Proyecciones

El Cineclub despide a Kubrick

  • Juan de Dios Salas dedica el mes de febrero a la segunda mitad de la trayectoria de uno de los directores más influyentes del siglo XX 

Fotograma de 'La naranja mecánica'. Fotograma de 'La naranja mecánica'.

Fotograma de 'La naranja mecánica'. / G. H. (Granada)

Tras el ciclo de enero dedicado a Spielberg, el Cineclub Universitario, que dirige Juan de Dios Salas, retomaba este mes las proyecciones con la exhibición de 2001, una odisea del espacio. Se abría así la segunda y última parte del ciclo dedicado al cineasta estadounidense Stanley Kubrick, uno de los más prestigiosos maestros del cine moderno.

Durante todo el mes de febrero se proyectarán cintas de la última etapa de Kubrick, “uno de los cineastas más míticos y más mitificados” de la historia del cine, según Salas, con “una carrera bastante corta, de sólo 13 películas”.

A pesar de eso, se convirtió en uno de los cineastas más influyentes del siglo XX y destacó tanto por su precisión técnica como por la gran estilización de sus películas y su marcado simbolismo.

“En la primera mitad del ciclo, que se proyectó el año pasado, llegamos hasta Teléfono rojo, volamos hacia Moscú. En esta segunda, desde 2001 hasta su última cinta Eyes wide shut”, explica el director del CineClub, quien recuerda que el Kubrick consiguió que el estreno de cada una de sus cintas se convirtiera en “un evento imprescindible”. Y eso que “no todas sus película son tan excelentes”. “Sí son obras maestras Espartaco, Senderos de Gloria o 2001, las otras pueden ser más discutibles”, sentencia Salas.

Kubrick, además de director de cine, fue guionista, productor y fotógrafo estadounidense. Comenzó a trabajar en el cine a partir de 1951, año en el que se estrenó su primer proyecto, el cortometraje documental El día del combate. Tras realizar varias cintas, se estrenó Senderos de gloria, un film antibelicista que hasta el día de hoy es considerado uno de los mejores del director y una de las cumbres indiscutibles del cine bélico.

A continuación de ese filme dirigió su primera película de alto presupuesto, Espartaco, que fue galardonada con cuatro Premios Oscar y elevó la carrera de Kubrick. Tras el éxito que cosechó la cinta, Kubrick rodó Lolita. Dos años después dirigió Teléfono rojo, volamos hacia Moscú. En 1968 se convirtió en uno de los directores más aclamados con 2001: odisea en el espacio, film de ciencia ficción con el que ganó su único Oscar a título personal. Posteriormente, Kubrick dirigió La naranja mecánica, Barry Lyndon, El resplandor, La chaqueta Metálica, y Eyes wide shut.

El pase a todas las películas del cine, con entrada libre hasta completar aforo, se podrá ver en la Sala Máxima del Espacio V Centenario de la UGR.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios