Emisiones de coches

Opel afronta la llegada de la nueva normativa WLTP de medición de los consumos con los deberes hechos

  • La firma alemana asegura tener 90 versiones que cumplen con el WLTP, la nueva normativa que medirá los consumos y las emisiones los coches a partir de septiembre.

Opel afronta la llegada de la nueva normativa WLTP de medición de los consumos con los deberes hechos Opel afronta la llegada de la nueva normativa WLTP de medición de los consumos con los deberes hechos

Opel afronta la llegada de la nueva normativa WLTP de medición de los consumos con los deberes hechos

A partir del próximo 1 de septiembre de 2018 la industria del automóvil sufrirá uno de los mayores cambios de los últimos años. Y Opel es uno de los fabricantes que mejor ha hecho sus deberes para que esta nueva transformación no le pille a contrapié.

El principal cambio que tienen los fabricantes ahora es que, desde el 1 de septiembre de 2018, el sistema de medición de consumos y emisiones es completamente nuevo. Si antes nos regíamos por un sistema conocido como NEDC, la Unión Europea ha decidido que este ciclo NEDC, quedaba muy alejado de los consumos reales de los coches.

De ahí que haya impuesto una nueva forma de medir el gasto de combustible, una normativa de nueva creación que pasa a llamarse WLTP. ¿Y qué diferencia hay?, te preguntarás. Pues básicamente en que el sistema que mide los consumos ahora simula unas condiciones más parecidas a la realidad del día a día que el anterior sistema.

Por ejemplo el WLTP ahora mide hasta una velocidad máxima de 130 km/h cuando antes el NEDC sólo lo hacía de 120 km/h. Y también han cambiado otros parámetros como la velocidad media, que ahora es de 46,5 km/h en lugar de los 34 km/h de antes; o el recorrido, que antes medía sólo 11 kilómetros y ahora mide 23,2 kilómetros.

Con esto lo que se pretende es que las cifras de consumo oficiales de los fabricantes sean más parecidas a la realidad.

Además, a esto hay que añadir que también cambia la normativa que fija el límite de emisiones. Se trata de la normativa Euro que se irá endureciendo hasta 2019, año en el que entra en vigor la Euro6d-Temp, que además tiene como obligación recoger las emisiones de los coches en condiciones reales de conducción.

¿Y esto en qué se traduce?

Pues principalmente en que es más que probable que el precio de los coches aumente a partir del  1 de septiembre de 2018. Como esta nueva forma de medir los consumos WLTP desembocará en mayores cifras de CO2, es muy probable que cambie el tipo impositivo y los numerosas versiones pasen de no pagar impuesto de matriculación, por estar por debajo de los 120 gramos de CO2 a tener que pagarlo.

No obstante, dentro de esta nueva carrera a la que se enfrentan los fabricantes existen algunas marcas como Opel que aseguran tener los deberes hechos, fruto de un esfuerzo realizado desde hace ya varios meses.

En este sentido Opel afirma que hasta cerca de 90 versiones de su gama ya cumplen con la normativa WLTP. Y no sólo eso, sino que también aprueban la futura normativa de emisiones Euro6d-Temp que no entra en vigor hasta la segunda mitad de 2019.

En este sentido Opel señala que su gama de SUV, todocaminos y crossovers es una de las mejores preparadas para la llegada de la nueva normativa.

En este sentido, entre los motores que ya cumplen con la normativa Euro 6d-Temp destacan varios de gasolina y diésel.

Comenzando por los gasolina, tenemos el 1,2 Puretech, un motor de tres cilindros con dos niveles de potencia: 110 y 130 CV. Este motor está disponible en el Crossland X con el cambio manual de seis marchas y en el Grandland X con el cambio automático AT-8, firmado por la japonesa Aisin.

Otro motor que también cumple con la Euro 6-d Temp es el 1.4 de gasolina con 120 CV y cambio manual de seis marchas, una mecánica que está a la venta con el Mokka X.

Por último, están los diésel. Se trata del 1.5d de 102 CV con el cambio manual de 6 marchas disponible en el Crossland X. Este mismo motor 1.5d también está disponible pero con 130 CV en el Grandland X. Y por último, a ellos hay que sumar el Mokka X con el diésel 1.6d de 136 CV.

Todos ellos, por tanto, forman la selección de Opel para afrontar esta nueva normativa de consumos y contaminación que está a las puertas.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios