Actual

Benicàssim vibró con la presencia en el escenario de Bob Dylan

  • El certamen, que ayer contaba con la actuación de Stone Roses y Noel Gallagher, incluye este año actividades paralelas como la construcción de un faro naval

Miles de personas vibraron la noche del viernes en el recinto municipal de festivales de Benicàssim con la actuación estelar del mito Bob Dylan ante un público entregado a las canciones del músico norteamericano. La actuación duró casi dos horas y, en ella, el cantautor de Minessota hizo un repaso de su amplio repertorio con su habitual estilo, de sombrero de ala corta y chaqueta negra con pantalón blanco.

Eso sí, los asistentes al concierto de Bob Dylan eran, además de los habituales fibbers británicos, un número importante de fans del cantante de procedencia estatal que venían ex profeso a su actuación.

De largo, fue la actuación más multitudinaria de la actual XVIII edición del FIB hasta el momento, con un aumento importante de público que se amplió con las actuaciones posteriores de The Maccabees y Bombay Bycicle Club.

La jornada de ayer contó con unos ingredientes de primera categoría como eran la presencia en el Escenario de Maravillas de los Stone Roses, así como del ex de Oasis, Noel Gallagher.

Y es que la banda de Manchester, que actuaba a las 1.00 horas, regresa a los escenarios después de su desaparición hace 15 años, con lo que su concierto en el FIB fue uno de los primeros de su reencuentro. No era la primera vez que actuaban en el FIB dado que en la edición de 1996 ya estuvieron presentes antes de que anunciaran su retirada de los escenarios, por lo que acuden por segunda vez al festival.

También se esperaba la actuación de Noel Gallagher, a las 23.15 horas, quien estuvo anteriormente en el festival con los Oasis y que está considerado como uno de los cabezas de cartel del FIB.

Completaron la jornada del sábado las actuaciones de Jessie J, Delorentos, School of 7 Bells, Crystal Castles, Maverick Sabre, Dizzee Rascal, Modulok, Department S o Shit Robot, entre otros.

Por otra parte, Los artistas que participan este año en el proyecto FIB Art del Festival Internacional de Música de Benicássim se atrevieron ayer a construir un faro con materiales reciclados y a recrear un campo de golf en las playas de la localidad.

El Festival Internacional de Benicássim apuesta cada año por ofrecer un programa de actividades paralelo a la música que se amplía en cada edición y que este año incluye, además de las propuestas del FIB Art, teatro, danza, cine y cursos.

Según fuentes de la organización de FIB Art, el proyecto Vaya faro, del Colectivo Desenfreno, pretende erguirse como "un icono y un polo de atracción social" gracias a la instalación en la arena de la playa de Benicássim de un faro de luz y metal elaborado con materiales reciclados.

En la intervención se utilizaron bidones o vallas de obra, que en esta instalación adoptan "un nuevo significado" y pasan de ser elementos delimitadores del espacio a objetos que atraen a la gente y generan actividad.

Con este reciclaje no sólo del objeto, sino también del concepto, el proyecto del Colectivo Desenfreno trata de plantear una reflexión sobre los usos que se le puede dar a las cosas, según el contexto en el que estén, y sobre su vida útil.

También juegan con el contexto Natalia Vera, Patxi Martín y José María Martín con su instalación 12 greens, que recrea un campo de golf en la playa de Benicássim.

Para ello, plantaron una serie de greens que aparecen como oasis en la arena donde la gente "puede descansar y relacionarse", según indicaron, y que alteran la superficie del suelo. Esta obra "evoca al proceso de desertización del planeta debido al calentamiento global".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios