Patrimonio

La Huerta de San Vicente reabre pendiente de tramitar sus atrasadas obras de climatización

  • El espacio cultural cerró a principios de año y el personal fue reubicado para la ejecución de estos trabajos, cuyo inicio se demorará otro par de meses

Una imagen reciente de la Huerta de San Vicente

Una imagen reciente de la Huerta de San Vicente / Diego Sevilla Correa / PhotographersSports

Como adelantó Granada Hoy, la Huerta de San Vicente ha reabierto este martes mientras se tramita el concurso público para ejecutar las obras de climatización pendientes desde hace una década. El inmueble patrimonial cerró a principios de año, hasta el verano, para la ejecución de estos trabajos. Incluso el personal fue reubicado. Finalmente, las obras se podrían demorar aún un par de meses más por la propia tramitación del proyecto. Muchos se preguntarán por qué se clausuró el espacio si no se han llevado a cabo las intervenciones.

Las obras se encuadran dentro del Plan Alhambra de inversiones de la Junta en la capital con cargo a remanentes del monumento nazarí. El Ayuntamiento está tramitando un proyecto para el acondicionamiento y la mejora de la climatización en la Huerta de San Vicente, la que fuera residencia de verano de la familia García Lorca. Está presupuestado en unos 120.000 euros con cargo al Plan Alhambra, dando así "solución" a una reivindicación "histórica" dados los problemas de climatización de los que ha venido adoleciendo el edificio.

Así, se trata de una de las obras que el Ayuntamiento "ha priorizado" para su financiación en el Plan Alhambra. La intervención garantizará que las piezas de valor que acoge este inmueble, como el histórico piano del poeta, no se deterioren debido a los cambios drásticos de temperatura que sufre en la actualidad. Se trata de que piezas de tanto valor como este instrumento o la cuna del poeta no se deterioren debido a los cambios drásticos de temperatura. Es, a su vez, una demanda de los trabajadores del museo (que han sufrido estrés térmico) que alberga desde hace más de una década, a la que ahora se quiere dar una solución a largo plazo.

La Huerta de San Vicente necesita desde hace diez años un sistema de climatización para mantener una humedad y una temperatura estable propias de un museo. Las consecuencias por no tenerlo se han hecho evidentes en los últimos años: los objetos están sufriendo un proceso lento pero implacable de deterioro y sus trabajadores trabajan en condiciones térmicas indignas. Incluso una Inspección de Trabajo instó al Ayuntamiento a resolver el problema del calor tras una denuncia de UGT.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios