Mundial 2018 Rusia

La confianza, el mayor enemigo de la 'celeste'

  • Los de Tabarez tienen el pase a octavos a la mano, pero recelan de un rival humillado en el debut

Edinson Cavani. Edinson Cavani.

Edinson Cavani. / KHALED ELFIQI / efe

La ilusión se mezcla con el desconcierto: Uruguay, equipo acostumbrado al sufrimiento y las gestas, afronta en una situación de inusual calma su segundo partido en Rusia 2018 ante Arabia Saudí en Rostov del Don, en el que puede dejar más que encaminada su clasificación a octavos de final.

Y todo invita a confiar. En un Mundial de sorpresas, la celeste fue de los pocos que cumplió lo esperado y ganó en el debut ante Egipto. El MaestroÓscar Tabárez tiene a los 23 en forma y animados. Y hoy espera un rival con la moral hundida después de que Rusia le propinara un 5-0 en la inauguración. ¿Está todo hecho?

La bicampeona del mundo insiste en que no. "Esperamos un partido duro, del estilo de todos los que se han jugado hasta ahora en esta primera fecha del Mundial", dijo Tabárez, a sus 71 años un veterano que sacó sobre todo una lección de su larga carrera: "Hay que estar preparado para todo en el fútbol".

Rusia 2018 lo demostró con diversas sorpresas. Favoritos como Brasil o Argentina no pasaron del empate en su estreno e incluso la campeona Alemania cayó ante México. "Quizás es una característica en este Mundial", señaló Tabárez. "Todos los que vinieron tienen algo que mostrar".

Nadie olvida tampoco que el debut con Egipto dejó aspectos por mejorar. Uruguay tuvo sus dificultades para doblegar a su rival y el partido no se definió gracias a Luis Suárez o Cavani, una de las duplas ofensivas más temibles, sino por un cabezazo de Giménez y a un minuto del final. Se espera que Tabárez introduzca cambios. En particular para buscar más fluidez en el mediocampo, el sector del equipo más joven y en construcción, y facilitar así que el balón llegue más claro a los delanteros estrella.

Los movimientos en los entrenamientos invitan a pensar en dos: la entrada de Cristian Rodríguez y de Carlos Sánchez por De Arrascaeta y Nahitan Nández. Ambos dieron ya más movilidad al equipo al entrar ante Egipto y Sánchez lanzó el centro que terminó en gol.

Arabia Saudí parece el rival indicado para el despliegue charrúa. El equipo dirigido por Juan Antonio Pizzi llegó a Rusia tras dos mundiales ausente y soñando con repetir su actuación de 1994, cuando llegó a octavos. Pero la aparatosa derrota ante la anfitriona en el debut complicó pronto ese objetivo. "No estuvimos ni cerca de hacer lo que hicimos en partidos anteriores", dijo un decepcionado Pizzi. ¿Mostrarán los saudíes otra cara? Nada se puede descartar en el Mundial de las sorpresas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios