GRAN PREMIO DE ESPAÑA DE MOTOCICLISMO

Un lustro para una victoria soñada

  • Marcos Ramírez cumple cinco años desde su estreno en el Mundial de Motociclismo. El conileño ya subió al podio de Jerez en 2018 y ahora “busca la victoria”

El piloto de Conil celebrando su tercer puesto en Jerez en la prueba del pasado año. El piloto de Conil celebrando su tercer puesto en Jerez en la prueba del pasado año.

El piloto de Conil celebrando su tercer puesto en Jerez en la prueba del pasado año.

“Remontadas más grandes he hecho”. El año pasado Marcos Ramírez (Conil, 1997) vivía en Jerez uno de los fines de semana más agridulces de su corta, pero intensa, carrera. El joven piloto conileño llegaba a la primera cita europea del Mundial de MotoGP con la rabia del joven que quiere ganar en casa, pero una mala clasificación le obligaba a salir en carrera desde las últimas filas de la parrilla de salida. Lo dijo con rabia: “Remontadas más grandes he hecho”. Y así fue. En una polémica e intrépida carrera, Ramírez acabó tercero y terminó subiendo por primera vez al podio en la que es su casa, Jerez.

La carrera de Ramírez es la de una remontada constante. Desde que en 2008, con tan sólo 10 años, se estrenara en el trazado jerezano como líder destacado de la Copa Mini GP Andalucía -campeonato que por cierto ganó en el Circuito- hasta la próxima carrera de este fin de semana en Moto3, ha sido mucho lo que ha tenido que superar el joven piloto gaditano.

Un debú inesperado 

El estreno de Marcos tuvo lugar, como no podía ser de otra manera, en Jerez. En mayo de 2014, hace cinco, y contando con tan sólo 16 años (cumplía 17 en diciembre), Ramírez fue 'wild card' en el Gran Premio de España con el Calvo Team Laglisse a lomos de una KTM. La imperante valentía de la juventud le jugó una mala pasada en su estreno… Y los nervios suponemos que también. Salió desde el vigésimo primer puesto y se colocó el décimo quinto en los primeros metros, pero problemas técnicos de la moto obligaron al conileño a bajar el ritmo y perder posiciones, pero el objetivo era otro: “El objetivo en mi primera carrera en el Mundial era pasar por línea de meta”. Y así fue.

Marcos Ramírez debutó a tiempo completo en el Mundial de Moto3 en el año 2016, enganchándose al campeonato a partir de la cita de Austria dentro del equipo Platinum Bay Real Estate sobre una Mahindra. Fue una primera prueba de fuego complicada, en un equipo por el que ya habían pasado Danny Webb y Karel Hanika, y en el que compaginó las seis pruebas del Mundial de Moto3 con el FIM CEV.

2017 fue su punto de inflexión. Con maquinaria KTM, el conileño logró su primer podio mundialista en Alemania, regresando al podio en Valencia para consolidarse como el mejor piloto KTM del campeonato gracias a su octavo puesto en una temporada dominada por Joan Mir. Fue el año en el que rozó su sueño de hacer podio en Jerez con los dedos.En un fin de semana en el que Ramírez fue de menos a más, el piloto del Platinum Bay Real Estate dominó la prueba jerezana e incluso lideró la prueba durante la mayor parte de las vueltas, aunque finalmente se tuvo que conformar con cruzar la meta en cuarta posición tras una intensa batalla con Romano Fenati, Joan Mir y Arón Canet. Lo que parecía la guinda a un gran fin de semana, no pudo ser, dejándole con la miel en los labios.

Pero el mayor de sus éxitos en Jerez lo vivió Ramírez hace un año. Como siempre, el de Conil fue de menos a más durante el fin de semana. Llegaba cómodo tras un buen inicio de campeonato -a pesar de la caída que sufriera en el GP de Las Américas- y quería destacar en la cita jerezana. Su talón de Aquiles, los clasificatorios, no le dejaron más que salir desde el puesto 18. “Hay que remontar”. Y así fue. Tras una intensa carrera con demasiados incidentes, el de Conil cruzaba la meta en cuarta posición. Sin embargo, lograba subir al cajón tras imponer Dirección de Carrera una sanción a Alonso López por exceder los límites de pista. Marcos Ramírez conseguía después de 32 años de Gran Premio en Jerez que un andaluz pisara el podio mundialista en este trazado.

A ganar “en casa” 

La temporada arrancó ilusionante para Ramírez. El conileño llega al Gran Premio de España en octava posición con 24 puntos, a 19 de la dupla que lidera Moto3, Arón Canet y Jaume Masiá. Un cuarto puesto en el inaugural Gran Premio de Qatar en una carrera en la que incluso pudo ganar fue el inicio soñado, pero su estreno ha ido a menos. Noveno en Termas de Río Hondo y decimosegundo en el GP de Las Américas.

“Voy a intentar ganar la carrera en casa” recordaba recientemente en alusión a la cita jerezana. La ilusión no se la quita nadie, ya que tiene claro que “el equipo y yo queremos ganar el Gran Premio de España”. Argumentos tiene y los datos son halagüeños: Cuarto en 2017, tercero en 2018. ¿Subirá a los más alto en 2019.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios