Rueda de prensa previa al España-Marruecos

Hierro, ¿conservador u osado?

  • El seleccionador, con apenas semana y media en el cargo, afronta el primer examen final que determinará su propuesta

  • El técnico debe decidir si refresca el equipo de cara al futuro

Fernando Hierro en rueda de prensa. Fernando Hierro en rueda de prensa.

Fernando Hierro en rueda de prensa. / EFE

Apenas lleva semana y media como seleccionador español, pero el partido ante Marruecos mostrará qué tipo de propuesta quiere Fernando Hierro para su equipo: ¿conservador u osado?

España se juega no sólo la clasificación para los octavos de final del Mundial de Rusia, que tiene en su mano salvo catástrofe de enormes dimensiones, sino un reto mayor: terminar como primera y enseñar a sus rivales que va a por todas.

Hasta ahora, poco se pudo ver del Hierro entrenador, como consecuencia lógica de las prisas con las que obtuvo el puesto tras el inesperado despido de Julen Lopetegui a dos días del debut de España en el Mundial.

Si ante Portugal aplicó con inteligencia el plan previsto por el anterior seleccionador, ante Irán su equipo dejó extraordinarias dudas. Ganó por 1-0, tembló en algunos momentos de la segunda parte y el plan de situar a Lucas Vázquez como extremo no acabó de funcionar del todo.

Dentro de un Mundial tan loco, la lógica más aplastante obliga a pensar en dos cuadros antagónicos y es indudable que el mejor futuro de España estaría a priori en irse a una parte del cuadro en la que podría tener a Rusia en octavos y a Croacia en cuartos.

Eso no es más que pura especulación a estas alturas, pero sin embargo bien haría España en abonar el terreno a la espera de obtener cosecha si los resultados que desea se dan. Y eso es lo que tiene que procurar ante Marruecos, al que está obligado a ganar, y por goles ante la probabilidad de quedar igualado a puntos con Portugal, como ahora está.

Es hora de comprobar si Hierro va a por todas o asume un perfil más conservador. Si vive únicamente el presente o si piensa más allá. Si decide refrescar al equipo con dos o tres novedades, o si por el contrario se mantiene fiel a un bloque básico con los veteranos al frente.

En la recámara permanecen futbolistas como Thiago Alcántara, Marco Asensio, Saúl Ñíguez o Iago Aspas, jugadores apenas utilizados en este Mundial después de ser referencias importantes en sus respectivos equipos.

Por otra parte, está la gestión de los esfuerzos dentro de una selección con varios futbolistas veteranos. Empezando por Andrés Iniesta, de 33 años, y a quien se le vio un poco bloqueado y falto de energía ante Irán. No habrá muchas oportunidades más para que descanse.

Con Sergio Busquets también hay riesgo porque tiene una tarjeta amarilla y se perdería unos hipotéticos octavos de final si ante Marruecos ve una segunda cartulina.

"Estamos como para regalar", dijo Hierro al respecto cuando fue preguntado por si le daría descanso pensando que hasta los cuartos de final los jugadores amonestados no limpian sus tarjetas. Una frase que alimenta la fama de conservador que tiene el actual seleccionador español salvo que la desmienta ante Marruecos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios