Mundo

La oposición recela del afán del Kremlin por hallar al asesino de Nemtsov

La búsqueda de los asesinos del líder opositor ruso Boris Nemtsov se topó ayer con la falta de pistas y la desconfianza de la oposición sobre si son auténticos los deseos del Kremlin de encontrar a los autores del sonado crimen.

"A Nemtsov lo mató el partido de la guerra: los funcionarios, las fuerzas de seguridad y todas las facciones de la Duma. Y la responsabilidad la tiene el presidente ruso, Vladimir Putin, ya que ese partido trabaja para él", aseguró ayer Sergei Mitrojin, líder del partido liberal Yabloko.

Tres días después del asesinato del político de mayor rango desde la caída de la Unión Soviética (Nemtsov era dirigente opositor y fue viceprimer ministro con Boris Yeltsin), la indignación sigue a flor de piel, pero las pesquisas no avanzan.

La joven ucraniana que acompañaba al político ruso cuando lo mataron la noche del viernes negó ayer que hubiera visto a los asesinos. Anna Duritska, quien paseaba con el opositor en un puente situado frente a la catedral de San Basilio (plaza Roja) y a quien las fuerzas de seguridad rusas impidieron abandonar el país, únicamente acertó a ver "un coche de color claro".

La modelo, cuyo abogado descartó la posibilidad de que se someta al polígrafo, negó que Nemtsov hubiera recibido amenazas por celos, aunque, según su abogado, el opositor recibió amenazas de muerte.

El Comité de Instrucción de Rusia, que ofreció tres millones de rublos (unos 44.700 euros) por "información valiosa", maneja numerosas hipótesis sobre los motivos del asesinato. Los investigadores no descartan que sea un intento de desestabilizar la situación en Rusia ni que fuera un caso de venganza personal.

En cambio, los opositores no dudan en tachar el caso de "asesinato político" enmarcado en la campaña de las autoridades contra los nuevos enemigos del pueblo ruso: los que se oponen a la injerencia del Kremlin en el conflicto ucraniano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios