Actual

"Hace siglos compartíamos la música a ambas orillas del Estrecho"

  • El grupo ofrecerá esta noche en el Festimed las canciones de 'Los jóvenes flamencos'

Seleccionados para el Womex 2009 (como su compañera de escenario esta noche en el Festimed, Mara Aranda), la Orquesta Chekkara es la marca más célebre y longeva de la música andalusí. Acaban de celebrar el primer medio siglo y ya tiene varios cambios generacionales en su alineación. El trabajo que traen a Torrenueva (recinto ferial 22horas, entrada libre) es el primer volumen de su acercamiento a Los jóvenes flamencos. Tras ellos Mara Aranda presenta su proyecto Solatge, que acaba de ser número uno en las listas europeas de World Music.

-¿Cómo vamos cumpliendo los segundos 50 años? ¿Hay Chekkara para rato?

-Como puedes imaginar a mí me queda aún para llegar a los segundos 50 porque tengo 38 pero con respecto a la celebración del cincuentenario, yo empecé con mi tío a tocar con 11 años y tuve que enfadarme con mi padre, Abdula, que también tocaba el laúd en la Chekkara, para que pudiera dedicarme a estudiar música en lugar de ir al colegio. Hemos hecho en dos años cerca de 50 conciertos en España, Europa y Marruecos en esta efemérides. De ellos 6 han sido con el maestro y padrino Enrique Morente, otro con Arcángel junto a Lole Montoya, algún otro con Juan Pinilla y el resto con nuestra formación habitual, con los jóvenes flamencos Raúl Cantizano, Vicente Gelo, Alicia Acuña, Mª Angeles Gabaldón y la Chone, con quienes hemos grabado el disco y hemos sido seleccionados (a la tercera va la vencida) para este Womex 09 en Copenhague, entre más de 600 grupos propuestos. Mientras tanto hemos sacado nuestro primer disco La Chekkara y el flamenco, 1ª parte, del que se han vendido más ya varios miles de ejemplares y nos encontramos preparando la segunda parte que saldrá con el mismo sello, pero ya tenemos novios para su distribución en otros países; con colaboraciones, de nuevo, de Enrique Morente, Lole Montoya, Arcángel y Ricardo Miño, entre otros.

-La última vez que se presentaron en Granada anunciaron un documental sobre la historia de la Orquesta ¿se ha terminado ya?

-Efectivamente, hicimos una presentación de una demo de Tan cerca, tan lejos penúltima pata del proyecto del cincuentenario en La Mar de Músicas el pasado 14 de julio, encontrándonos sin un dirham que nos permita poder acabarlo, aunque no paramos de llamar a puertas. Es una pena, porque falta el final del montaje, alguna entrevista, traducción al español y francés, en fin, poca cosa pero de mucho coste. Decir que fue un gran éxito esta demo en La Mar de Músicas y la destacaron entre todas las pelis que se habían exhibido por su autenticidad, riqueza musical, elevada participación del flamenco andaluz y eso que faltaba alguna cosilla de Enrique aún, así como unos minutos geniales con Nyman.

-¿Hubiese sido igual el discurrir de la música andalusí sin la Chekkara, o se hubiese perdido en buena parte?

-Mi tío Abdessadak ha sido Premio Nacional de Marruecos de violín, tal y como se toca en la música andalusí, es decir, bocabajo, y fundó la primera escuela de Música Andalusí a finales de los 50 en Tetuán que aún sigue abierta con bastantes alumnos. En paralelo, recuperó textos y músicas que estarían perdidas, grabó más de 20 discos e infinidad de artistas hoy día en todo el Magreb versionean algunos de sus temas. Obviamente, ha habido otros músicos y compañeros suyos así como el mismo pueblo del norte de Marruecos que también han ayudado a la conservación de este legado originario de Al-Andalus. Hoy en día, está asegurada su continuidad porque hay gran cantidad de músicos, hombres y mujeres jóvenes especializados en la música andalusí. Por último, fue él quién empezó la relación con el flamenco que yo estoy desarrollando, hace más de dos décadas.

-Hace 30 años casi, un miembro de la orquesta, con motivo del estreno de 'Macama Jonda' dijo: "por primera vez en quinientos años se lía a unir lo que ya estaba unido, y que sea para siempre y sirva de reclamo para todos". ¿Se ha cumplido?

-Pues parece que sí, en aquella ocasión los protagonistas del lío fueron Enrique Morente, la Mariquilla, Jaime el Parrón, El Polako y La Negra, entre otros muchos. Ciertamente sirvió para que tanto unos y otros a un lado y otro del estrecho comprobaran que alguna vez, con toda probabilidad, siglos atrás compartían un estilo musical similar al que cada uno expresa ahora. A esto he dedicado mis últimos 12 años, desde que vine a vivir a España, primero en Madrid y después a Granada, a conocer e investigar el flamenco para interpretarlo con la música andalusí que yo he mamado. No sólo yo estoy sorprendido, de hecho los flamencos también lo están y admiran este proyecto.

-Van a tocar a Torrenueva, en sus playas día sí y día no, está llegando una barca con inmigrantes marroquíes…¿se sienten especialmente conmovidos?

-Más que conmovidos nos sentiríamos intranquilos, preocupados y tristes por el estado en que llegaran y de lo que les esperaría después. Una vez a nuestro lado les cantaríamos lo que hiciera falta para poner un poco de ilusión y alegría en sus vidas, que les ayudara a olvidar semejante trauma sufrido, aunque no sé si ellos estarán dispuestos a escucharnos…

-La Historia de la Orquesta es la de una apertura a realizar todo tipo de encuentros. ¿Los de los flamencos son los mas cercanos?

-Sí, evidentemente por nuestra historia común es el más cercano. También, derivado de ésta, es fácil compartir esta experiencia con algo más lejano, el Rahjastán de donde se supone que pueden venir los gitanos actuales. Participamos hace dos bienales en un espectáculo de Segundo Falcón llamado Tierra de Nadie donde además de los flamencos y nosotros, había un grupo de Gitanos de allí y también fue algo muy fluido. En aquella ocasión se nos otorgó el Premio al Mejor Grupo de Acompañamiento.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios