Actual

El humor de Chaplin inunda hoy la gala inaugural del Granada Paradiso

  • El festival de cine mudo programa un ciclo dedicado al actor y música en directo en el Isabel la Católica

Chaplin en la película 'Vida de perro'. Chaplin en la película 'Vida de perro'.

Chaplin en la película 'Vida de perro'. / g.h.

Tiempos modernos, Luces de la ciudad, La quimera del oro. Charles Chaplin demostró película a película de qué están hechos los iconos del séptimo arte. Maestro de la risa, el actor londinense conquistó al público a través de su álter ego cómico, Charlot, y su humor corrosivo y negro tan inteligente como sus personajes. Tampoco dio tregua a las injusticias, ni a los gobiernos autoritarios. Su irreverencia le costó el exilio a Suiza y el olvido de la Academia, que le negó el Oscar por razones políticas en numerosas ocasiones. Granada Paradiso le dedicará al genio del chiste mudo su gala inaugural, que se celebrará hoy en el Teatro Isabel la Católica a las 20:00.

Antes de las proyecciones, el público podrá disfrutar de la película Nada más que las horas del brasileño Alberto Cavalcanti (Paris, 1926), con música en directo. El compositor Juan Cruz-Guevara ha creado, especialmente para el festival de este año, la obra musical que acompañará a la proyección y que interpretará en directo el pianista Antonio Jesús Cruz Martínez. Nada más que las horas es, explica el festival de cine mudo en un comunicado, "una de los filmes más celebrados en los círculos intelectuales europeos del decenio de 1920, se corresponde en alto grado con el pesimismo ante la evolución de la nueva sociedad capitalista y con la nostalgia de desclasado que caracteriza a Baudelaire".

Películas del humorista como 'Vida de perro', 'El Bono' y 'Armas al hombro' se podrán ver

El ciclo dedicado al actor inglés, titulado Sencillamente, Chaplin, arrancará después con la proyección de Vida de perro (EEUU, 1918), su primer filme para First National que consolidó el perfil del personaje esbozado en años anteriores. Fue su primera película de tres bobinas que le otorgó una mayor entidad narrativa donde se escenificaba la elocuente trayectoria de un hombre sin hogar que aspira conseguir la felicidad con la ayuda de sus compañeros de miserias.

Después, el público podrá ver El Bono (EEUU, 1918), un corto de diez minutos que persigue unos objetivos inequívocamente patrióticos pero, al mismo tiempo, no deja de ser una obra chapliniana donde se representan vínculos como la amistad y el amor; y Armas al hombro (EEUU, 1918), que según Louis Delluc "es el testimonio más veraz que la guerra haya inspirado nunca a un hombre de paz". Veintidós años antes de la realización de El gran dictador (1940), Chaplin realiza este filme profundamente antibelicista. Lejos del reflexivo mensaje que desarrollará más tarde en su cáustico retrato del entonces emergente líder nazi. En esta ocasión, Charlot es el protagonista de una de sus alocadas pantomimas en la que el absurdo de su humor encuentra perfecto paralelismo en el eterno absurdo de la guerra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios