoisier, Vandermark y Wooley se reparten cada uno tres de las nueve composiciones que conforman este explícitamente titulado Noise of Our Time.

Por más que el ruido pueda alarmar en exceso al talibanismo, el álbum discurre por una concertada combinación de estructura compositiva y abierta improvisación. Tesis e intuición conviven en un espacio creativo que igual es capaz de ajustarse al fraseo al unísono que discurrir sobre disonancias y silencios, a modo de desplegado abanico donde encajar organización y solo.

Armonía y melodía también se prestan a este juego de extremos en un intento de alejarse de corrientes al uso sumando el mayor número de recursos a su paleta. De este balanceo entre fricciones y templanzas sale favorecida una música imprevisible y amiga de la sugerencia antes que de la evidencia; hija de un lugar y tiempo que -atendiendo a la cita del pintor germanoamericano Josef Albers que abre el libreto del álbum- insiste en advertirnos que "en el arte, tradición es crear, no revivir".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios