arte

Adelanto de lo que está por venir

  • La escena de otoño traerá consigo numerosas muestras que se ubicarán en salas como La Empírica, el Espacio Santiago Collado o La Madraza

La Granada expositiva atrasa cada vez más su apertura tras el cierre por vacaciones. Parece que, también en lo artístico hay que esperar a que transcurra el día de la Virgen para que, ahora como antaño, la ciudad -recobre su pulso habitual y el curso se haga una realidad. Mientras tanto conformémonos con lo poco que ha dado el verano y que no es nada más que los saldos de la temporada pasada.

Todavía subsiste la gran muestra que cuenta la historia de aquella fructífera amistad entre el pintor vasco Ignacio de Zuloaga y el Falla más granadino. El Palacio de Carlos V se ha llenado con los vestigios de una relación que fu intensa y que sirvió para que Zuloaga, entre otras cosas, realizara la escenografía de la obra de don Manuel "EL Retablo de Maese Pedro" del que, además de los dibujos, se presentan cuatro cabezudos y siete marionetas realizadas por el pintor guipuzcoano con la colaboración de máxime Dhetomas, el que fuera pintor y gran amigo de Toulouse-Lautrec. En la muestra se puede apreciar, también, espléndidas pinturas que fueron hitos en la carrera de su autor: "Torerillos de Turégano", "Desnudo del clavel rojo" y el conocidísimo "Retrato de Manuel de Falla". La exposición, "Zuloaga y Falla. Historia de una amistad", nos muestra, así mismo, aportaciones de Falla a esa incesante colaboración entre dos artistas que, en Granada, se vio reflejada con la participación de ambos en aquel famoso Concurso del Cante Jondo de 1922.

Muy importante respecto a lo que 'aún existe' es la muestra "Punto de inflexión", donde se presenta la última promoción de los alumnos de la Facultad de Bellas Artes de Granada, en la que se pueden atisbar muchas de las buenas cosas que se generaran en la que es la Factoría del antiguo Manicomio. Exposición que comparte el espacio del Palacio de los Condes de Gabia con la del joven Álvaro Albaladejo, "El ojo y el vértice", muestras que son el preludio de dos acontecimientos que están por llegar: la del pintor granadino Ricardo García, con su proyecto "Melancolía", comisariado por Óscar Alonso Molina, uno de los críticos más lúcidos y serios de España. Junto a ella, la Sala Ático se llenará con la obra de Iván López Izquierdo.

Siguiendo con el programa que se configura en la Diputación Provincial granadina y que coordina Paco Baena, no podíamos olvidarnos de la segunda exposición que conforma la idea de relacionar la obra de José Guerrero con la de algunos de los artistas granadinos más importantes del momento. Después de José Piñar y su "Detrás de la línea, por favor", ha tocado el turno a Jesús Zurita que con "Raja y grieta. El aire en Guerrero"establece un profundo diálogo mediante una serie de murales realizados para esta exposición, que sintonizan con la vibrante composición de un Guerrero exultante y que Zurita aprehende para posicionar una pintura íntima, equilibrada y llena de magia.

Cuando esta última exposición termine - dos de octubre - se pondrá en marcha la exposición "Nueva York en fotolibro", comisariada por Horacio Fernández y que presentará una colección de cuarenta y ocho libros realizados desde los años veinte y treinta hasta finales del siglo XX - también se expondrá uno en el que todavía aparecían las Torres Gemelas -, a través de los cuales se obtendrá una visión especial de la ciudad neoyorquina. También hay que señalar que en el Centro José Guerrero se llevarán a cabo, en los próximos meses, unas jornadas sobre videoclip.

Las mismas estarán coordinadas por Javier Longobardo, contarán con importantes ponentes para ofrecer una reflexión sobre la relación entre música y artes plásticas. En cuanto a la programación de la Universidad de Granada que, como ya se vio la temporada pasada, ha entrado en una dinámica de absoluta seriedad y rigurosidad desde que Belén Mazuecos se encuentra al frente del Vicerrectorado de Extensión Universitaria, ofrecerá para este primer trimestre del curso una exposición que se nos antoja de su expectación. Se inaugurará el seis de octubre en la Madraza, estará comisariada por Concha Hermano y llevará por título "Identidad y vestigio"; su autora Marina Núñez. Todo un lujo. A finales de noviembre tendrá lugar en el Crucero Bajo del Hospital Real el proyecto "Habitación cerrada" de Marta Beltrán, exposición que será comisariada por Susi Blas.

En cuanto a las galerías granadinas hay que señalar la exposición de Carmen Tischler en el Espacio Santiago Collado, una muestra con el paisaje granadino, tratado con una gran esencialidad, como protagonista. También el paisaje albaicinero tendrá una especial incidencia en la muestra que inaugura la temporada en la galería Ceferino Navarro. El pintor almeriense, afincado en Austria, Eduardo Roca, será el que cuelgue sus obras en la calle San Matías. La gran ceramista Mercedes Lirola cumple la función de inaugurar temporada en Arrabal y Cia, la dinámica galería del Realejo que mantiene vivo parte del interés expositivo granadino,

El proyecto de la sala La Empírica, última aparición en el discurrir expositivo de la ciudad, traerá a la escena del otoño granadino las muestras de Xavier Monsalvatje - 22 de septiembre -, Cristina Soler Humanes - 3 de octubre - y Ángela Galindo - 1 de diciembre -. Programa expositivo redondo que muestra bien a las claras lo mucho bueno que plantean los entusiastas socios de La Empírica. Un otoño completo en el que creemos del que esperamos mucho. Sobre todo porque Granada es uno de los máximos puntos de referencia en el Arte de Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios