Mundo

Los enfrentamientos entre facciones rebeldes en Siria causan 274 muertos

  • El líder de Al Qaeda en el país árabe propone un plan para acabar con estos combates desencadenados el pasado viernes y dar prioridad a la lucha contra el régimen de Al Asad

El líder de Al Qaeda en Siria, Abu Mohamed al Yulani, dirigente del Frente al Nusra, propuso ayer un plan para poner fin a los enfrentamientos entre las distintas facciones rebeldes en el norte del país, que dejan ya 274 muertos en los últimos cuatro días.

Al Yulani presentó en una grabación de audio difundida en internet una iniciativa de seis puntos que incluye, además, la creación de una comisión religiosa neutral, donde estén representados todos los grupos insurgentes, que estarán obligados a cumplir sus resoluciones.

La propuesta estipula dar prioridad a la lucha contra el régimen de Bashar al Asad, un intercambio de prisioneros, el juicio a quienes hayan participado en el derramamiento de sangre y la apertura de las carreteras cerradas por los combatientes.

De esta manera, el cabecilla del Frente al Nusra trata de acabar con los enfrentamientos desencadenados el viernes pasado entre militantes del Estado Islámico de Iraq y del Levante (Siria), relacionado con Al Qaeda, e insurgentes de otras facciones, sobre todo islamistas, en el norte del país.

Al menos 274 personas murieron en esos combates, que se desarrollan en las provincias de Alepo, Al Raqa, Idleb y Hama, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Entre las víctimas hay 46 civiles, 129 integrantes de organizaciones islamistas y 99 miembros del Estado Islámico.

El Observatorio aseguró que ambos bandos han ejecutado a prisioneros, ya que al menos 34 yihadistas que estaban en manos de otros insurgentes fueron asesinados en Yabal al Zauya, en Idleb, mientras que los extremistas han matado a decenas de islamistas que habían capturado en Alepo.

A los choques se sumaron los atentados con coches bomba, como el ocurrido el lunes en una base de los rebeldes islamistas cerca de la población de Darkush, en Idleb, donde perecieron al menos 20 milicianos.

De hecho, el Estado Islámico afirmó que centenares de sus militantes están preparados para perpetrar ataques de este tipo en esa provincia.

Según el propio Al Yulani, la respuesta a su plan para poner fin a este derramamiento de sangre fue desigual, ya que algunas facciones lo aceptaron, otras condicionaron su visto bueno a la aprobación del resto y hay quienes no respondieron.

Para el dirigente del Frente al Nusra, el responsable de la situación actual es el Estado Islámico, que la empeoró con sus actos, aunque también contribuyó, en su opinión, el hecho de que no haya soluciones religiosas a las disputas.

"La gran perdedora en este conflicto será la yihad (guerra santa) en Sham (Siria)", advirtió Al Yulani, porque "el régimen, los chiíes y Occidente se aprovecharán de la situación".

A su juicio, si las diferencias entre los rebeldes persisten podrían desembocar en un conflicto entre los yihadistas sirios y extranjeros. Por este motivo, consideró que su iniciativa supone "un salvavidas" para la yihad y es justa para todos los grupos.

No obstante, avisó de que el Frente al Nusra se defenderá en caso de que sea agredido, "sea quien sea el agresor".

La organización de Al Yulani ha participado en algunos enfrentamientos contra el Estado Islámico en la localidad de Al Raqa, junto a otros insurgentes islamistas.

El lunes, el portavoz del Ejército Libre Sirio (ELS), el coronel Qasem Saadedin, explicó a Efe por internet que estos choques forman parte de una ofensiva de su organización y del Frente Islámico, la mayor alianza de grupos rebeldes islamistas, contra el Estado Islámico por "haber traspasado todas las líneas rojas".

Saadedin acusó a los radicales de haber secuestrado y matado a ciudadanos sirios, y aclaró que la operación no es contra el Frente al Nusra, que, subrayó, no ha cometido hasta ahora violaciones contra el pueblo sirio.

El Frente al Nusra y el Estado Islámico son los dos grupos yihadistas más fuertes en el norte del territorio sirio.

En noviembre, el líder de Al Qaeda, Ayman al Zawahiri, insistió en que el Frente al Nusra es la única "filial de Al Qaeda en Siria, dependiente de la comandancia central" y reiteró la anulación del Estado Islámico de Iraq y del Levante, ya que delimitó la actividad de esta facción únicamente al territorio iraquí.

Por otro lado, al menos 19 personas murieron ayer, entre ellas dos menores, por un bombardeo de las tropas del régimen de Al Asad en Alepo, la mayor ciudad del norte de Siria, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Esta organización no gubernamental de la oposición siria aseguró que entre los fallecidos hay también un anciano y dos mujeres.

El ataque se produjo en un mercado en el barrio de Al Fardus y en el distrito de Al Salehin.

El grupo, con sede en Londres y una amplia red de activistas sobre el terreno, elevó ayer a más de 600 el número de personas fallecidas en las últimas tres semanas debido a los bombardeos de la aviación del régimen sirio en Alepo y en las localidades de su periferia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios