Mundo

Asesinado el Gobernador de la mayor provincia de Pakistán

  • Salman Taseer, líder político del Punjab, fue tiroteado en Islamabad en plena crisis del Gobierno de coalición.

El gobernador de la provincia paquistaní oriental de Punyab, Salman Tasir, blanco de los odios islamistas, fue asesinado en Islamabad, escenario durante las horas previas de una frenética actividad política por la crisis parlamentaria de la que el Gobierno está intentando salir indemne.

Tasir se hallaba cerca de su vehículo, aparcado en el céntrico mercado de Kohsar, que aloja cafeterías y restaurantes, cuando uno de sus guardas disparó contra él y acabó en el acto con su vida a las 16.00 horas locales (11.00 GMT), informó una fuente policial.

El gobernador, diana de las críticas de los clérigos integristas por su vocal oposición a la ley antiblasfemia de Pakistán y su apoyo a la campesina cristiana condenada a muerte bajo esta norma, Asia Bibi, recibió hasta nueve disparos.

Las televisiones mostraron imágenes del lugar de los hechos, con un reguero de sangre al lado de un coche con impactos de bala.

El titular de Interior, Rehman Malik, confirmó en una comparecencia ante la prensa que el guarda, identificado como Malik Mumtaz Hussain Qadri, pertenece a las fuerzas de seguridad punyabíes y tiene 26 años.

"Durante la investigación, determinaremos si (el asesinato) fue una decisión personal o alguien lo instigó", declaró el ministro.

Fuentes policiales citadas por los canales de televisión Geo y Express precisaron que Qadri, que se entregó tras el asesinato a la Policía, estaba integrado en las fuerzas de élite de Rawalpindi, ciudad vecina de Islamabad.

Desde la muerte de la ex primera ministra Benazir Bhutto en Rawalpindi en diciembre de 2007, no se había registrado otro asesinato de una figura política paquistaní de primera línea.

También militante del gobernante Partido Popular (PPP) y próximo al viudo de Benazir, el presidente Asif Alí Zardari, Tasir había intentado interceder en el caso de Bibi, condenada a muerte por una corte distrital por proferir una supuesta blasfemia contra Mahoma.

Pese a que se mostró seguro de que Bibi recibiría el perdón presidencial, el caso siguió por los cauces de la Justicia ordinaria y se halla actualmente en el Tribunal Superior de Lahore.

En las manifestaciones islamistas que se convocaron contra la intención del Gobierno de enmendar la ley antiblasfemia, se lanzaban algunas proclamas contra Tasir, convertido junto al ministro de Minorías, Shahbaz Bhatti, en la cara visible de los protectores de las minorías religiosas en Pakistán.

El primer ministro, Yusuf Razá Guilani, condenó el atentado, anunció tres días de luto por su muerte, ordenó un funeral de Estado y la cancelación de todos los actos oficiales.

Tasir era gobernador de Punyab, un cargo de carácter ceremonial (el poder ejecutivo recae sobre el jefe del Gobierno provincial), pero era una figura destacada en el panorama político paquistaní.

El ataque terrorista tuvo lugar justo cuando el líder opositor Nawaz Sharif se dirigía a la prensa en otro punto de Islamabad para explicar la estrategia de su partido en la actual crisis política, que ha dejado al partido de Tasir, el PPP, sin la mayoría absoluta necesaria en el Parlamento para sacar adelante su programa.

Tras la reunión de la cúpula de su formación, la Liga Musulmana-N, Sharif dijo que esperará 45 días para ver si hay "progreso" en los planes del Gobierno, al que pidió que tome medidas como luchar contra la corrupción y detener la inflación, algo a lo que debe responder en tres días.

De lo contrario, Sharif amenazó con unirse a las fuerzas de la oposición o incluso forzar la salida del PPP de la provincia de Punyab, donde está aliado con su Liga-N.

Un portavoz de la Liga-N, Sidiq Faruq, aclaró en declaraciones a Efe que el plazo para que el Gobierno responda a su "ultimátum" será ampliado a seis días debido a la muerte de Tasir y subrayó que, en todo caso, su partido no se unirá al Gobierno.

"Preferimos que este Gobierno del PPP complete su mandato constitucional de cinco años, pero si no puede, no le ayudaremos", resumió.

El PPP se quedó sin la mayoría absoluta tras la salida del Gobierno de un partido religioso y sobre todo del Muttahida Quami Movement (MQM, 25 escaños).

La formación gobernante está intentando granjearse ahora el apoyo de la tercera fuerza del país, la Liga Musulmana-Q (50 asientos), que se hallaba reunida en el momento del asesinato del gobernador, tras lo cual la actividad política quedó paralizada.

Pese al carácter simbólico de su cargo, el activo Tasir intervenía en todas las polémicas y la última crisis política que le tocó vivir no fue una excepción.

"El apoyo del presidente Zardari al primer ministro ha silenciado una vez más los rumores de escisión de la cúpula del PPP. El Gobierno se queda hasta 2013", vaticinó en su último mensaje en la red social Twitter.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios