Mundo

Luz verde al segundo 'impeachment' a Trump a días de su adiós

  • La Cámara de Representantes, con el apoyo de diez republicanos, abre la vía a un juicio político en el Senado por "incitación a la insurrección" tras el asalto al Capitolio

Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU. Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU.

Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU. / Jim Lo Scalzo / Efe

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó esta noche la apertura del segundo impeachment a Donald Trump a sólo siete días de su marcha y de la toma de posesión del demócrata Joe Biden como nuevo presidente de EEUU, por el asalto por parte de una turba jaleada por el aún inquilino de la Casa Blanca al Capitolio y que tuvo un fatal desenlace con cinco muertos.

La decisión tomada este miércoles en la Cámara de Representantes, respaldada por una decena legisladores republicanos, es histórica al convertirse el magnate neoyorquino en el primer dirigente del país que se somete a dos juicios políticos.

Trump estaba acusado de "incitar a la insurrección", una semana después de que sus seguidores entraran por la fuerza en el Capitolio y detuviera momentáneamente el proceso de certificación de la victoria de Biden en las elecciones. Aunque un número considerable de republicanos, encabezados por la congresista Liz Cheney, se adhirió a la iniciativa demócrata, una mayoría de sus compañeros de filas sostuvo que el juicio político es "temerario" e "insensato" en este momento.

El líder del partido en la Cámara, Kevin McCarthy, culpó a Trump del ataque al Capitolio, pero se opuso a la acusación por considerar que ahondará las divisiones. Trump rompió este miércoles su silencio para pedir a sus simpatizantes que no haya violencia en futuras manifestaciones.

"Ante las informaciones sobre nuevas manifestaciones, urjo a que no debe haber nada de violencia, nada de romper la ley y ningún vandalismo de ningún tipo", dijo Trump en un comunicado difundido por la Casa Blanca.

"Eso no es lo que yo defiendo, y no es lo que defiende Estados Unidos. Pido a todos los estadounidenses ayudar a rebajar las tensiones y calmar los ánimos. ¡Gracias!", añadió.

El proceso propone vetarlo para un cargo estatal o federal; "se tiene que ir", dice Pelosi

Su nuevo mensaje llega dos días después de que el FBI advirtiera de que seguidores radicales de Trump planean "protestas armadas" previstas en todos los 50 estados del país entre el día 16 y el 20, cuando tomará posesión Biden. Los grupos extremistas, que tras el cierre de miles de sus cuentas en Twitter y el bloqueo a la red social conservadora Parler han comenzado a coordinarse en aplicaciones encriptadas de mensajería como Telegram, también amenazan con un posible nuevo asalto al Capitolio o a las sedes de los Congresos estatales.

La votación favorable de la Cámara (232 síes, 197 noes y cinco ausencias) abre la vía a la apertura de un juicio político en el Senado, donde los demócratas necesitan dos tercios de los votos para enjuiciar al presidente. El republicano Mitch McConnell señaló que este se celebrará después de la ceremonia de toma de posesión, cuando Trump ya haya dejado el poder. El líder republicano no ha tomado una decisión sobre cómo votará, pero ya hay varios senadores de su partido que se han posicionado a favor de la destitución.

La presidenta de la Cámara, la demócrata Nancy Pelosi, declaró antes del proceso que el mandatario republicano es un "claro peligro" para la nación y por esa razón "se tiene que ir", antes de que Biden sea proclamado nuevo inquilino de la Casa Blanca el próximo jueves. "Sabemos que el presidente de Estados Unidos incitó esta insurrección, esta rebelión armada contra nuestro país común. Debe irse. Es un peligro claro y presente para la nación que todos amamos", sostuvo Pelosi en el debate previo a la votación.

El impeachment propone que Trump sea destituido e inhabilitado para el ejercicio de cualquier cargo público federal o estatal, y que no se le conceda la pensión de 219.000 dólares brutos anuales (180.000 euros) que perciben todos los ex presidentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios