Actual

La Berlinale abre con una crítica al sistema

  • Tom Tykwer presenta fuera de concurso 'The International', con Clive Owen

La banca no sólo es corrupta, sino que además financia el terrorismo, los atentados, el tráfico de armas y todos los males de este mundo: así la presenta The International (Dinero en la sombra), el thriller que abrió ayer la Berlinale y que trajo como primera gran presencia al actor británico Clive Owen. "Es un filme hecho mucho antes de que nadie imaginara la crisis financiera que se nos vino encima y en el que la banca es ya la personificación del diablo, hasta un punto paranoico", explicó su director, el alemán Tom Tykwer.

"Mi tema no es la crisis, sino un sistema demoníaco sobre el que montó todo un modelo social", añadió el realizador, acompañado en Berlín por Owen, el agente Salinger en su filme, así como por Armin Mueller-Stahl, un ex oficial de la Stasi metido a asesor de esa banca maligna.

"No me veo como un especialista en supervivencia a tiroteos dramáticos", dijo Owen, a pesar de que eso exactamente es lo que hace en sus 118 minutos del filme. "Elijo mis papeles por el director que hay detrás, esta vez le tocó a Tykwer", añadió, tras tomarse a risa las comparaciones acerca de la similitud física entre ambos.

Fuera de concurso, The International brindó a Tykwer por segunda vez -tras Heaven, en 2002- el honor de abrir el festival, ahora con una superproducción que lleva al espectador por medio planeta, mientras Salinger y su compañera de armas -Naomi Watts- persiguen a los banqueros.

Owen, guapo y mucho más aseado en Berlín que en el filme, donde por mucho que cambie de escenario no pasa por la ducha, cedió el honor de los mejores aplausos a su colega alemán, quien tenía ganadas de antemano las simpatías de los presentes.

A Tykwer se le recibió con algún abucheo y pocos aplausos en el pase de prensa de la Berlinale, que desde luego no abrió entre los apretujones que se vivieron el año anterior con Shine a Light y los Rolling Stones.

Hoy se abrirá la sección a competición y el desfile de las 18 aspirantes a los Osos, con la cinta danesa Lille Soldat, de Annette K. Olesen, y Ricky, del francés François Ozon, y que cuenta con la participación del actor español Sergi López.

Fuera de concurso llegarán asimismo dos de las presencias más esperadas en esta nueva Berlinale, Kate Winslet y Ralph Fiennes, protagonistas de El lector, de Stephan Daldry. Por otra parte, la actriz escocesa Tilda Swinton y la directora española Isabel Coixet, dos representantes del cine independiente, se presentaron ayer como presidenta e integrante, respectivamente, del jurado de la Berlinale, un gremio reivindicativo que buscará su Oso de Oro entre los 18 aspirantes. "Soy una cineasta. Estoy acostumbrada a luchar por un buen filme. Ahora lucharé por encontrar lo mejor entre los de mis colegas", dijo Coixet, custodiada por los restantes seis miembros del jurado, entre ellos otros dos directores, el chino-estadounidense Wayne Wang y Gaston Kaboré, de Burkina Faso. Al menos sobre el papel, el Festival pretende repasar a través de esos 18 concursantes -con los franceses Bertrand Tavernier y François Ozon o el británico Stephen Frears-, un panorama global que combine los grandes temas con el cine íntimo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios