Actual

Espíritu gospel y raíces latinas para la noche vocal en el Parque del Majuelo

  • La vocalista Lizz Wright, que mezcla ritmos del soul, jazz y pop, llega al certamen sexitano precedida de un enorme éxito mundial · Compartirá cartel con el también cantante y guitarrista Raúl Midón

Las últimas ediciones de Jazz en la Costa se vienen caracterizando por incluir, al menos una vez en su programación, un concierto donde una voz femenina concentre la atención. Esa responsabilidad recae este año en Lizz Wright, que buscará estar a la altura a través de la sensualidad y elegancia de un sonido que mezcla ritmos de soul, jazz y pop. La vocalista estadounidense comparte el cartel de la segunda noche del festival con el también cantante y guitarrista Raúl Midón, compatriota suyo aunque de raíces latinas.

Nacida en un pequeño pueblo del estado de Georgia en 1980, Lizz Wright se inició en el canto a los seis años como cantante de gospel en su iglesia -de la que su padre era pianista y director musical-, lo que con el tiempo la llevó a sentirse "atraída por la espiritualidad y la naturaleza del jazz", según ella misma manifiesta, añadiendo que "fue una transición sin problemas desde el gospel hacia el jazz". Tras acabar sus estudios en Atlanta, en el año 2000 se unió al grupo In the Spirit, que pronto ganó fama como el mejor de jazz de la ciudad. Fue el paso previo a su fichaje por el sello Verve en 2002.

Lizz recuerda que cuando fue presentada en esta discográfica "ellos vieron algunas de las cosas que yo había aprendido en la iglesia, pero pensaron que necesitaba tiempo para desarrollarme, lo cual probablemente era cierto. Necesitaba una transición para convertirme en una artista contemporánea". A instancias de su manager, que coincidía en que "necesitaba estar expuesta a más cosas", fue a una coach vocal y estudió en Vancouver. "Fue un tiempo en que todo lo que hice fue estudiar música y mejorar mi voz. Mi entrenamiento clásico se integró con mi aprecio por el gospel y mi fascinación por el jazz. Fue entonces cuando todo encajó", explica la vocalista. Parte de ese aprendizaje quedó en evidencia ya en su primer trabajo discográfico, Salt, de 2003. La crítica cataloga la voz de Lizz Wright como muy sensual, y ella no lo niega: "Dicen que mi música es seria y mística, pero en mis conciertos pienso en que es muy sensual. Es importante poder hacer trascender ese sentido más físico, porque es natural y forma parte de nosotros". También se la compara con artistas como Norah Jones o Cassandra Wilson, de quienes afirma que "compartimos algunas vagas ideas sobre la música, y eso aparece tanto en nuestra obra como en el modo en que nos presenta el marketing. También es probable que compartamos parte del público. Pero no pienso demasiado en eso, aunque ciertamente las aprecio como artistas. Y no creo que ellas tampoco piensen en eso".

El punto latino del concierto de esta noche llegará de la mano de Raúl Midón, hijo de padre argentino y madre afroamericana, nacido en un hospital rural de Nuevo México. Al igual que su hermano gemelo, quedó ciego tras pasar por una incubadora sin protección en los ojos después de un parto prematuro. Inspirado musicalmente por su padre, bailarín folclórico, quedó fascinado por la percusión argentina y, con sólo cuatro años, comenzó a tocar la batería, si bien su instrumento terminó siendo la guitarra.

Midón fue seleccionado para el prestigioso programa de jazz de la Universidad de Miami y poco después comenzó a trabajar como músico de estudio. En 2002 se trasladó a Nueva York y empezó a actuar en pequeños clubes, y gracias a su original estilo percusivo, su habilidad para mezclar elementos de la música latina, el rhythm and blues, el soul y hasta el flamenco, y su capacidad para reproducir con la voz los sonidos de una trompeta, atrajo la atención de Arif Mardin, quien terminó produciendo su primer disco, State of mind, en 2005. El éxito del álbum derivó en actuaciones con figuras de la talla de Steve Wonder, Herbie Hancock o Pat Metheny.

Por otra parte, la noche del lunes, la banda granadina Blues Band ofreció un concierto gratuito que dejó muy buen sabor de boca entre los asistentes y que consolida la calidad del grupo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios