Actual

Artistas urbanos le dan la vuelta al mundo

  • El Niño de las Pinturas, Fabio Addis, El Hombre Invierno y Alba Plaza, entre muchos otros, exponen con grafiti, pintura y escultura las contradicciones de esta sociedad

Comentarios 1

Ninguno de ellos tiene nada que ver con la política y en más de una ocasión han sido vetados por ella. Sin embargo, El Niño de las Pinturas, Fabio Addis, Alba Plaza, Carol Bernabeu, Miguel Peralta, El Hombre Invierno, Juanmi, Estefanía Navarro, Alejandro Moroso, Lara y Cuqui han sabido utilizar su arte, a pocos días de las elecciones, para transformarlo en el perfecto eslogan contra este mundo de variadas y múltiples imperfecciones. Reinventando el mundo al revés trata de "desmontar el mundo que conocemos para volver a inventarlo a través de la imagen y de la reflexión". Son conscientes de que "no existe uno perfecto, pero al menos sí uno que se le puede acercar".

Addis es uno de los impulsores de este proyecto. El italiano, que lleva dos años en Granada, se dedica a crear sus obras reciclando cartones y tablas de la basura, algo ilegal. Con cada una de sus piezas, el artista se arriesga a ser multado con 300 euros. Una escultura del artista es precisamente de las creaciones que más llaman la atención en la muestra. Se trata de un curioso árbol que se alimenta "del trabajo del oprimido y que tiene por encima la ciudad, a Granada, con todas sus instituciones imperiales: los bancos, la iglesia, los políticos...". El artista utiliza cartón, periódicos y recortes para representar hasta dónde puede llegar la cúspide del poder, con bancos como el Santander y el BBVA por encima de las ramas de un árbol de las que penden billetes de euro. No se le olvida recurrir a una foto de Sarkozy y Merkel.

El diálogo entre los artistas a través de grafitis, pinturas y esculturas pretende hacer un análisis más profundo acerca de los problemas de la sociedad. Por algo el arte urbano va la mayoría de las veces unido a la crítica social. "El problema no es sólo la falta de trabajo", dice Addis, "sino la necesidad de que nos cuestionemos que estamos viviendo a este nivel porque otra gente vive a un nivel mucho más alto. Estamos viviendo a rastras de multinacionales, petroleras y especuladores internacionales". Ése es el punto de partida de la exposición en la Casa de Porras, "reinventar el mundo a partir de los localismos para criticar el pensamiento único". Contra eso ellos plantean descolonización, ecología, interculturalidad y crítica social, lo que consideran "la gasolina del fuego transformador...".

Hay obras que representan más que otras la crítica. Por ejemplo, una de ellas expresa a través de un trazo único de color la deseable igualdad. Una serie de fotografías animan al espectador a quitarse el antifaz. La ilustradora Alba Plaza dibuja a un hombre que se rige por unos globos convertidos en monedas de euro... Y hay otras piezas en las que es evidente la afinidad de esta exposición que apoya el Centro de Iniciativas de Cooperación al Desarrollo (Cicode) de la Universidad con ideologías como las del movimiento 15-M. Uno de los grafitis de El Niño de las Pinturas en la muestra representa precisamente este popular movimiento.

No obstante, aunque Addis reconoce que de alguna forma puede encontrarse cierto paralelismo, "mi idea es ir más allá, porque a veces el 15-M es un poco superficial en su análisis de los problemas sociales. Muchos de los artistas que exponen aquí ya trabajaban en este tipo de obras. Este movimiento es un buen sustrato para fomentar, pero no el único". Su idea es "abofetear conciencias", algo mucho más "lindo y vivo de lo que pueda ser una definición hiperrealista de una imagen".

El arte en Granada, opina, "con un Ayuntamiento que lo mismo fomenta que multa a grafiteros", es muy contradictorio. "Construir un escaparate de mentiras para esconder lo que es la represión al arte, a la libertad de expresión, es lo más perverso que hay".

Addis explica que en otras ciudades el arte urbano está bien visto e incluso se apoya y se utiliza como valor añadido pero aquí va "contranatura con la política convencional de la ciudad porque hacemos un análisis del mundo que queremos y que ellos no pueden ofrecernos". No hay más que ver, subraya, el caso de El Niño de las Pinturas, "valorado fuera y perseguido aquí".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios