Actual

Joe Strummer, al final de la escapada

  • El director británico Nick Hall presenta hoy en Granada el documental titulado 'I need a Dodge!', un relato romántico de la huída del cantante de The Clash al sur de Europa

La aventura granadina de Joe Strummer ha tomado tal transcendencia que la ciudad le puso su nombre a una placeta, allá en los confines del Realejo. Es de sobra conocido que el mítico cantante de The Clash pasó un tiempo en Andalucía, donde dejó un sinfín de anécdotas, un disco a medio producir de los 091 y se llevó de una visita a Víznar la idea de la que posteriormente se convertiría en una de sus grandes canciones: Spanish Bombs. Todo esto ha sido contado en artículos de periódico, biografías y hasta en dos documentales: de soslayo en A future is unwritten de Julian Temple y con más profundidad en Quiero tener una ferretería en Andalucía de Carles Prats. Un archivo que ahora viene a completarse con la narración definitiva en I need a Dodge!, un documental realizado por el inglés Nick Hall que esta noche se presenta por primera vez Granada. Será en Planta Baja a las 21:00 horas con puntualidad británica.

Con tanta documentación previa, Hall tuvo que darle vueltas al enfoque de la película. Eligió el camino más sencillo, que no más fácil: contar una historia. Si los precedentes merodeaban por el anecdotario y recogían una visión más festiva de Joe Strummer en España, el mérito de I need a Dodge! es su capacidad de convertir esa recopilación de historietas en una única historia que dibuja la caída vertiginosa de un tótem del punk y su escapada romántica a Granada para sentir el dolor de la herida. "Estuve mucho tiempo reflexionando si podría aportar algo nuevo a este amplio archivo" reconoce Hall, quien finalmente decidió que la historia merecía ser contada por dos razones. "Era interesante por el contexto de que era una persona en el peor momento de su vida creativa que lo trasladaba al terreno personal y también por el contraste de una estrella del rock en la España de 1984".

No es que el cineasta huyera de las anécdotas, sino que es a partir de ellas de donde va cincelando el perfil derrotado al par que estoico de Joe Strummer, que en plena depresión se resiste a perder su espíritu afable, creativo y aventurero. Precisamente, Hall utiliza la madre de las anécdotas como percha de todo el documental, cuyo mcguffin se asemeja al de Colega, ¿dónde está mi coche? "Cuando investigaba sobre el tema, me enviaron un casete con una entrevista muy graciosa de Radio 3 a Joe en el Festival de Glastonbury de 1997, en la que hace un llamamiento para que encuentren un Dodge que se había dejado en Madrid antes de volverse a Inglaterra". De esta conversación en 'español macarrónico' sacó el director "el detonante" para iniciar su proyecto.

"Dodge es una marca de coche pero también significa tirarse para un lado, esquivar algo", explica Hall sobre el doble sentido del título del documental, en el que lo verdaderamente importante es ver la perspectiva de una persona que "estaba huyendo de los errores y las críticas que recibía en la prensa británica porque la había cagado echando a los músicos muy buenos como Mick Jones y Topper Headon". El toque "humano" de un hombre que se llevaría para Londres la frustración de perder su preciado Dodge en un garaje de Madrid y no rematar el LP con 091.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios