Actual

"Hoy no se le da mucho valor a los compositores contemporáneos"

  • La Orquesta Ciudad de Granada realiza esta noche el estreno absoluto de 'Mélanges', una obra del autor almeriense afincado en Granada dedicada a Falla

Es un caso poco frecuente en el mundo musical de hoy, pero afortunadamente se da. La Orquesta Ciudad de Granada (OCG) estrena esta noche, a las 21.00 horas, en el Palacio de Congresos, y de forma absoluta, la obra Mélanges, concertante para quinteto de viento y orquesta, del compositor almeriense afincado en Granada Juan Cruz Guevara. Se trata de un encargo de la OCG en colaboración con la Asociación Española de Orquestas Sinfónicas. El compositor se siente un privilegiado. "Hoy no se le da mucho valor a los compositores contemporáneos vivos", dice.

Mélanges, que ayer se interpretó por primera vez, a modo de pre-estreno, en el Festival de Música Española de Cádiz, surgió tras un encuentro entre Juan Cruz Guevara y el anterior titular de la OCG, Jean Jacques Kantorow. "Había escuchado otras obras mías y me preguntó por qué la orquesta no tocaba mis composiciones. Entonces me encargó un concierto para cinco solistas y orquesta. Él quería que fuese un quinteto de viento", recuerda. "Yo, en ese momento, estaba trabajando en otros encargos, pero me puse a pensar en ella. Viendo que se estrenaría en Granada creí que era un buen momento para hacerle un homenaje a Falla".

El compositor aclara que, aunque es un tributo al creador gaditano, "no pretende sonar a Falla". El título de la pieza, de 25 minutos de duración, significa 'mestizaje'. "Trata sobre la mezcla de culturas, la mezcla de ideas. En la obra hay ritmos africanos, sonoridades japonesas. Hace referencia a la época en que Falla estuvo en Francia".

Cruz Guevara es profesor en el Conservatorio Superior de Música Victoria Eugenia de Granada. Aunque es trombonista, ahora se dedica exclusivamente a la composición. Pero, ¿se puede vivir hoy de la composición? "No", responde. "Sobre todo por la inestabilidad económica que daría vivir sólo de eso. Las instituciones pueden dejar de hacerte encargos. En este año he tenido muchos. Pero no siempre es así".

El autor considera que hoy no existe "el valor al compositor vivo". "La mayoría de las veces en los conciertos se programan obras de compositores muertos hace doscientos años. Eso es como pensar que en los cines sólo se programasen películas de los años veinte", comenta. "En la época de Mozart todo lo que se programaba era contemporáneo a Mozart".

Los compositores se encuentran, además, con un problema añadido: para que su obra exista, requieren de un gran grupo de personas (la orquesta) muy preparadas para interpretarla, de un auditorio y de un público. Cruz Guevara piensa que eso no está contemplado entre las instituciones.

Respecto al interés que ha puesto la OCG en su creación, el autor está más que satisfecho. "La orquesta sí que se está volcando para el estreno. Se han preocupado por todo, para que todo esté hilvanado hasta el más mínimo detalle. Han dado la misma importancia a mi obra que a las partituras de Albéniz", comenta en referencia a las otras composiciones que se interpretarán esta noche.

¿Cuando un compositor escucha su obra en vivo, es igual que como la había imaginado? "Bueno, de un modo exacto, exacto, no", responde. "A veces hay partes en las que los músicos deben ir un poco más rápido y otros en que deben un poco más lentos. Pero sólo son pequeños ajustes muy fáciles de corregir. Esos ajustes se tienen que hacer prácticamente en todas las obras. Yo tengo composiciones que han sido interpretadas por tres orquestas distintas y las versiones no son iguales. Lo curioso es que en los conciertos se produce toda la magia. Cuando una orquesta siente la presencia del público tiene como un pequeño empujón".

Cruz Guevara compone directamente sobre la partitura. "No utilizo ningún instrumento. Mis instrumentos para componer son una mesa, unos lápices y una goma".

Respecto a la situación de la educación musical en España, considera que, en lo que se refiere a Granada, la calidad es muy buena. "El Conservatorio tiene un nivel puntero", dice. "Pero tenemos que luchar más con las instituciones que regentan el Conservatorio porque nunca ha tenido un reconocimiento. Nos queda mucho camino por recorrer. En el Conservatorio tenemos 350 alumnos, lo que demuestra el grado de interés que hay por la música. Esos alumnos necesitan unas infraestructuras. Las exigencia de la sociedad han cambiado".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios